La vio­len­cia y su es­pi­ral

El Heraldo de Chiapas - - Análisis - Javier Cruz Án­gu­lo Doc­tor en De­rech @jan­gu­lo­no­bar

En Mé­xi­co

se dis­pa­ró la vio­len­cia en los años 80 y no ha de­ja­do de cre­cer. La ta­sa de ho­mi­ci­dios ha lle­ga­do a lu­ga­res im­pen­sa­bles, las des­apa­ri­cio­nes for­za­das, la tra­ta de per­so­nas y un lar­go ca­tá­lo­go de atro­ci­da­des que só­lo se veían en las gue­rras. Aquí la bru­ta­li­dad se ejer­ce por per­so­nas sin ideo­lo­gía

La vio­len­cia ci­vil

de­be ser nues­tro cen­tro de aten­ción en el siglo XXI. En el siglo XX se vio el ros­tro de la cruel­dad en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, la Gue­rra Fría y las dic­ta­du­ras en Amé­ri­ca, eta­pas en las cua­les el Es­ta­do pro­ta­go­ni­za­ba el ejer­ci­cio de la vio­len­cia ha­cia ciu­da­da­nos de otros paí­ses y tam­bién con­tra los pro­pios.

Co­mo re­me­dio de lo an­te­rior, se res­cri­bió el dis­cur­so de los de­re­chos hu­ma­nos, el de­re­cho de gue­rra, se ce­le­bra­ron cual­quier can­ti­dad de tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les, se crea­ron tri­bu­na­les in­ter­na­cio­na­les de de­re­chos hu­ma­nos y cam­bió la for­ma en que se con­ce­bía al mun­do.

Las úl­ti­mas dé­ca­das del siglo XX y lo que lle­va­mos del siglo XXI, han cam­bia­do la ca­ra de la vio­len­cia, ya que aho­ra co­rre un río de vio­len­cia ciu­da­da­na o ejer­ci­da por los pro­pios par­ti­cu­la­res. El ca­so de Co­lom­bia se desató por gue­rras ideo­ló­gi­cas con vo­ca­ción po­lí­ti­ca, nar­co­trá­fi­co y asi­me­trías eco­nó­mi­cas. En la Re­pú­bli­ca de El Salvador hu­bo una gue­rra ci­vil en don­de la ideo­lo­gía se des­di­bu­jó y es di­fí­cil en­ten­der las ra­zo­nes por las cua­les lu­cha­ban los con­ten­dien­tes, dé­ca­das más tar­de vi­nie­ron las pan­di­llas con una fe­ro­ci­dad in­fi­ni­ta en con­tra de to­da la po­bla­ción ci­vil. En Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca cien­tos de per­so­nas han per­di­do la vi­da en un día cual­quie­ra a ma­nos de un ma­nía­co con un ar­ma. En es­tos ca­sos, el Es­ta­do de­jó su pa­pel pro­ta­gó­ni­co en el ejer­ci­cio de la vio­len­cia y fue sus­ti­tui­do por par­ti­cu­la­res. Asi­mis­mo, el Es­ta­do no sa­be có­mo con­tro­lar, con­te­ner o ma­ne­jar la vio­len­cia que ema­na de sus ciu­da­da­nos. Al­gu­nos con­flic­tos ya no tie­nen co­mo ba­se una idea o la re­li­gión. Son vio­len­cia en­tre pan­di­llas, gru­pos de la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da u or­ga­ni­za­cio­nes que es­tán has­tia­das de la vio­len­cia y se or­ga­ni­zan pa­ra evi­tar la vio­len­cia con vio­len­cia, de­bi­do a que los es­ta­dos se han vis­to re­ba­sa­dos por es­te nue­vo fe­nó­meno.

En Mé­xi­co se dis­pa­ró la vio­len­cia en los años 80 y no ha de­ja­do de cre­cer. La ta­sa de ho­mi­ci­dios ha lle­ga­do a lu­ga­res im­pen­sa­bles, las des­apa­ri­cio­nes for­za­das, la tra­ta de per­so­nas y un lar­go ca­tá­lo­go de atro­ci­da­des que só­lo se veían en las gue­rras. Aquí, de nue­va cuen­ta, la bru­ta­li­dad se ejer­ce por un gru­po de per­so­nas sin ideo­lo­gía ni cru­za­dos. Sin du­da, el pa­pel del Es­ta­do ha si­do dé­bil, pe­ro la pre­gun­ta es:

¿có­mo lle­ga­mos a es­tos pun­tos de vio­len cia a ni­vel de ciu­da­da­nos? La se­ma­na pa sada hu­bo de­ce­nas de eje­cu­cio­nes co tor­tu­ra, even­tos de tra­ta y des­apa­ri­cio­ne for­za­das. La lí­nea que di­vi­día la bru­ta­li­da del de­li­to se bo­rró y nos de­jó he­chos si pre­ce­den­tes.

La se­ma­na pa­sa­da un em­plea­do de un tien­da ma­tó a un la­drón. En el vi­deo s apre­cian tres per­so­nas ro­ban­do, uno d los im­pli­ca­dos lle­ga a la ca­ja pa­ra dis­trae al en­car­ga­do de co­brar en el ne­go­cio, si em­bar­go, otro em­plea­do sa­le de la na­da to­ma por la es­pal­da a quien ro­ba, lo so­me te y des­pués le cor­ta la gar­gan­ta con u cu­chi­llo. Mu­chos di­cen que fue de­fens le­gí­ti­ma y se in­dig­nan de que el em­plead es­té impu­tado por ho­mi­ci­dio. El col­mo aplau­di­mos un ho­mi­ci­dio. Pa­ra tu­te­la unas vian­das, no es ne­ce­sa­rio cor­tar­le e cue­llo a na­die. La vio­len­cia nos es­tá vol vien­do in­di­fe­ren­tes con la vio­len­cia. As co­mo el siglo XX ge­ne­ró res­pues­tas par las gue­rras for­ma­les, de­be­mos pro­duc res­pues­tas a es­ta nue­va ca­ra de la bru­ta­li dad y, sin per­der de vis­ta, que la peor res pues­ta es fes­te­jar, aplau­dir o res­pal­dar l vio­len­cia. Han­nah Arendt ya nos ha­bí ad­ver­ti­do de la ne­ce­si­dad de la­men­tar­se de­nun­ciar y, so­bre to­do, de com­pren­de las atro­ci­da­des pa­ra en­ten­der el ori­gen d és­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.