What­sapp y lin­cha­mien­tos

El Heraldo de Chiapas - - Análisis - Ger­son Her­nán­dez Aca­dé­mi­co y co­mu­ni­có­lo­go po­lí­ti­co por la FCP­YS-UNAM. @ger­son­me­cal­co

Un ru­mor o un men­sa­je fal­so a tra­vés de What­sapp pue­de cau­sar la muer­te en la In­dia. Re­cien­te­men­te han cir­cu­la­do vi­deos a tra­vés de la red so­cio di­gi­tal —que cuen­ta en to­do el pla­ne­ta con mil 500 mi­llo­nes de usua­rios ac­ti­vos, que ca­da día in­ter­cam­bian 65 mil mi­llo­nes de men­sa­jes— so­bre su­pues­tos se­cues­tros de ni­ños, y que en los peo­res ca­sos aca­ban en lin­cha­mien­tos.

Ha­ce unos días el pro­fe­sor y sociólogo in­du Sa­da­nand Dhu­me se pre­gun­tó en The Wall Street Jour­nal; ¿si What­sapp es res­pon­sa­ble de las do­ce­nas de ase­si­na­tos que re­cien­te­men­te se han re­gis­tra­do en la In­dia?, ¿qué es­tá ha­cien­do What­sapp pa­ra de­te­ner la ma­la pu­bli­ci­dad y los ata­ques por par­te del go­bierno?, pe­ro me­jor va­mos por par­tes:

What­sapp en la In­dia. La dis­tan­cia de Mé­xi­co a ese país es de 15 mil 093 km. En un avión a una ve­lo­ci­dad de 900 km/h se lle­ga­ría en no más de 17 ho­ras. En nues­tro país ¿cuán­tas ve­ces se to­man co­mo ver­da­de­ros los con­te­ni­dos que se com­par­ten por gru­pos fa­mi­lia­res y ami­gos de What­sapp? En la In­dia, es­ta red so­cio di­gi­tal lan­zó una cam­pa­ña pa­ra “fre­nar el con­te­ni­do vi­ral, edu­car al pú­bli­co so­bre los ru­mo­res y com­pren­der el pro­ble­ma de las no­ti­cias fal­sas”. El ob­je­ti­vo es com­ple­jo ya que abar­ca la edu­ca­ción de los usua­rios, la apli­ca­ción de la ley y el or­den pú­bli­co. En otras pa­la­bras, “el pro­ble­ma no es What­sapp”. Tal vez se pien­se que los úni­cos que pue­dan ex­pli­car el efec­to de los me­dios de in­for­ma­ción son los es­tu­dio­sos de Cien­cias de la Co­mu­ni­ca­ción, pe­ro es­to no es así, los lec­to­res de­ben te­ner con­cien­cia de que la te­le­vi­sión, ra­dio e In­ter­net tie­nen efec­tos li­mi­ta­dos en las au­dien­cias y no to­do es ver­dad.

Ejem­plos. Ha­ce po­co, al­dea­nos de la In­dia ma­ta­ron a cin­co hom­bres tri­ba­les que sos­pe­cha­ron erró­nea­men­te de se­cues­tro a ni­ños en Maha­rash­tra. A tra­vés de un co­mu­ni­ca­do, el Mi­nis­te­rio de Elec­tró­ni­ca y Tec­no­lo­gía de la In­for­ma­ción ex­pre­só una "pro­fun­da des­apro­ba­ción" de los "men­sa­jes irres­pon­sa­bles" que cir­cu­la­ron y "trans­mi­tió en tér­mi­nos inequí­vo­cos que What­sapp de­be to­mar me­di­das in­me­dia­tas pa­ra po­ner fin a es­ta ame­na­za".

Da­tos du­ros y me­di­das. Con al me­nos 200 mi­llo­nes de usua­rios, In­dia es el ma­yor mer­ca­do de What­sapp. Des­de fi­nes

Ya lo de­cía Um­ber­to Eco “las re­des so­cia­les le dan el de­re­cho de ha­blar a le­gio­nes de idio­tas que pri­me­ro ha­bla­ban só­lo en el bar des­pués de un va­so de vino, sin da­ñar a la co­mu­ni­dad”

de ju­nio, la com­pa­ñía des­ple­gó me­di­das pa­ra po­ner un freno a los ru­mo­res vi­ra­les y cal­mar las crí­ti­cas de que es in­sen­si­ble a las muer­tes. Los usua­rios ya no ob­ser­van el bo­tón di­se­ña­do pa­ra fa­ci­li­tar el re­en­vío de fotos o vi­deos. Un usua­rio pue­de re­en­viar un men­sa­je a so­lo cin­co gru­pos o per­so­nas, aho­ra lle­van una eti­que­ta que in­di­ca que pue­den no ser con­fia­bles. Y What­sapp tie­ne ad­mi­nis­tra­do­res de gru­pos con el po­der de evi­tar que al­gu­nos miem­bros pu­bli­quen. La com­pa­ñía pú­bli­ca avi­sos de pá­gi­na com­ple­ta en 10 idio­mas in­dios ad­vir­tien­do a las per­so­nas que "ve­ri­fi­quen in­for­ma­ción que pa­re­ce in­creí­ble" y "ten­gan cui­da­do con lo que com­par­ten". Una cam­pa­ña de ra­dio y vi­deo cu­bre un te­rreno si­mi­lar. Ade­más, What­sapp ha des­ti­na­do 1 mi­llón de dó­la­res pa­ra be­cas aca­dé­mi­cas de has­ta 50 mil dó­la­res pa­ra es­tu­diar in­for­ma­ción erró­nea en la pla­ta­for­ma, en­tre otras ac­cio­nes.

"Que­re­mos ayu­dar". El por­ta­voz de What­sapp Carl Woog ha ase­gu­ra­do que “el go­bierno y la so­cie­dad ci­vil de­ben coope­rar". El pro­fe­sor Sa­da­nand Dhu­me con­clu­ye “que hay una ra­zón por la cual What­sapp de­be preo­cu­par­se por las mul­ti­tu­des de lin­cha­mien­to en In­dia y no en Bra­sil, Mé­xi­co y Es­pa­ña y tie­ne que ver con las ta­sas de al­fa­be­ti­za­ción, el res­pe­to por la apli­ca­ción de la ley y la fa­mi­lia­ri­dad con In­ter­net, en­tre otras”. Cul­par a What­sapp por la vio­len­cia es sim­ple­men­te un dis­pa­ra­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.