**La edu­ca­ción es la ru­ta

El Heraldo de Chiapas - - Analisis - Co­rreo: ra­mi­re­zir­[email protected]­mail.com Fa­ce­book: ir­ma­ra­mi­rez.mx Twit­ter: @ir­ma­ja­que Irma Ramírez Mo­li­na

Es­te lu­nes re­gre­san a cla­ses ca­si dos mi­llo­nes de ni­ños de to­dos los ni­ve­les edu­ca­ti­vos pa­ra ini­ciar un nue­vo ci­clo es­co­lar, en me­dio de una dispu­ta sin­di­cal eter­na que só­lo pri­vi­le­gia la lu­cha del maes­tro, sus con­quis­tas de 40 años mar­chan­do y ol­vi­da –olím­pi­ca­men­te— al alumno, al es­tu­dian­te, el pre­cep­to su­pe­rior de la edu­ca­ción.

To­do el se­xe­nio ha si­do el te­ma ma­gis­te­rial no só­lo do­lor de ca­be­za del go­bierno es­ta­tal y fe­de­ral, si no de la ciu­da­da­nía chia­pa­ne­ca que ha su­fri­do los em­ba­tes de una lu­cha don­de el rehén es el alumno, don­de a cos­ta del re­za­go edu­ca­ti­vo, se tie­nen dos co­rrien­tes ma­gis­te­ria­les que mar­can agen­da y rum­bo en el te­ma edu­ca­ti­vo.

Ca­be des­ta­car el tra­ba­jo po­lí­ti­co y el “te­ji­do fino” de Eduar­do Cam­pos Martínez, se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción, con am­bos sin­di­ca­tos; ha si­do es­ta eta­pa de lu­cha ma­gis­te­rial, en me­dio de un con­tex­to po­lí­ti­co elec­to­ral don­de Chia­pas se con­vir­tió en la are­na na­cio­nal, lo que de­fi­nió una ges­tión de Cam­pos Martínez, co­mo ba­tea­dor emer­gen­te y fi­gu­ra es­te­lar.

Pe­ro hay que de­cir al­go con­cre­to al res­pec­to: es la edu­ca­ción la ru­ta co­rrec­ta pa­ra el desa­rro­llo de un pue­blo atra­sa­do co­mo el de Chia­pas y es la pers­pec­ti­va po­lí­ti­ca fu­tu­ra ba­sa­da en for­ta­le­cer una res­pon­sa­bi­li­dad del Es­ta­do de ca­rác­ter fun­da­men­tal.

Y de­fi­ni­ti­va­men­te no es la lu­cha ma­gis­te­rial ra­di­ca­li­za­da una op­ción pa­ra la co­mu­ni­dad es­tu­dian­til, no cuan­do pier­de cla­ses, no cuan­do vio­len­tan el Ca­len­da­rio Es­co­lar y re­ga­tean 200 días de tra­ba­jo por 100 días de pa­ro, mar­cha y pro­tes­ta.

Es la edu­ca­ción, con ple­na con­cien­cia y ra­zón, el úni­co ca­mino ha­cia ade­lan­te, ha­cia arri­ba de la ta­bla na­cio­nal, ha­cia un fu­tu­ro pro­mi­so­rio, de opor­tu­ni­da­des, que val­ga la pe­na y nos sa­que de es­ta tris­te reali­dad en el sec­tor vi­tal de un Chia­pas que ya me­re­ce me­jor des­tino.

LA LE­GIS­LA­DO­RA

La dipu­tada Sil­via Li­lián Gar­cés ha tra­ba­ja­do ex­ce­len­te­men­te pa­ra “ta­par” a cin­co dipu­tados que son quie­nes es­tán de­trás me­cien­do la cu­na, ella sin em­bar­go ha­brá que re­co­no­cer que sa­lió lis­ta y hoy tam­bién quie­re sa­car ta­ja­da de los di­vi­den­dos que de­ja el co­rrer a gen­te, ba­jar los sa­la­rios y ar­gu­men­tar gas­tos co­mo re­mo­de­la­ción del in­mue­ble.

Fe­li­ci­ta­cio­nes me­re­ci­das, al me­nos eso sí lo es­tá ha­cien­do bien; sin em­bar­go, eso no le al­can­za pa­ra co­lo­car­se en la ad­mi­nis­tra­ción de Ru­ti­lio Es­can­dón; pues hoy se sa­be que ya lo in­ten­tó, aun­que los re­sul­ta­dos no le fue­ron po­si­ti­vos.

Más vi­vo sa­lió el pre­si­den­te de la Me­sa Di­rec­ti­va, pues mien­tras ella se ha­ce de enemi­gos en el Con­gre­so, Willy Ochoa lo­gra au­men­tar el sa­la­rio a sus tra­ba­ja­do­res, ya que es uno de los con­sen­ti­dos, y hay que re­co­no­cer­le que sa­be res­pon­der a su gen­te, pe­ro la que le sir­ve, el res­to de la so­cie­dad pue­de es­pe­rar.

Lo que no es co­rrec­to por Sil­via Li­lián, es que con los “aho­rros” pro­duc­to de los des­pi­dos de quie­nes no tie­nen pa­lan­ca, de quie­nes qui­tó co­mo ase­so­res a 39 dipu­tados, me­nos lo de ella; hoy ha­brá un aho­rro mi­llo­na­rio, pe­ro hay una ra­zón, co­mo es dipu­tada, se quie­re co­dear con una cla­se po­lí­ti­ca a la cual no per­te­ne­ce.

Y es que a po­co más de un mes que con­clu­ya la ad­mi­nis­tra­ción le­gis­la­ti­va, quie­re con ese “aho­rro” en­tre­gar un bono de 400 mil pe­sos a ca­da dipu­tado, y co­mo di­ce la Bi­blia, “pe­ro no to­dos”, (en alu­sión a la trai­ción de Ju­das a Cris­to); en efec­to de­ja­rá afue­ra a va­rios dipu­tados en­tre ellos uno que otro in­dí­ge­na y de los nuevos, así co­mo a Morena.

Y co­mo se pa­sa de vi­vía tam­bién quie­ren cul­par a los del par­ti­do de AM­LO, de los des­pi­dos que es­tá ha­cien­do, cuan­do la ver­dad es que quie­re que­dar bien dan­do bo­nos.

Si fue­ra ho­nes­ta, en­ten­de­ría que es­tá de­jan­do a pu­ro re­co­men­da­do que no sa­be tra­ba­jar, esos que se di­cen in­to­ca­bles; lo que no sa­be la dipu­tada pre­si­den­ta, es que des­de ahí se fil­tra to­da la in­for­ma­ción, que al fi­nal ha­rán que cai­ga ella y no los dipu­tados que me­cen la cu­na, po­bre, la usa­ron y la usa­ron bien.

BA­SE DE DATOS…UN so­li­ta­rio “mo­to­ne­to” a pun­ta de pis­to­la le arre­ba­tó los bol­sos a dos mu­je­res en Los Lau­re­les y en co­sa de ho­ras, el Se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca Mu­ni­ci­pal, Moisés Gra­ja­les Mon­te­rro­sas lo ubi­có me­dian­te la vi­deo­vi­gi­lan­cia; buen tra­ba­jo del Man­do Úni­co en Tuxtla, no ca­be du­da.»»»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.