In­te­gra­ción pro­duc­ti­va en pers­pec­ti­va

Mé­xi­co ha lo­gra­do ha­cer de su eco­no­mía una es­truc­tu­ra ca­da vez más só­li­da, con es­ta­bi­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca, cre­ci­mien­to mo­de­ra­do y gran im­pul­so ex­por­ta­dor. El re­sul­ta­do del TLCAN 1.0 co­mo cam­bio es­truc­tu­ral de la eco­no­mía me­xi­ca­na fue –pre­ci­sa­men­te- la ins

El Heraldo de Chiapas - - Analisis - Ro­dri­go Al­pí­zar Vi­ce­pre­si­den­te de Ca­na­cin­tra

Des­de las po­lí­ti­cas in­dus­tria­les res­tric­ti­vas de una eco­no­mía ce­rra­da, que re­gis­tra­ba los con­tra­tos de trans­fe­ren­cia de tec­no­lo­gía, li­mi­ta­ba la in­ver­sión ex­tran­je­ra y mo­de­la­ba sus­ti­tu­ción de im­por­ta­cio­nes con eco­no­mía mix­ta y fuer­te in­ter­ven­ción del Es­ta­do en ca­de­nas de va­lor, las po­lí­ti­cas in­dus­tria­les se con­fi­gu­ra­ron ob­je­ti­vos pre­de­ci­bles, y en mu­chos ca­sos dis­tor­sio­nes de mer­ca­do di­fí­ci­les de erra­di­car.

La aper­tu­ra co­mer­cial tra­jo a su vez, nue­vas po­lí­ti­cas in­dus­tria­les con me­nor in­ter­ven­ción en los mer­ca­dos y mu­cho más pro­mo­ción, con me­nos res­tric­cio­nes y orien­ta­ción ha­cia una ma­nu­fac­tu­ra in­ten­si­va en ca­de­nas de va­lor, en clus­ters es­pe­cia­li­za­dos de pro­duc­ción en los sec­to­res au­to­mo­triz, ae­ro­es­pa­cial y eléc­tri­co-elec­tró­ni­co. Mé­xi­co re­con­fi­gu­ró su ma­pa in­dus­trial y lo­gró una gran di­ver­si­fi­ca­ción ma­nu­fac­tu­re­ra de la in­dus­tria de trans­for­ma­ción.

Si bien el mo­de­lo eco­nó­mi­co orien­ta­do ha­cia el ex­te­rior per­mi­tió una trans­for­ma­ción del te­ji­do pro­duc­ti­vo y de di­fe­ren­tes re­gio­nes del país, tam­bién ha de­ja­do una de­pen­den­cia co­mer­cial de EEUU en más del 80% del co­mer­cio ex­te­rior y sen­das con­cen­tra­cio­nes in­dus­tria­les que so­por­tan enor­mes re­des de va­lor tri­la­te­ral.

Re­cien­te­men­te el INE­GI pu­bli­có den­tro de sus estadístic­as un cú­mu­lo de da­tos so­bre la in­te­gra­ción pro­duc­ti­va na­cio­nal. Es­tos da­tos de­mues­tran que la com­pe­ti­ti­vi­dad de Mé­xi­co se ha ido con­so­li­dan­do en el sec­tor in­dus­trial con se­ña­la­dos avan­ces en ma­te­ria de in­dus­tria 4.0; ma­nu­fac­tu­ra fle­xi­ble; al­ta pro­duc­ti­vi­dad; am­bien­tes cer­ti­fi­ca­dos de ges­tión, in­su­mos y pro­duc­tos; al­ta es­pe­cia­li­za­ción y con­trol tec­no­ló­gi­co de pro­duc­tos y pro­ce­sos; res­pon­sa­bi­li­dad so­cial cor­po­ra­ti­va e in­no­va­ción.

Los da­tos sor­pren­den un po­co, da­das las con­di­cio­nes de la ne­go­cia­ción del TLCAN en ma­te­ria de re­glas de ori­gen, me­ca­nis­mo de po­lí­ti­ca in­dus­trial den­tro del tra­ta­do que per­mi­te in­du­cir en las eco­no­mías in­dus­tria­les es­tí­mu­los/res­tric­cio­nes que ga­ran­ti­cen el des­plie­gue ade­cua­do de una in­dus­tria en­dó­ge­na com­pe­ti­ti­va que nor­mal­men­te es ca­paz de de­ten­tar una bue­na par­te del mer­ca­do na­cio­nal y en al­gu­nos ca­sos del mer­ca­do glo­bal.

Otro as­pec­to re­le­van­te de es­tos da­tos de in­te­gra­ción del va­lor agre­ga­do na­cio­nal es la di­fe­ren­cia que hay en­tre el va­lor agre­ga­do na­cio­nal en ge­ne­ral y el va­lor agre­ga­do de nues­tras ex­por­ta­cio­nes glo­ba­les, da­tos que con­tras­tan sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, ya que apa­ren­te­men­te en ma­te­ria de ex­por­ta­cio­nes la in­dus­tria au­to­mo­triz re­ba­sa el 60% de va­lor agre­ga­do na­cio­nal y la in­dus­tria en ge­ne­ral un pro­me­dio de 45.9 %. En cam­bio en ma­te­ria de va­lor agre­ga­do de las ma­nu­fac­tu­ras to­ta­les nos en­con­tra­mos aún muy por de­ba­jo de un ni­vel de in­te­gra­ción ade­cua­do, ya que se en­cuen­tra en el 18.7%, don­de des­ta­can el sec­tor au­to­mo­triz con 37% y otros sec­to­res li­ga­dos a la me­tal­me­cá­ni­ca con por­cen­ta­jes de va­lor agre­ga­do na­cio­nal por arri­ba del 25%.

Es­ta si­tua­ción tam­bién con­tras­ta con las ra­mas de la in­dus­tria que cre­cen y se man­tie­nen com­pe­ti­ti­vas de aque­llas ra­mas de la in­dus­tria en con­trac­ción, de las cua­les po­de­mos ob­ser­var la des­ar­ti­cu­la­ción de la ca­de­na pro­duc­ti­va en va­rios de sus es­la­bo­nes bá­si­cos y de trans­for­ma­ción co­mo por ejem­plo el sec­tor Quí­mi­co, que jun­to con la caí­da de la pro­duc­ción de hi­dro­car­bu­ros y com­bus­ti­bles ha con­fi­gu­ra­do un es­ce­na­rio com­ple­jo pa­ra una ca­de­na de va­lor am­plia­men­te desa­rro­lla­da, ar­ti­cu­la­da y com­pe­ti­ti­va no só­lo a ni­vel na­cio­nal, sino glo­bal.

Los gran­des con­tras­tes na­cio­na­les en ma­te­ria de cre­ci­mien­to, in­for­ma­li­dad ba­ja pro­duc­ti­vi­dad y po­bre­za la­bo­ral tam­bién se ex­pre­san en­tre ra­mas de la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra, las cua­les son vul­ne­ra­bles a im­por­ta­cio­nes de los paí­ses con los que te­ne­mos tra­ta­dos y pa­ra los que re­quie­ren es­tra­te­gias de re­en­fo­que sec­to­rial.

Los “pro­gra­mas sec­to­ria­les de com­pe­ti­ti­vi­dad” fue­ron en su tiem­po un ins­tru­men­to pa­ra con­du­cir las ne­go­cia­cio­nes del TLCAN 1.0 y a su vez pa­ra reorien­tar la com­pe­ti­ti­vi­dad de una in­dus­tria ce­rra­da, des­ar­ti­cu­la­da y ob­so­le­ta tec­no­ló­gi­ca­men­te. Pa­ra el TLCAN 2.0 los ins­tru­men­tos de po­lí­ti­ca in­dus­trial es­ta­rán con­di­cio­na­dos por las pre­mi­sas de la se­gu­ri­dad na­cio­nal por un la­do y por otro, en la co­rrec­ción de los dé­fi­cits co­mer­cia­les.

Otro ins­tru­men­to de po­lí­ti­ca in­dus­trial del TLCAN 2.0 se re­fie­re a las Py­mes y las po­si­bi­li­da­des de que és­tas ten­gan ac­ce­so real a los tres mer­ca­dos. Que la fa­ci­li­ta­ción co­mer­cial y eli­mi­na­ción de obstáculos al co­mer­cio se ex­pre­sen en el ex­ten­so co­mer­cio in­ter­na­cio­nal en­tre Py­mes.

Las ci­fras de va­lor agre­ga­do na­cio­nal mues­tran la fac­ti­bi­li­dad de en­con­trar me­jo­res es­que­mas de desa­rro­llo de pro­vee­do­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.