Com­pras com­pul­si­vas da­ñan eco­no­mía fa­mi­liar

Ur­ge im­ple­men­tar es­tra­te­gias que ayu­den a re­du­cir el gas­to ex­ce­si­vo en el ho­gar

El Heraldo de Chiapas - - Local - Do­cen­te e in­ves­ti­ga­do­ra de la EBC, Cam­pus Chia­pas./cor­te­sía

Lo­re­na Gra­ja­les, do­cen­te e in­ves­ti­ga­do­ra de la Es­cue­la Ban­ca­ria y Co­mer­cial Cam­pus Chia­pas, ex­pu­so que la ca­res­tía del día a día obli­ga a mu­chas per­so­nas a te­ner un do­ble em­pleo, mu­chas ve­ces den­tro de la in­for­ma­li­dad, lo que sig­ni­fi­ca sa­cri­fi­car tiem­po va­lio­so que po­dría dis­fru­tar con sus se­res que­ri­dos, ade­más de po­ner en ries­go su sa­lud por las jor­na­das de tra­ba­jo ex­te­nuan­tes.

En Chia­pas, la ta­sa de in­for­ma­li­dad la­bo­ral es de 78.2 por cien­to, de acuer­do con da­tos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Geo­gra­fía pa­ra el segundo tri­mes­tre 2018, lo que re­pre­sen­ta en su ma­yo­ría, in­gre­sos ba­jos y la ca­ren­cia de mu­chos ser­vi­cios co­mo lo es el se­gu­ro so­cial. En es­te con­tex­to, en­con­trar es­tra­te­gias que ayu­den a for­ta­le­cer la eco­no­mía fa­mi­liar se vuel­ve in­dis­pen­sa­ble.

La do­cen­te re­co­men­dó que pri­me­ro hay que diag­nos­ti­car do­len­cias fi­nan­cie­ras. Pa­ra ello es fun­da­men­tal te­ner co­no­ci­mien­to de cuá­les son nues­tros in­gre­sos, gas­tos, deu­das, cuá­les co­bran más in­tere­ses, cuán­tas tar­je­tas se tie­nen, cuán­to se pa­ga men­sual o anual­men­te por co­mi­sio­nes, etc. Es­to se­rá el prin­ci­pio que nos ha­rá cons­cien­tes de qué tan ra­cio­na­les o irra­cio­na­les so­mos con el ma­ne­jo de nues­tras fi­nan­zas y es­ta­ble­cer un pre­su­pues­to ra­zo­na­ble.

COM­PRAS IN­TE­LI­GEN­TES

La ana­lis­ta re­co­mien­da ha­cer com­pras in­te­li­gen­tes, la cua­les no son aque­llas que se hi­cie­ron por su gran des­cuen­to, o por su gran pe­rio­do de fi­nan­cia­mien­to, sino que tie­ne que ver con que el com­pra­dor se­pa di­fe­ren­ciar en­tre una ne­ce­si­dad real y un de­seo o ca­pri­cho. Di­jo que es­to Im­pli­ca no de­jar­se lle­var por el im­pul­so sino to­mar una de­ci­sión de com­pra bien pen­sa­da.

Vi­gi­lar cons­tan­te­men­te cuá­les son los gas­tos de su fa­mi­lia, es la ter­ce­ra re­co­men­da­ción de Lo­re­na Gra­ja­les pa­ra re­du­cir el des­em­bol­so fa­mi­liar, ya que es­to no só­lo le ayu­da­rá a evi­tar gas­tos in­ne­ce­sa­rios co­mo los gas­tos hor­mi­ga, que pa­re­cen in­sig­ni­fi­can­tes pe­ro que con­ta­bi­li­za­mos al mes, po­drían re­pre­sen­tar has­ta un 10 por cien­to de nues­tro sa­la­rio.

De­fi­nió tam­bién que los gas­tos por ne­gli­gen­cia, aque­llos gas­tos en que in­cu­rri­mos por fal­ta de cui­da­do y que pu­di­mos evi­tar, co­mo las co­mi­sio­nes por mo­ra o pa­go re­tra­sa­do, o no apro­ve­char be­ne­fi­cios que ofre­cen cier­tas em­pre­sas por pa­go an­ti­ci­pa­do en pre­dial, ser­vi­cios de in­ter­net, etc., afec­tan en gran me­di­da nues­tra eco­no­mía fa­mi­liar.

La es­pe­cia­lis­ta, de­ter­mi­nó que pla­near nues­tros fi­nan­cia­mien­tos de acuer­do a nues­tra ca­pa­ci­dad de pa­go de­be ser fun­da­men­tal a la ho­ra de ad­qui­rir un cré­di­to o prés­ta­mo, ya sea pa­ra ob­te­ner una ca­sa, un co­che o bie­nes de pri­me­ra ne­ce­si­dad. Ya que las deu­das pue­den lle­gar con­ver­tir­se en un ver­da­de­ro do­lor de ca­be­za si no se ma­ne­jan ade­cua­da­men­te. Re­co­men­dó evi­tar el uso ex­ce­si­vo de tar­je­tas de cré­di­to, pues en reali­dad es di­ne­ro que no nos per­te­ne­ce.

TRA­BA­JO EN EQUI­PO

La do­cen­te e in­ves­ti­ga­do­ra de la Es­cue­la Ban­ca­ria y Co­mer­cial Cam­pus Chia­pas, Lo­re­na Gra­ja­les, pre­ci­só que cui­dar de la eco­no­mía fa­mi­liar es un tra­ba­jo en equi­po. Cuan­do to­dos los miem­bros de la fa­mi­lia es­tán ali­nea­dos al ob­je­ti­vo com­par­ti­do de aho­rrar desa­rro­lla­rán bue­nos há­bi­tos que ayu­da­rán a las fa­mi­lias.

Apa­gar la luz, des­co­nec­tar apa­ra­tos, cui­dar el agua, re­uti­li­zar, alar­gar el pe­rio­do de vi­da útil de las co­sas (no desechar­las por mo­de­los nue­vos, sino has­ta que de­jan de fun­cio­nar), apro­ve­char aho­rros por pron­to pa­go, bus­car pe­rio­dos de pre­cios pro­mo­cio­na­les, apro­ve­char be­ne­fi­cios de ser­vi­cios gra­tui­tos –co­mo es­cue­las en lí­nea gra­tui­tas–, ser pun­tua­les pa­ra evi­tar to­mar un taxi, e in­clu­so lle­var nues­tro bo­te con agua pa­ra no com­prar en tien­das, son há­bi­tos que nos ayu­da­rán a to­mar las rien­das de nues­tra eco­no­mía, pa­ra con­tri­buir a un ma­ne­jo ade­cua­do de las fi­nan­zas y a dis­fru­tar de ma­yor tran­qui­li­dad en el ho­gar.

Pla­near nues­tros fi­nan­cia­mien­tos de acuer­do a nues­tra ca­pa­ci­dad de pa­go de­be ser fun­da­men­tal a la ho­ra de ad­qui­rir un cré­di­to o prés­ta­mo, ya sea pa­ra ob­te­ner una ca­sa, un co­che o bie­nes de pri­me­ra ne­ce­si­dad.

Lo­re­na Gra­ja­les,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.