La Ca­sa de las Flo­res

El éxi­to de se­rie ra­di­ca en que el es­pec­ta­dor pue­de iden­ti­fi­car­se con los pro­ble­mas de ca­da miem­bro de la fa­mi­lia que ha­bi­ta en es­ta his­to­ria.

El Heraldo de Chiapas - - Glamour - ARANT­XA RÍOS / Foto: Cor­te­sía

Tras el éxi­to ro­tun­do que tu­vo la se­rie Luis Mi­guel, un nue­vo te­ma es­tá en bo­ca de to­do Mé­xi­co: La ca­sa de las flo­res. No só­lo se tra­ta de la apues­ta más fuer­te de la pla­ta­for­ma de strea­ming (dis­tri­bu­ción di­gi­tal de con­te­ni­do mul­ti­me­dia a tra­vés de una red de compu­tado­ras) pa­ra el pú­bli­co me­xi­cano; tam­bién es el re­gre­so es­te­lar de Ve­ró­ni­ca Cas­tro, una de las di­vas más que­ri­das de la te­le­vi­sión a ni­vel mun­dial. Nue­va­men­te una fa­mi­lia me­xi­ca­na vuel­ve a ser el cen­tro de aten­ción de un país. “La ca­sa de las flo­res” de pron­to re­cuer­da aque­llos vie­jos mo­men­tos en los que las fa­mi­lias se reunían an­te la te­le, pe­ro aho­ra ya no se tra­ta de un ca­nal: es un ser­vi­cio de strea­ming. El éxi­to de La ca­sa de las flo­res ra­di­ca en que el es­pec­ta­dor pue­de iden­ti­fi­car­se con los pro­ble­mas de ca­da miem­bro de la fa­mi­lia que ha­bi­ta en es­ta his­to­ria. Ha­blar del nú­cleo de la fa­mi­lia nun­ca pa­sa­rá de mo­da. El he­cho de que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes es­tén ha­cien­do rui­do so­bre la se­rie in­di­ca que se tra­ta de una his­to­ria con con­flic­tos que sí exis­ten, con te­mas ac­tua­les. Y eso, na­tu­ral­men­te, abre de­ba­tes en torno a las re­la­cio­nes per­so­na­les den­tro de las fa­mi­lias me­xi­ca­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.