POE­MAS SO­BRE EL MO­VI­MIEN­TO ES­TU­DIAN­TIL DE 1968

El Heraldo de Chiapas - - Cultura - RICARDO CUÉ­LLAR VA­LEN­CIA

Poe­mas so­bre el mo­vi­mien­to es­tu­dian­til de 1968”, fue una se­lec­ción de poe­mas que Mar­co An­to­nio Cam­pos en­tre­gó a la Edi­to­rial Pue­blo Nue­vo, y apa­re­ció en 1980. En 1986 la UNAM edi­to “Poe­mas y na­rra­cio­nes so­bre el mo­vi­mien­to es­tu­dian­til de 1968”, a car­go de Mar­co An­to­nio Cam­pos y Ale­jan­dro To­le­do. Reúne la pri­me­ra edición cua­tro can­tos tris­tes de la Con­quis­ta: “Se ha per­di­do el mun­do Me­xi­ca­til”, “Los úl­ti­mos días del si­tio de Te­noch­titlan”, “La rui­na de te­noch­cas y tla­te­lol­cas” y “La pri­sión de Cuauh­té­moc”. Los de­más son tex­tos de 29 poe­tas reu­ni­dos que es­cri­bie­ron so­bre el mo­vi­mien­to es­tu­dian­til. Los se­lec­cio­na­dos son: Octavio Paz, Ru­bén Bo­ni­fáz Nuño, Je­sús Are­llano, Jaime Sa­bi­nes, Ro­sa­rio Castellano­s, Eduar­do Li­zal­de, Thel­ma Na­va, Juan Bañuelos, Ga­briel Zaid, Isa­bel Frai­re, Jo­sé Car­los Be­ce­rra, Jo­sé Emi­lio Pa­che­co y Car­los Mon­te­ma­yor. Juan Re­jano, Má­xi­mo Sim­pon, Os­car Oli­va. Thel­ma Na­va, Isa­bel Frai­re, Jo­sé Car­los Be­ce­rra, Li­vio Ra­mi­rez, Héc­tor Man­ja­rrez, Víctor Ma­nuel To­le­do, Juan Jo­sé Oli­var, Or­lan­do Guillén, Evo­dio Es­ca­lan­te, Jaime Re­yes, Eduar­do San­tos, Mar­co An­to­nio San­tos y Da­vid Huer­ta. Va­rios de ellos han des­apa­re­ci­do del es­pa­cio li­te­ra­rio. La ma­yo­ría per­ma­ne­cen. Ade­más del poe­ma Me­mo­rial de Tla­te­lol­co de Ro­sa­rio Castellano­s que ya pu­bli­ca­mos en Pie­dra de to­que, com­par­ti­mos con nues­tros de­socu­pa­dos lec­to­res, otro de los me­jo­res de aque­lla an­to­lo­gía y de aque­lla me­mo­ria: “Tla­te­lol­co, 68” de Jaime Sa­bi­nes. Na­die sa­be el nú­me­ro exac­to de los muer­tos, ni si­quie­ra los ase­si­nos, ni si­quie­ra el cri­mi­nal. (Cier­ta­men­te, ya lle­gó a la his­to­ria es­te hom­bre pe­que­ño por to­das par­tes, in­ca­paz de to­do me­nos del ren­cor. Tla­te­lol­co se­rá men­cio­na­do en los años que vie­nen co­mo hoy ha­bla­mos de Río Blan­co y Ca­na­nea, pe­ro es­to fue peor, aquí han ma­ta­do al pue­blo; no eran obre­ros pa­ra­pe­ta­dos en la huel­ga, eran mu­je­res y ni­ños, es­tu­dian­tes, jo­ven­ci­tos de quin­ce años, una mu­cha­cha que iba al ci­ne, una cria­tu­ra en el vien­tre de su ma­dre, to­dos ba­rri­dos, cer­te­ra­men­te acri­bi­lla­dos por la me­tra­lla del Or­den y Jus­ti­cia So­cial. A los tres días, el ejér­ci­to era la víc­ti­ma de los des­al­ma­dos, y el pue­blo se apres­ta­ba ju­bi­lo­so a celebrar las Olim­pia­das, que da­rían glo­ria a Mé­xi­co. 2. El cri­men es­tá allí, cu­bier­to de ho­jas de pe­rió­di­cos, con te­le­vi­so­res, con ra­dios, con ban­de­ras olímpicas. El ai­re den­so, in­mó­vil, el terror, la ig­no­mi­nia. al re­de­dor las vo­ces, el trán­si­to, la vi­da. Y el cri­men es­tá allí. 3. Ha­bría que la­var no só­lo el pi­so; la me­mo­ria. Ha­bría que qui­tar­les los ojos a los que vi­mos, ase­si­nar tam­bién a los deu­dos, que na­die llo­re, que no ha­ya más tes­ti­gos. Pe­ro la san­gre echa raí­ces y cre­ce co­mo un ár­bol en el tiem­po. La san­gre en el ce­men­to, en las pa­re­des, en una en­re­da­de­ra: nos sal­pi­ca, nos mo­ja de ver­güen­za, de ver­güen­za, de ver­güen­za. La bo­cas de los muer­tos nos es­cu­pen una per­pe­tua san­gre quie­ta. 4. Con­fia­re­mos en la ma­la me­mo­ria de la gen­te, or­de­na­re­mos los res­tos, per­do­na­re­mos a los so­bre­vi­vien­tes, da­re­mos li­ber­tad a los en­car­ce­la­dos, se­re­mos ge­ne­ro­sos, mag­ná­ni­mos y pru­den­tes. Nos han me­ti­do las ideas exó­ti­cas co­mo una la­va­ti­va, pe­ro ins­tau­ra­mos la paz, con­so­li­da­mos las ins­ti­tu­cio­nes; los co­mer­cian­tes es­tán con no­so­tros, los ban­que­ros, los po­lí­ti­cos au­tén­ti­ca­men­te me­xi­ca­nos, los co­le­gios par­ti­cu­la­res, las per­so­nas res­pe­ta­bles. He­mos des­trui­do la con­ju­ra, au­men­ta­mos nues­tro po­der: ya no nos cae­re­mos de la ca­ma por­que ten­dre­mos dulces sue­ños. Te­ne­mos Se­cre­ta­rios de Es­ta­do ca­pa­ces de trans­for­mar la mier­da en esen­cias aro­má­ti­cas, dipu­tados y se­na­do­res al­qui­mis­tas, lí­de­res inefa­bles, chu­lí­si­mos, un tro­pel de pu­tos es­pi­ri­tua­les enar­bo­lan­do nues­tra ban­de­ra ga­llar­da­men­te. Aquí no ha pa­sa­do na­da. Co­mien­za nues­tro reino. 5. En las plan­chas de la De­le­ga­ción es­tán los ca­dá­ve­res. Se­mi­des­nu­dos, fríos, agu­je­rea­dos, al­gu­nos con el ros­tro de un muer­to. Afue­ra, la gen­te se amon­to­na, se im­pa­cien­ta, es­pe­ra no en­con­trar el su­yo: “Va­ya us­ted a bus­car a otra par­te.” 6. La ju­ven­tud es el te­ma den­tro de la Re­vo­lu­ción. El go­bierno apa­dri­na a los hé­roes. El pe­so me­xi­cano es­tá fir­me y el desa­rro­llo del país es as­cen­den­te. Si­guen las ti­ras có­mi­cas y los ban­di­dos en la te­le­vi­sión. He­mos de­mos­tra­do al mun­do que so­mos ca­pa­ces, res­pe­tuo­sos, hos­pi­ta­la­rios, sen­si­bles (¡Qué Olim­pia­da ma­ra­vi­llo­sa!), y aho­ra va­mos a se­guir con el “Me­tro” por­que el pro­gre­so no pue­de de­te­ner­se. Las mu­je­res, de ro­sa, los hom­bres, de azul cie­lo, des­fi­lan los me­xi­ca­nos en la uni­dad glo­rio­sa que cons­ti­tu­ye la patria de nues­tros sue­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.