El be­bé de “Car­li­tos” Morales

Las elec­cio­nes ya pa­sa­ron y Car­los Morales Váz­quez ape­nas se aso­ma a dar unos pa­si­tos co­mo be­bé re­cién na­ci­do sin te­ner rum­bo cla­ro.

El Heraldo de Chiapas - - Análisis - Ber­nar­do Fi­gue­roa ca­fe­to­[email protected]­mail.com

Sus men­sa­jes o dis­cur­sos to­da­vía son co­mo “no­ti­tas” musicales que no des­pier­tan la aten­ción del res­pe­ta­ble pú­bli­co que se duer­me al es­cu­char­lo. Han pa­sa­do un par de se­ma­nas y só­lo se le si­gue es­cu­chan­do que “no hay di­ne­ro, que to­do se lo lle­va­ron”...y cha­la­lá, cha­la­lá. Los re­gi­do­res y de­más au­to­ri­da­des in­de­pen­dien­tes al Be­bé de Car­li­tos, co­men­tan en los pa­si­llos que no es lo mis­mo an­dar de opo­si­ción que aho­ra ser “go­bierno”.

Des­de los más al­tos ni­ve­les del po­der pú­bli­co, tam­bién tie­nen esa mis­ma mi­ra­da de los pa­si­llos del Ayun­ta­mien­to. “Que aguan­te va­ra, que­ría ser al­cal­de, pues ahí es­tá su prue­ba”, le re­fie­ren. De mo­men­to, no hay nin­gu­na no­ve­dad que pue­da ha­cer cam­biar de opi­nión a los ha­bi­tan­tes de Tuxtla Gu­tié­rrez so­bre su desa­rro­llo pre­sen­te y fu­tu­ro.

Lo más so­na­do es el re­cla­mo pe­ro no hay pro­pues­ta. Po­co o qui­zás na­da se sa­be que ha­rá exac­ta­men­te con eso que se lla­ma “he­ren­cia” de los ba­ches, se­gu­ri­dad en las ca­lles, alum­bra­do pú­bli­co, agua po­ta­ble, al­can­ta­ri­lla­do, mer­ca­dos, pan­teo­nes, ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les o de­por­ti­vas.

No es la ex­cep­ción, to­dos los ayun­ta­mien­tos de Chia­pas co­men­za­ron con cri­sis fi­nan­cie­ras pe­ro no to­dos se la pa­san de que­ji­tas. Es ob­via la cri­sis fi­nan­cie­ra pe­ro es ge­ne­ra­li­za­da.

Los me­jo­res na­víos se co­no­cen en las tor­men­tas no en la la­va­de­ra de ma­nos, echán­do­les la cul­pa a los de­más.

En es­ta cri­sis se sa­brá quién es real­men­te quién en la po­lí­ti­ca mu­ni­ci­pal. A la vis­ta, sino hay un cam­bio de vi­ra­je a su pas­ma­da ad­mi­nis­tra­ción mu­ni­ci­pal, se­rá uno más de

lo mis­mo.

EL LLO­RÓN DEL CON­GRE­SO.- El que an­da llo­ran­do co­mo pla­ñi­de­ra es el pri­mo in­có­mo­do y ma­la­gra­de­ci­do de Juan Sal­va­dor Ca­ma­cho, lue­go de la za­ran­dea­da que le die­ron en el con­gre­so.

Cre­yén­do­se im­po­lu­to y que po­see los atri­bu­tos de su pa­dre, an­da co­mo chi­vo en cris­ta­le­ría en el po­der le­gis­la­ti­vo a don­de lle­gó por obra y gra­cia del efec­to An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor.

De pron­to se cre­yó eso de que es de iz­quier­da y de po­si­ción y le aflo­ró lo trai­dor y des­leal, ade­más de ig­no­ran­te de los acuer­dos po­lí­ti­cos que se dan en la es­fe­ra del po­der, de los cua­les, por cier­to, su pa­dre, Ma­nuel Ca­ma­cho So­lís, fue un maes­tro.

Pe­ro es­te Juan Sal­va­dor Ga­vio­ta mos­tró muy pron­to el co­bre y aho­ra pre­ten­de pa­sar por vi­vo y lo úni­co que ha­ce es ex­hi­bir su ig­no­ran­cia y su am­bi­ción des­me­di­da.

La se­ma­na pa­sa­da de­cla­ró en la tri­bu­na del con­gre­so (re­gis­tro en vi­deo) que él no re­ci­be “lí­nea” ni del que se va, ni del el que lle­ga. Pues gran­de ha­brá si­do el ja­lón de ore­jas que le dio el que se va o el que lle­ga por­que es­te fin de se­ma­na se la pa­só des­min­tien­do y ju­ran­do que él nun­ca di­jo eso.

Es­tá de más de­cir que la ex­pe­rien­cia de Emi­lio Salazar res­pal­da la de­ci­sión to­ma­da en el Con­gre­so pa­ra que él di­ri­ja la Co­mi­sión de Ha­cien­da.

Pa­ra ter­mi­nar: “Las gran­des obras son he­chas no con la fuer­za, sino con la per­se­ve­ran­cia”, lo di­jo el es­cri­tor bri­tá­ni­co Sa­muel John­son.

Son cues­tio­nes del ofi­cio, si­gue Sin ser Na­da per­so­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.