Cem­pa­sú­chil in­va­de mer­ca­dos

La tra­di­ción, ador­nar las tum­bas con la flor ama­ri­lla

El Heraldo de Chiapas - - Local - ISAÍ LÓ­PEZ

El cem­pa­sú­chil es un sím­bo­lo in­con­fun­di­ble pa­ra la ce­le­bra­ción del Día de los Fie­les Di­fun­tos y To­dos los San­tos, el 1 y 2 de no­viem­bre, los mer­ca­dos son in­va­di­dos por es­ta flor ama­ri­lla, au­men­ta el nú­me­ro de per­so­nas que en pues­tos for­ma­les e in­for­ma­les ex­pen­den el pro­duc­to en Tuxtla Gu­tié­rrez, ex­pi­de un olor amar­go y su cos­to se ele­va con­for­me se apro­xi­man los festejos.

En las en­tra­das de los pan­teo­nes en la ca­pi­tal de Chia­pas ya aguar­dan los pues­tos con la vis­to­sa flor, una be­lle­za por su co­lor, ta­ma­ño y fra­gan­cia, pa­ra mu­chos es co­no­ci­da co­mo la flor que ilu­mi­na el ca­mino de los muer­tos, o tam­bién flor de vein­te pé­ta­los o vein­te flor, y es de un gran va­lor sim­bó­li­co en la so­cie­dad.

Se cul­ti­va en pe­que­ñas su­per­fi­cies, en los mu­ni­ci­pios de Chia­pa de Cor­zo, Ix­ta­pa, Aca­la, Zi­na­can­tán, prin­ci­pal­men­te; Do­ña Jua­na Fe­li­cia­na Váz­quez, se de­di­ca a la siem­bra de la flor de cem­pa­sú­chil des­de 1985, su her­mano Martín es el res­pon­sa­ble de la co­mer­cia­li­za­ción, in­clu­so lle­va un pro­me­dio de 30 bul­tos ca­da año a la ciu­dad de Mé­ri­da, ca­da uno tie­ne un va­lor de 200 pe­sos, equi­va­len­te a seis mil pe­sos por co­se­cha.

En la en­tra­da del cen­tro de abas­to “Gus­ta­vo Díaz Or­daz” o “Juan Sa­bi­nes”, do­ña Gua­da­lu­pe Chan­do­quí, que vi­ve en la co­lo­nia Fran­cis­co I. Ma­de­ro de la ca­pi­tal chia­pa­ne­ca, tie­ne su pues­to de la flor de la tem­po­ra­da, cuen­ta que se de­di­ca a ven­der flo­res pe­ro en es­ta tem­po­ra­da sus in­gre­sos son muy bue­nos, por­que la tra­di­ción es ador­nar las tum­bas de con es­te pro­duc­to.

SIEM­BRA CON AMOR

La flor ama­ri­lla de Día de Muer­tos que ador­na los pan­teo­nes so­lo una vez al año se co­se­cha, a fi­na­les de octubre y por úni­ca vez se ven­de a prin­ci­pios de no­viem­bre, se cul­ti­va prin­ci­pal­men­te en los pa­tios, en pe­que­ñas ex­ten­sio­nes, de­pen­de su desa­rro­llo del ci­clo de la llu­via y se con­si­de­ra que pa­ra te­ner éxi­to en el cul­ti­vo de­be sem­brar la se­mi­lla me­nu­da pre­fe­ren­te­men­te la mu­jer, me­jor si es ma­yor de 60 y 70 años de edad.

Gua­da­lu­pe Chan­do­quí ex­pli­ca que la mu­jer tie­ne las ma­nos más de­li­ca­das que el hom­bre, más sua­ves, siem­bra con amor, y el ti­po de flor es muy de­li­ca­da, por lo que de­be tra­tar­se co­mo tal, con de­li­ca­de­za, con sua­vi­dad; en vís­pe­ra del 1 y 2 de no­viem­bre abun­da su pre­sen­cia en los mer­ca­dos por la tra­di­ción de flo­rear las tum­bas con es­ta es­pe­cie, mien­tras que los al­ta­res en los ho­ga­res re­sal­ta el olor amar­go.

En el in­te­rior de los mer­ca­dos pú­bli­cos “Los An­cia­nos”, “Gus­ta­vo Díaz Or­daz”, “Ra­fael Pas­ca­cio Gam­boa”, “20 de No­viem­bre”, ya es­tán lis­tos los co­mer­cian­tes pa­ra aten­der la de­man­da, al igual que en la en­tra­da de los cam­pos san­tos, re­sal­ta el co­lor por en­ci­ma de otras es­pe­cies, en las ca­lles, las per­so­nas ca­mi­nan y ofre­cen la flor al pú­bli­co.

El año pa­sa­do la pro­duc­ción fue ma­yor que aho­ra, qui­zás a la mi­tad de la ofer­ta ac­tual, aun­que es po­si­ble con­se­guir­la y com­prar­la pa­ra re­ven­der­la. Los co­mer­cian­tes de al­re­de­dor de los mer­ca­dos se la lle­van de es­tos mu­ni­ci­pios del cen­tro y al­tos, los que se de­di­can a es­ta ac­ti­vi­dad tie­nen im­por­tan­tes ga­nan­cias, en un 40 por cien­to más sus in­gre­sos a los que re­gu­lar­men­te ob­tie­nen, de­bi­do a que la gran ma­yo­ría la usa pa­ra de­po­si­tar­la en la tum­ba de su ser que­ri­do.

Otros co­mer­cian­tes ex­hi­ben su pro­duc­to, per­mi­tie­ron to­mar imá­ge­nes pe­ro no ha­cer co­men­ta­rios, el bul­to de 40 ki­lo­gra­mos cues­ta a 150 y 200 pe­sos, su ga­nan­cia es del do­ble al ven­der­lo al pue­blo en ma­no­jos de 10 pe­sos, ca­da uno con un pro­me­dio de diez flo­res o 15, pe­ro ad­vier­ten que au­men­ta­rá los días 1 y 2 de no­viem­bre su va­lor.

La gran ma­yo­ría de las fa­mi­lias me­xi­ca­nas usa la flor pa­ra su al­tar o pa­ra las tum­bas; es, afir­man, la flor em­ble­má­ti­ca de los al­ta­res.

En el in­te­rior de los mer­ca­dos pú­bli­cos “Los An­cia­nos”, “Gus­ta­vo Díaz Or­daz”, “Ra­fael Pas­ca­cio Gam­boa”, “20 de No­viem­bre”, ya es­tán lis­tos los co­mer­cian­tes pa­ra aten­der la de­man­da

El cem­pa­sú­chil es la flor tra­di­cio­nal pa­ra la ce­le­bra­ción del Día de los Fie­les Di­fun­tos y To­dos los San­tos./fo­tos: Ale­jan­dro Es­tra­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.