Pre­sun­ción de inocen­cia

El Heraldo de Chiapas - - Análisis - Ja­vier Cruz Án­gu­lo Doc­tor en de­re­cho @jan­gu­lo­no­ba­ra

To­dos los días te­ne­mos co­no­ci­mien­to de de­ten­cio­nes irre­gu­la­res, sen­ten­cias con­de­na­to­rias equí­vo­cas y cual­quier ti­po de ar­bi­tra­rie­da­des. Lo an­te­rior, a pe­sar de que el con­cep­to de pre­sun­ción de inocen­cia es­tá con no­so­tros a par­tir de la re­for­ma al pro­ce­so pe­nal de 2008. Es­te con­cep­to in­gre­só a nues­tro len­gua­je de ma­ne­ra for­mal, des­de fi­na­les de los años 90 y co­mien­zo de es­te si­glo, con de­ci­sio­nes de los jue­ces fe­de­ra­les y de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción.

Más ade­lan­te, apa­re­ció de for­ma ex­plí­ci­ta en la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca, en una de las más de 700 re­for­mas que lle­va la Car­ta Mag­na. La Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción ha­bía se­ña­la­do que la pre­sun­ción de inocen­cia es­ta­ba im­plí­ci­ta en el tex­to cons­ti­tu­cio­nal, sin em­bar­go, nues­tras in­se­gu­ri­da­des, las ma­las interpreta­ciones, el des­co­no­ci­mien­to de al­gu­nos mi­nis­te­rios pú­bli­cos y jue­ces nos obli­ga­ron a ha­cer­lo ex­plí­ci­to.

La pre­sun­ción de inocen­cia de­be­ría ser bas­tan­te sim­ple en sus de­fi­ni­cio­nes. Al­gu­nos li­bros nos di­cen que te­ne­mos de­re­cho a ser tra­ta­dos co­mo ino­cen­tes, que el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co de­be pro­bar el de­li­to, nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad an­te un Juez y có­mo se de­ben apre­ciar las prue­bas que obran en nues­tra con­tra. La Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción ha se­ña­la­do que la pre­sun­ción de inocen­cia es un de­re­cho po­lié­dri­co por­que tie­ne mu­chas ca­ras. Nun­ca he en­ten­di­do la ne­ce­si­dad de uti­li­zar la he­rra­mien­ta lin­güís­ti­ca “de­re­cho po­lié­dri­co”. Los abo­ga­dos nos to­ma­mos unas li­cen­cias poé­ti­cas que con­fun­den bas­tan­te y po­co ayu­dan al ma­ne­jo co­ti­diano de los de­re­chos. Es­ti­ma­do lec­tor, la pre­sun­ción de inocen­cia se vio­la a dia­rio y se dis­tor­sio­na a ple­na luz del día. Vea­mos:

En el Es­ta­do de Mé­xi­co, las per­so­nas impu­tadas de co­me­ter un de­li­to com­pa­re­cen an­te el juez en una ca­ja de vi­drio ¿los ino­cen­tes tie­nen que es­tar den­tro de una ca­ja? La res­pues­ta es no. Re­sul­ta que en el Es­ta­do de Mé­xi­co na­die es tra­ta­do co­mo inocen­te en el pro­ce­so ju­di­cial. En las agencias del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co las per­so­nas son ase­gu­ra­das con es­po­sas ¿los ino­cen­tes tie­nen que es­tar ma­nia­ta­dos an­tes de lle­gar a juez? Tam­bién, to­dos los días, las per­so­nas acu­sa­das de co­me­ter un ilí­ci­to apa­re­cen en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ¿los ino­cen­tes de­ben ser es­tig­ma­ti­za­dos an­te la so­cie­dad? La res­pues­ta tam­bién es no ¿Por qué hay una fo­to­gra­fía de la per­so­na jun­to a un ar­ma de fue­go?

El dis­cur­so de cier­tos po­lí­ti­cos, co­mo Miguel Ángel Man­ce­ra, es de­cla­rar so­bre lo pe­li­gro­sas que son las per­so­nas que es­tán en pro­ce­so ju­di­cial y la ne­ce­si­dad de que es­tén en pri­sión pre­ven­ti­va ¿los ino­cen­tes de­ben es­tar en pri­sión pre­ven­ti­va? Pa­re­ce­ría que no. Sin em­bar­go, la de­ma­go­gia pe­nal es tra­tar a to­dos co­mo cul­pa­bles y so­li­ci­tar un al­za de pe­nas de 100 a 150 años. Y la dis­tor­sión de es­te con­cep­to lle­gó a los tri­bu­na­les elec­to­ra­les ¿có­mo un con­cep­to del de­re­cho pe­nal ate­rri­zó en la ma­te­ria elec­to­ral? So­lo el Tri­bu­nal Fe­de­ral Elec­to­ral sa­be.

El Tri­bu­nal Fe­de­ral Elec­to­ral em­pleó el con­cep­to de pre­sun­ción de inocen­cia en el ca­so de El Bron­co y en otros más, pa­ra que es­tos no tu­vie­ran que pro­bar sus afir­ma­cio­nes y co­rres­pon­die­ra al Ins­ti­tu­to Na­cio­nal Elec­to­ral acre­di­tar en to­dos sus ex­tre­mos (con es­tán­dar de jui­cio cri­mi­nal) la res­pon­sa­bi­li­dad de los en­jui­cia­dos. Aho­ra, ca­da vez que el Tri­bu­nal Fe­de­ral Elec­to­ral se ve en pro­ble­mas uti­li­za la pre­sun­ción de inocen­cia. El con­cep­to es­tá pen­sa­do pa­ra pro­te­ger la li­ber­tad de las per­so­nas y su dig­ni­dad, no pa­ra pro­te­ger par­ti­dos po­lí­ti­cos ni per­so­nas en bus­ca de un car­go pú­bli­co. Los abo­ga­dos so­mos tan ocu­rren­tes, que aho­ra la pre­sun­ción de inocen­cia se in­vo­ca en asun­tos de co­mer­cio ex­te­rior, de­re­cho elec­to­ral o una sim­ple fal­ta ad­mi­nis­tra­ti­va. La li­ber­tad per­so­nal es uno de los va­lo­res más apre­cia­dos en una de­mo­cra­cia cons­ti­tu­cio­nal.

Es­pe­re­mos que con­cep­tos e ins­ti­tu­cio­nes que la pro­te­gen se apli­quen y se ha­ga bien, en vez de usar­los en co­mer­cio o de­re­cho

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.