Ilu­mi­nar la vi­da, ilu­mi­nar la muer­te

El Heraldo de Chiapas - - Local - LE­TI­CIA BÁR­CE­NAS GON­ZÁ­LEZ/ GA­BRIE­LA G. BA­RRIOS GAR­CÍA

Los al­ta­res u ofren­das, son par­te fun­da­men­tal de la ce­le­bra­ción del Día de Muer­tos. Des­de la vís­pe­ra, en la ma­yo­ría de los ho­ga­res me­xi­ca­nos, se pre­pa­ran los al­ta­res con flor de cem­pa­sú­chil, ca­la­ve­ri­tas de dul­ce, fru­tos, pan, gui­sos, co­pal y ve­la­do­ras, una por ca­da al­ma.

Las ve­las y ve­la­do­ras re­pre­sen­tan el fue­go, el ca­lor, la luz. “Se tie­ne la creen­cia de que la luz de una ve­la ilu­mi­na el ca­mino del al­ma ha­cia el cie­lo. Por eso exis­te la tra­di­ción de po­ner ve­las”, nos di­ce Ar­tu­ro So­lís Megchún, he­re­de­ro de una ri­ca tra­di­ción en la ela­bo­ra­ción de ve­las en Tuxtla Gu­tié­rrez, Chia­pas.

El sig­ni­fi­ca­do de las ve­las en los al­ta­res “es re­sul­ta­do de una mez­cla de cul­tu­ras. El fue­go en sí, ha si­do mo­ti­vo, des­de el ini­cio de la ci­vi­li­za­ción, de adoración y de te­mor. En Mé­xi­co, con la mez­cla de las cul­tu­ras prehis­pá­ni­cas y la es­pa­ño­la, se ori­gi­na la in­te­gra­ción de los ri­tos prehis­pá­ni­cos que uti­li­za­ban el fue­go. Ac­tual­men­te, hay una gran di­ver­si­dad de al­ta­res, en el su­res­te so­mos más ma­yas y en el cen­tro del país más az­te­cas, son dis­tin­tas las fru­tas que se uti­li­zan, las co­mi­das que se po­nen pe­ro el fac­tor co­mún son las ve­las, la luz.”, ex­pli­ca con emo­ción.

¿En qué épo­ca ven­den más ve­las?

En es­ta épo­ca. Ini­cia­mos con la ce­le­bra­ción de San Ju­das Ta­deo, lue­go To­do­san­tos, des­pués el día de la Vir­gen de Gua­da­lu­pe. Es cuan­do ven­de­mos más pro­duc­to tra­di­cio­nal. Con las ve­la­do­ras de or­na­to, cam­bian las fe­chas: di­ciem­bre, el 14 de fe­bre­ro, la vís­pe­ra del 10 de ma­yo.

¿Cuál es la que más ven­den en es­ta épo­ca de muer­tos?

De­fi­ni­ti­va­men­te el va­so li­mo­ne­ro y el va­so cruz; son los pro­duc­tos más so­li­ci­ta­dos. Co­mo nues­tro ma­te­rial es 100 por cien­to pa­ra­fi­na, al ter­mi­nar la vi­da útil de la ve­la, lo que ha­ce­mos es lim­piar el va­so y usar­lo. Se lla­ma li­mo­ne­ro jus­ta­men­te por­que es pa­ra to­mar li­mo­na­da (ri­sas). Se apro­ve­cha el cris­tal. Y el va­si­to cruz, si quie­re uno por­tar­se mal, es el clá­si­co va­so mez­ca­le­ro. Tam­bién mu­chas per­so­nas lo apro­ve­chan (ri­sas).

In­mer­sas en una mez­cla de olo­res que evo­can no­tas de vai­ni­lla, sán­da­lo, cho­co­la­te y ca­ne­la, Des­me­su­ra­das con­ver­sa con Ar­tu­ro So­lís hi­jo, so­bre los orí­ge­nes del ne­go­cio que fun­da­ron en 1981 sus pa­dres, Ro­sa Ma­ría Megchún Alon­so y Ar­tu­ro So­lís Díaz.

¿Có­mo ini­cia­ron en es­te ne­go­cio?

Es­te ne­go­cio tie­ne dos eta­pas: en el año 1981, mi pa­pá jun­to con mi ma­má ini­cian un pe­que­ño ta­ller fa­mi­liar pa­ra la ela­bo­ra­ción úni­ca­men­te de ve­las y ve­la­do­ras tra­di­cio­na­les, co­mo lla­ma­mos a las ve­las co­no­ci­das co­mo li­mo­ne­ros, que es un va­so de cris­tal con la pa­ra­fi­na. En el año 2001, se de­ci­dió ini­ciar con es­te pro­yec­to, que era prác­ti­ca­men­te un pun­to de ven­ta de los pro­duc­tos que se ela­bo­ra­ban en el ta­ller fa­mi­liar. Aquí don­de es­ta­mos es gra­cias a mi abue­la, ella nos di­jo pues pón­ga­lo acá, es­te es­pa­cio es par­te de su ca­sa. El 13 de abril ini­cia­mos ope­ra­cio­nes.

La mis­ma clien­te­la em­pe­zó a so­li­ci­tar, ade­más de las ve­las y ve­la­do­ras tra­di­cio­na­les, las ve­las de or­na­to. He­mos ido in­no­van­do, me­tien­do nue­vos pro­duc­tos, te­ne­mos nue­vos pro­yec­tos que es­ta­mos en­ca­mi­nan­do pa­ra que Pa­ra Ve­las ofrez­ca a nues­tros clien­tes, siem­pre una nue­va pro­pues­ta pa­ra ilu­mi­nar sus es­pa­cios.

¿Ha apren­di­do el ofi­cio? ¿Le han en­se­ña­do des­de ni­ño?

Sí. El pro­ce­so de ela­bo­ra­ción de to­da ve­la y to­da ve­la­do­ra es muy bá­si­co, es de­rre­tir la pa­ra­fi­na, ver­ter la esen­cia y el co­lo­ran­te, el pa­bi­lo y de­jar so­li­di­fi­car. Ya en los nue­vos ti­pos de ve­las sí se ne­ce­si­ta que la pa­ra­fi­na ten­ga cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas: de du­re­za o elas­ti­ci­dad, et­cé­te­ra.

¿Qué ti­pos de pa­ra­fi­nas hay pa­ra ela­bo­rar las ve­las?

La más co­no­ci­da es la pa­ra­fi­na chi­na, que es el pro­duc­to bá­si­co. Ma­ne­ja­mos pa­ra­fi­na ame­ri­ca­na, de un co­lor blan­co le­cho­so, co­mo de plás­ti­co, que da otra ter­mi­na­ción a los co­lo­res que la pa­ra­fi­na chi­na no per­mi­te. Tam­bién es­tá la ce­ra so­ja, que tie­ne la ca­rac­te­rís­ti­ca de ser eco­ló­gi­ca. Las an­te­rio­res de­ri­van del pe­tró­leo, y la ce­ra so­ja pro­vie­ne de ma­te­ria pri­ma ve­ge­ta. Y la ce­ra de abe­ja, que só­lo la ven­de­mos ba­jo pe­di­do por­que es muy ca­ra, ya que es la ce­ra con que las abe­jas ha­cen sus pa­na­les.

¿Y nor­mal­men­te, cuán­to tiem­po les lle­va ha­cer­las?

Ma­ne­ja­mos un ran­go de cin­co a seis días, que im­pli­can la se­lec­ción de los ma­te­ria­les, la pro­duc­ción, el em­ba­la­je y la en­tre­ga.

¿Tie­nen al­gún dis­tin­ti­vo pa­ra re­co­no­cer­las?

¡Des­pués de la ca­li­dad, nues­tro nom­bre! Pro­cu­ra­mos siem­pre ma­ne­jar pro­duc­tos de al­ta ca­li­dad. Que­re­mos clien­tes sa­tis­fe­chos, las ve­las que van a com­prar en es­te es­ta­ble­ci­mien­to van a ar­der, van a ilu­mi­nar, los van a de­jar con una bue­na ex­pe­rien­cia. Nues­tro dis­tin­ti­vo es nues­tro nom­bre “Pa­ra Ve­las”.

¿Cuál es su ve­la fa­vo­ri­ta?

¡Los ci­rios de­co­ra­dos! Por­que es un pro­duc­to que fue idea de mi se­ño­ra ma­dre, ella es quien lo ideó y lo echó a an­dar, lo for­mó. Es un pro­duc­to ex­clu­si­vo; tal vez no se le ha da­do tan­ta di­fu­sión por­que es un pro­duc­to muy de­li­ca­do. Tal vez, cuan­do ven Pa­ra Ve­las, no pien­san en ci­rios de­co­ra­dos pe­ro no­so­tros, que co­no­ce­mos to­do lo que con­lle­va rea­li­zar ese ci­rio, lo con­si­de­ra­mos un pro­duc­to es­pe­cial, es el pro­duc­to que nos iden­ti­fi­ca.

¿Cuán­to tiem­po les lle­va rea­li­zar­lo? Co­mo son de un pro­ce­so prác­ti­ca­men­te ar­te­sa­nal, no es tan­to el tiem­po pe­ro sí es mu­cho el es­fuer­zo por­que hay que ad­qui­rir ha­bi­li­dad, un par tal vez, se ela­bo­ra en el día. Se ha­ce una pre­pa­ra­ción es­pe­cial de la pa­ra­fi­na pa­ra que se pue­dan ela­bo­rar esas flo­res. Es un pro­duc­to que no van a en­con­trar en otro la­do.

Sí lo dis­tri­bui­mos, lo pue­den ad­qui­rir en al­gu­nos es­ta­ble­ci­mien­tos, por ejem­plo en los mer­ca­dos pú­bli­cos de aquí, de Tuxtla Gu­tié­rrez, pe­ro no­so­tros so­mos los fa­bri­can­tes. Te­ne­mos una va­rie­dad de es­tas ve­las. Se ha­cen con co­lo­res alu­si­vos a la tem­po­ra­da; hay dos ta­ma­ños: gran­de y bou­ti­que. No­so­tros es­ta­mos muy or­gu­llo­sos de que es­te pro­duc­to sea ex­clu­si­vo de Pa­ra Ve­las, de que sea un pro­duc­to que nos iden­ti­fi­que.

¿Cuá­les son los co­lo­res que más les pi­den?

Son prác­ti­ca­men­te los co­lo­res bá­si­cos: ama­ri­llo, azul, ca­fé, mo­ra­do, na­ran­ja, ne­gro, ro­jo y ver­de, de es­tos co­lo­res se ob­tie­nen los to­nos. Y al­go que no en­cuen­tran en to­do Tuxtla Gu­tié­rrez, más que con no­so­tros, son los co­lo­res fluo­res­cen­tes, es­tos son pa­ra ve­las to­tal­men­te de or­na­to: ama­ri­llo, azul, ma­gen­ta, na­ran­ja, ver­de y vio­le­ta.

En esen­cias, te­ne­mos des­de azu­ce­na, pa­chu­li, nar­do; mu­chos son olo­res pa­ra re­la­ja­ción, co­mo re­lax. Te­ne­mos al­gu­nos aro­mas exó­ti­cos que aun­que no apa­re­cen en la lis­ta se ofre­cen, so­bre to­do pa­ra aque­llas ve­las que les lla­man mís­ti­cas, co­mo aro­ma a ajo.

¿Có­mo dis­tri­bu­yen sus ve­las?

Las ven­de­mos en la tien­da, en Tuxtla Gu­tié­rrez y te­ne­mos en­víos al in­te­rior del es­ta­do y de la Re­pú­bli­ca me­xi­ca­na. En­via­mos tan­to ma­te­ria­les co­mo las ve­las o ve­la­do­ras ya ela­bo­ra­das.

¿Quié­nes les com­pran más? Ge­ne­ral­men­te son mu­je­res; son más las mu­je­res a quie­nes les gus­tan las ma­nua­li­da­des, los de­ta­lles. Es una ac­ti­vi­dad ocu­pa­cio­nal ha­cer ve­las pa­ra de­co­rar su ho­gar. Tam­bién te­ne­mos clien­tes que se de­di­can a la ela­bo­ra­ción de ve­las pa­ra even­tos es­pe­cia­les y com­pran sus pro­duc­tos con no­so­tros.

¿Les han pe­di­do un di­se­ño de ve­la es­pe­cí­fi­co, que no sea de los que rea­li­zan nor­mal­men­te?

La ve­la más gran­de que he­mos he­cho te­nía un diá­me­tro de cer­ca de 60 cen­tí­me­tros por una al­tu­ra de 1.20 me­tros. Se le hi­cie­ron diez pa­bi­los, eso era una fo­ga­ta prác­ti­ca­men­te (ri­sas). Pe­sa­ba co­mo 75 ki­los. Fue una ve­la muy ca­ra. Des­co­no­ce­mos pa­ra qué la que­rían con esas di­men­sio­nes, sim­ple­men­te una per­so­na nos di­jo, la quie­ro así y no im­por­ta cuán­to cues­te, o sea, la pue­den o no la pue­den ha­cer. ¡Y la hi­ci­mos! Ese es el pe­di­do más ex­cén­tri­co que he­mos te­ni­do has­ta hoy. Por res­pe­to al clien­te no le to­ma­mos fo­tos, por­que él nos pi­dió que no lo hi­cié­ra­mos. Nos lle­vó co­mo dos se­ma­nas ha­cer­la.

¿Al­gún co­men­ta­rio que quie­ra ha­cer acer­ca de es­te tra­ba­jo?

Que res­ca­te­mos nues­tras tra­di­cio­nes. No­so­tros con las ve­las lo que bus­ca­mos es ilu­mi­nar los es­pa­cios, que ilu­mi­nen los es­pa­cios de su vi­da, no na­da más de su ho­gar o de su ofi­ci­na sino de su vi­da.

(www.des­me­su­ra­das.com)

Ba­rrios

Ar­tu­ro So­lís Megchún, he­re­de­ro de una ri­ca tra­di­ción en la ela­bo­ra­ción de ve­las en Tuxtla./ga­brie­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.