Crisis fi­nan­cie­ra en los par­ti­dos po­lí­ti­cos

El pro­ce­so elec­to­ral en Chia­pas se vi­vió con el “Je­sús en la bo­ca” de par­te de los par­ti­dos po­lí­ti­cos, por­que al fi­nal no lo­gra­ron que les pa­ga­ran to­do el adeu­do que te­nían de sus pre­rro­ga­ti­vas.

El Heraldo de Chiapas - - Análisis - Ir­ma Ra­mí­rez Mo­li­na JA­QUE CON DA­MA Co­rreo: ra­mi­re­zir­[email protected]­mail.com Fa­ce­book: ir­ma­ra­mi­rez.mx Twit­ter: @ir­ma­ja­que

Al fi­nal sa­lió las elec­cio­nes si “mayor contratiempo”, pe­ro al pa­re­cer la crisis en­tre los par­ti­dos po­lí­ti­cos si­gue, pues aún les de­ben 190 mi­llo­nes de pe­sos que no les han po­di­do en­tre­gar la Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da.

Con to­do y los co­bros que ha rea­li­za­do el Ins­ti­tu­to de Elec­cio­nes y Par­ti­ci­pa­ción Ciu­da­da­na, quien ha pe­di­do el di­ne­ro pa­ra los par­ti­dos acre­di­ta­dos, em­pie­zan es­te 2019 con esa deu­da, aun­que sal­vo los suel­dos, se du­da que nin­gún par­ti­do es­té ha­cien­do na­da.

Una vez pa­sa­do el pro­ce­so elec­to­ral, no hay que ol­vi­dar que los par­ti­dos se “duer­men” y se le­van­tan unos días an­tes del pro­ce­so elec­to­ral, cuan­do les fal­ta ho­ras pa­ra el cie­rre de can­di­da­tos, de ahí que po­nen a ca­da per­so­na­je que no re­pre­sen­ta ni su cua­dra.

Sin em­bar­go, no se pue­de de­jar de de­cir que ese di­ne­ro se los otor­gó por ley, es de­cir, la se­cre­ta­ría de Ha­cien­da es­tá obli­ga­da a en­tre­gár­se­los.

Ade­más no hay que ol­vi­dar que el año pa­sa­do que fue elec­to­ral, las au­to­ri­da­des no au­to­ri­za­ron in­cre­men­to a las pre­rro­ga­ti­vas de los par­ti­dos y les die­ron me­nos, pe­ro aun así lo­gra­ron sa­car ade­lan­te el pro­ce­so elec­to­ral.

Así que se de­be­rá bus­car los re­cur­sos eco­nó­mi­cos pa­ra dár­se­los, en tan­to se le­gis­la, qui­zá pa­ra dis­mi­nuir aún más el di­ne­ro que les entrega pa­ra sus ac­ti­vi­da­des po­lí­ti­cas, por­que se in­sis­te, só­lo se ac­ti­van en tem­po­ra­da elec­to­ral.

Eso sig­ni­fi­ca­ría que has­ta el 2021 vol­ve­rán a dar­se cuen­ta que ne­ce­si­tan de sus mi­li­tan­tes y vol­ver a vi­si­tar­los con pro­me­sas que qui­zá nun­ca cum­pli­rán, co­mo lo han he­cho siem­pre, o pro­vo­can­do ma­les­tar en­tre és­tos, por­que ter­mi­na­rán lle­van­do can­di­da­tos que nun­ca mi­li­ta­ron ahí.

Se de­be­rá bus­car los re­cur­sos eco­nó­mi­cos pa­ra dár­se­los, en tan­to se le­gis­la, qui­zá pa­ra dis­mi­nuir aún más el di­ne­ro que les entrega pa­ra sus ac­ti­vi­da­des po­lí­ti­cas, por­que se in­sis­te, só­lo se ac­ti­van en tem­po­ra­da elec­to­ral

BA­SE DE DA­TOS...AHO­RA re­sul­ta que de­bi­do a que el Tri­bu­nal Bu­ro­crá­ti­co del Po­der Ju­di­cial del es­ta­do eje­cu­tó em­bar­gos la­bo­ra­les, las casi dos mil es­cue­las que es­tán en el pro­gra­ma de “Es­cue­las de Tiem­po Com­ple­to” se que­dan sin ni un pe­so, pues fue­ron ejer­ci­dos so­bre los re­cur­sos fi­nan­cie­ros exis­ten­tes en la cuen­ta ofi­cial del ejer­ci­cio fis­cal 2018.

Es­to sig­ni­fi­ca que cien­tos de alum­nos ya no re­ci­bi­rán el apo­yo de ali­men­ta­ción den­tro de la es­cue­la, por­que, ade­más, aun­que los en­car­ga­dos del pro­gra­ma ha­yan pe­di­do a la Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da el re­in­te­gro de es­te mon­to, sim­ple­men­te ya no po­drán ejer­cer­la, por­que en cuan­to cai­ga a la cuen­ta si es que al­gu­na vez lo ha­cen, el re­cur­so al no ser ejer­ci­do en el año fis­cal au­to­ri­za­do, de in­me­dia­to de­be ser re­in­te­gra­do a la Te­so­re­ría de la Fe­de­ra­ción.

Así que hay, qui­zá, extrabajadores fe­li­ces por ha­ber co­bra­do sus lau­dos, pe­ro hay cien­tos de niños que fue­ron afec­ta­dos al que­dar si el apo­yo de ali­men­ta­ción, por­que pre­ci­sa­men­te en el di­ne­ro de su pro­gra­ma fue don­de se eje­cu­tó el em­bar­go.

Ha­brá que es­pe­rar có­mo reac­cio­nan los padres de fa­mi­lia, al ver que ya no cuen­tan con es­te apo­yo, pues de­sa­for­tu­na­da­men­te mu­chos niños, es pre­ci­sa­men­te en la es­cue­la don­de lo­gran lle­var un bo­ca­do al es­tó­ma­go.»»»

Ha­blan­do de niños, pe­ro aho­ra más pe­que­ños, hay fuer­te in­cer­ti­dum­bre, no só­lo en­tre los padres de fa­mi­lia, sino tam­bién en­tre los tra­ba­ja­do­res de los fa­mo­sos Cen­di, pues a la fe­cha no le han pa­ga­do al per­so­nal, y tam­po­co han fir­ma­do con­ve­nio con el go­bierno, al igual que las que for­man par­te de la Se­cre­ta­ría de Desa­rro­llo So­cial.

Es­to tie­ne “vo­lan­do” a cien­tos de in­fan­tes que son cui­da­dos en es­tas ins­tan­cias, por­que al ce­rrar­se es­te apo­yo, mu­chas ma­dres se la ve­rán ne­gras, ya que mu­chas no ten­drán a don­de lle­var a sus hi­jos.»»»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.