OTRA FRAU­DES MO­DA­LI­DAD DE EN TUXTLA

Las es­ta­fas por pa­ga­rés o pa­que­ta­zos son una de mu­chas for­mas de en­ga­ñar a las per­so­nas y, por lo re­gu­lar, sin em­plear la vio­len­cia

El Heraldo de Chiapas - - Policía - ULI­SES LÓ­PEZ

Apa­sos pre­su­ro­sos, la jo­ven sa­lió de una za­pa­te­ría y se di­ri­gía a to­mar un co­lec­ti­vo so­bre la 3ª Po­nien­te, lle­va­ba una mo­chi­la en la es­pal­da y en am­bas ma­nos dos bol­sas con pa­res de za­pa­tos nue­vos, pe­ro en un san­tia­mén fue es­ta­fa­da y to­das sus per­te­nen­cias no las vol­vió a ver.

A las 15:00 ho­ras, Bea­triz “N”, de 25 años de edad, sa­lió de la za­pa­te­ría don­de ha­bía com­pra­do dos pa­res de za­pa­tos y se dis­po­nía a abor­dar un co­lec­ti­vo pa­ra di­ri­gir­se a su vi­vien­da, pues más tar­de iría a su tra­ba­jo.

A unos me­tros de la 3ª Po­nien­te y Ave­ni­da Cen­tral, ob­ser­vó a una se­ño­ra y a un su­je­to le­ve­men­te in­cli­na­do, le­van­tan­do de la ar­dien­te ban­que­ta un pa­pel.

Am­bos se que­da­ron vién­do­lo y es­to atra­jo la aten­ción de Bea­triz a quien de­tu­vie­ron y le co­men­za­ron a ha­cer con­ver­sa­ción.

-Oye, po­drías ayu­dar­nos a cam­biar es­te pa­ga­ré, es de 15 mil pe­sos y la ver­dad no­so­tros no sa­be­mos có­mo ha­cer es­te co­bro en el ban­co, si nos echas la mano te da­mos una par­te-, co­men­tó una mu­jer de com­ple­xión ro­bus­ta, piel cla­ra y sin ce­jas.

A un cos­ta­do de es­ta da­ma es­ta­ba su acom­pa­ñan­te, un in­di­vi­duo, de 30 años apro­xi­ma­da­men­te, de com­ple­xión ro­bus­ta, es­ta­tu­ra me­dia­na y con ac­ti­tud ama­ne­ra­da.

Tras en­vol­ver en su dis­cur­so a su víc­ti­ma, Bea­triz acep­tó y to­mó el pa­ga­ré pa­ra ir a co­brar­lo en un co­no­ci­do ban­co si­tua­do en la es­qui­na de la 3ª Po­nien­te y Ave­ni­da Cen­tral.

-Mu­chas gra­cias por ayu­dar­nos, pe­ro creo que tie­nes que de­jar­nos tu mo­chi­la y las bol­sas que es­tas car­gan­do, en cuan­to co­bres ese pa­ga­ré te en­tre­ga­mos tus per­te­nen­cias y no­so­tros te va­mos a dar una par­te de lo co­bra­do, así co­mo lo acor­da­mos-, di­jo la mu­jer.

Al ver que am­bas per­so­nas te­nían se­gu­ri­dad en sus pa­la­bras, la chi­ca sin­tió con­fian­za y les en­tre­gó sus co­sas.

En­se­gui­da, la mu­cha­cha se di­ri­gió al ban­co pa­ra cam­biar el pa­ga­ré al por­ta­dor y así co­brar esa su­ma de di­ne­ro; sin em­bar­go, uno de los ca­je­ros le di­jo que ese pa­ga­ré no te­nía va­li­dez y se re­ti­ra­ra del ban­co, pues ha­bía más per­so­nas que aten­der.

Desesperad­a, Bea­triz se to­mó de los pe­los y de su gar­gan­ta ema­nó un grito, es­ta­ba exas­pe­ra­da y pi­dió el apo­yo de los cuer­pos po­li­cia­cos.

A los po­cos mi­nu­tos los efec­ti­vos se presentaro­n y tra­ta­ron de con­tro­lar a Bea­triz, pa­ra in­te­rro­gar­la y po­der dar con es­tas per­so­nas.

En­tre lá­gri­mas, la jo­ven ya­cía en una

pa­ra­do­ja, no po­día hi­lar bien sus ideas y por ra­tos caía en con­tra­dic­cio­nes, los uni­for­maos, dos ob­tu­vie­ron al­gu­nos da­tos pe­ro na­da re­le­van­te. No obs­tan­te, al­gu­nas per­so­nas que pre­sen­cia­ron el he­cho se acer­ca­ron a las chi­ca fuer­zas ha­bía del or­den si­do es­ta­fa­da. y les ma­ni­fes­ta­ron que la

“Las es­ta­fas son una de mu­chas for­mas de en­ga­ñar a las per­so­nas, bien pue­de ser me­dian­te un pa­ga­ré o un fa­mo­so ‘pa­que­ta­zo’, el mal­he­chor tie­ne que te­ner ver­bo pa­ra con­des­car­te­mos ven­cer a su pre­sa, ade­más no des­car­te­mos la ava­ri­cia por par­te de él o la afec­ta­da (o)”, co­men­tó Ri­go Gómez “N”, ele­men­to mo­to­rii­dad za­do de la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca y Tránsito Mu­ni­ci­pal.

Y es que, es­tas me­di­das que em­plean los aman­tes de lo ajeno es pa­ra evi­tar a to­da cos­ta la vio­len­cia y lla­mar la aten­ción, así que tra­tan de ma­ni­pu­lar a su víc­ti­ma, co­na­ne­ra ria fun­dir­la en­tre­gue y ori­llar­la sus per­te­nen­cias. a que de ma­ne­ra vo­lun­ta

Un ca­so si­mi­lar fue el que ocu­rrió el pa­ría sa­do 21 de mar­zo cuan­do Ma­ria "N", de 60 años, acu­dió al ban­co Ban­co­mer ubi­ca­do en pla­za Las Pal­mas, don­de re­ti­ró cua­tro mil pe­sos en efec­ti­vo y des­pués sa­lió del lu­gar ca­mi­nan­do con di­rec­ción al po­nien­te

Sin em­bar­go, so­bre el bulevar Ángel Al­ve­ni­da bino Cor­zo, es­qui­na con la ave­ni­da Pen­sil una mu­jer y un hom­bre le to­ca­ron la es­pal­da y le in­di­ca­ron que se le ha­bía a caí­do un pa­pa­ño­le­ta ñue­lo con bi­lle­tes.

su­pues­to Ma­ría se di­ne­ro; de­tu­vo sin y to­mó em­bar­go, la pa­re­ja le la pa­no­le­ta con el ra­do pi­dió ci­bi­do. del que Así ban­co en­tre­ga­ra que, a cam­bio Ma­ría el di­ne­ro de ac­ce­dia pe­ro al lo que ha­bía re­tio q des­en­re­dar el pañuelo se per­ca­tó que la haes­to bían en­ga­ña­do, pues el su­pues­to di­ne­ro se tra­ta­ba de pu­ros re­cor­tes de pa­pel y en­ci­ma iba cu­bier­to por un bi­lle­te de 500 pe­sos.

Al dar­se cuen­ta de es­ta si­tua­ción, la víc­ti­ma ora­cio­nes ti­ma so­li­ci­tó ayu­da a las cor­po­ra­cio­nes cia­cas, las cua­les arri­ba­ron mi­nu­tos des­pués y to­ma­ron co­no­ci­mien­to.

ULI­SES LÓ­PEZ

Los de­frau­da­do­res son ca­da vez más as­tu­tos y es­cu­rri­di­zos./

Las mo­da­li­da­des de es­ta cla­se de en­ga­ños son pla­nea­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.