LA SE­MA­NA PO­LÍ­TI­CA

El Heraldo de Chiapas - - Analisis - Romeo Or­te­ga Ló­pez mail: or­te­ga­[email protected]

El In­dí­ge­nas rec­tor en SCLC de la UNACH visitó al Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes 60 mil pe­sos co­bran en To­quián y Pa­ven­cul a fa­mi­lias des­pla­za­das que pre­ten­dan re­gre­sar Au­to­ri­za Ayun­ta­mien­to de Tuxtla reha­bi­li­tar el

em­bo­ve­da­do del Río San Roque

El Lic. Plá­ci­do Mo­ra­les Váz­quez se va a los cuer­nos de la

luna; lo nom­bran ti­tu­lar del TFCA

SI­GUEN LOS MI­GRAN­TES CAU­SAN­DO DESTROSOS EN EL INM- Mi­gran­tes afri­ca­nos del Con­go, An­go­la, Ca­me­rún y de otros paí­ses des­tro­za­ron par­te de las Ofi­ci­nas de Ins­ti­tu­to de Mi­gra­ción si­glo XXI, ubi­ca­do en Ta­pa­chu­la, ai­ra­dos por la fal­ta de aten­ción en sus ges­tio­nes pues lo que pre­ten­den es que se les otor­gue al­gún do­cu­men­to con el que pue­dan via­jar li­bre­men­te por el país. Los fun­cio­na­rios del

INM ex­pli­ca­ron que las ofi­ci­nas es­tán sa­tu­ra­das y por es­to no pue­den dar la aten­ción de­bi­da, pe­ro al­guien les con­tra­di­ce di­cién­do­les que esa sa­tu­ra­ción no exis­te, su­pues­to que ca­da día sa­len seis ca­mio­nes re­ple­tos de mi­gran­tes de­por­ta­dos, el bor­lo­te ini­ció cuan­do una mi­gran­te a pun­to de ser li­be­ra­da vio a un fa­mi­liar en las afue­ras del edi­fi­cio y co­rrió ha­cia él pa­ra sa­lu­dar­lo, pe­ro fue in­ter­cep­ta­da por los guar­dias, lo que hi­zo que los mi­gran­tes que es­ta­ban afue­ra se en­fu­re­cie­ran y co­men­za­ron a ti­rar pie­dras des­tru­yen­do cris­ta­les de lo que se con­si­de­ra la ins­ti­tu­ción mi­gra­to­ria más mo­der­na de amé­ri­ca la­ti­na. Es­tos pro­ble­mas se es­tán re­pi­tien­do de ma­ne­ra cons­tan­te por la ma­la aten­ción que re­ci­ben quie­nes so­li­ci­tan ayu­da. Por lo pron­to las ac­ti­vi­da­des del INM es­tán sus­pen­di­das por 60 días y aho­ra los trá­mi­tes se rea­li­zan en Ta­lis­mán y Ciu­dad Hidalgo. El con­flic­to re­gis­tra­do en las co­mu­ni­da­des de Pa­ven­cul y To­quián de la zo­na al­ta de Ta­pa­chu­la con­ti­núa des­bor­dán­do­se con in­for­ma­cio­nes con­tra­dic­to­rias, pues las au­to­ri­da­des ejida­les co­men­tan que la cal­ma a re­tor­na­do en am­bos po­bla­dos; los gru­pos que fue­ron des­pla­za­dos ase­gu­ran que la des­es­ta­bi­li­za­ción con­ti­núa así co­mo las ame­na­zas pro­ve­nien­tes de los co­mi­sa­ria­dos ejida­les que tie­nen in­tere­ses muy con­cre­tos en la zo­na, por eso no tie­nen in­con­ve­nien­te en ter­gi­ver­sar y dar in­for­ma­cio­nes que ca­re­cen de ve­ra­ci­dad… en el ca­so ya in­ter­vino la Se­cre­ta­ría de Pro­tec­ción Civil pa­ra otor­gar ali­men­tos y re­fu­gio en al­ber­gues a los des­pla­za­dos, aun­que és­tos han pre­fe­ri­do en la ca­sa de al­gún fa­mi­liar. Tal pa­re­ce que las au­to­ri­da­des ejida­les han he­cho

pre­va­le­cer sus men­ti­ras. Re­cuér­de­se que se lle­gó al gra­do de in­cen­diar va­rias vi­vien­das y automóvile­s, pe­ro el col­mo de es­te con­flic­to es que aho­ra los que su­pues­ta­men­te man­dan, que son las ins­tan­cias ejida­les, exi­gen la can­ti­dad de 60 mil pe­sos a las per­so­nas que quie­ran re­tor­nar al lu­gar del que ar­bi­tra­ria­men­te fue­ron des­alo­ja­das… no hay du­da de que quien de­be­ría in­ter­ve­nir con de­ci­sión es la au­to­ri­dad mu­ni­ci­pal que pre­si­de Óscar Gu­rria Pe­na­gos, pe­ro es­te se­ñor pa­re­ce es­tar dor­mi­do o iner­te de tal ma­ne­ra que no se da cuen­ta del caos que se su­fre tan­to en To­quián co­mo en Pa­ven­cul. Oja­lá y no quie­ra in­ter­ve­nir cuan­do es­to es­té con­ver­ti­do en So­do­ma y Go­mo­rra. LAS PA­LA­BRAS DE MAR­CE­LO SE LAS LLE­VA EL VIEN­TO.- El rec­tor de la

UNACH Car­los F. Na­ta­rén Nan­da­ya­pa reali­zó una vi­si­ta a las ins­ta­la­cio­nes del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes In­dí­ge­nas con se­de en San Cris­tó­bal de Las Ca­sas, ahí de­par­tió con los in­ves­ti­ga­do­res que for­man par­te de es­ta uni­dad aca­dé­mi­ca pa­ra lue­go re­unir­se con el di­rec­tor Jor­ge

Ignacio An­gu­lo Ba­rre­do. La UNI­CACH es­tá de plano in­vo­lu­cra­da en los te­mas in­dí­ge­nas y sus apor­ta­cio­nes han te­ni­do re­per­cu­sión na­cio­nal, en es­te as­pec­to la sen­si­bi­li­dad del rec­tor es evi­den­te por­que sa­be bien que el in­di­ge­nis­mo es una ma­te­ria de la que to­da­vía no se ex­traen los ple­nos co­no­ci­mien­tos es­ta cul­tu­ra que en Chia­pas tie­ne un acer­vo mo­nu­men­tal… El fla­man­te Pre­si­den­te de la Jun­ta de Coor­di­na­ción Po­lí­ti­ca del Con­gre­so del Es­ta­do, Mar­ce­lo To­le­do Cruz, no qui­so en­trar en be­ren­je­na­les y de­ci­dió de­jar en paz a los co­rrup­tos que ju­ró perseguir, aho­ra to­do se le va en so­po­rí­fe­ras de­cla­ra­cio­nes pa­ra dar cuen­ta de una se­rie de te­mas que al fi­nal se con­vier­ten en pa­la­bre­río sin for­ma ni fon­do, por ejem­plo cuan­do di­ce “se con­ti­nua­rá con la re­cons­truc­ción de las ins­ti­tu­cio­nes ba­jo los prin­ci­pios de aus­te­ri­dad, ho­nes­ti­dad, ren­di­ción de cuen­tas e in­te­gri­dad po­lí­ti­ca”. ¿Qué qui­so de­cir con es­to?

Na­da, ab­so­lu­ta­men­te na­da, son pa­la­bras que de­fi­ni­ti­va­men­te se las lle­va el vien­to… ya se au­to­ri­zó la reha­bi­li­ta­ción del em­bo­ve­da­do de río San Roque cuan­do fue tra­ta­do el ca­so en una se­sión de ca­bil­do que pre­si­dió el pre­si­den­te mu­ni­ci­pal

Car­los Mo­ra­les Váz­quez. Véa­se có­mo se tra­ta de una obra ocul­ta que le da­rá un ines­ti­ma­ble ser­vi­cio a la ciu­dad ca­pi­tal y a sus ha­bi­tan­tes, que es lo que en ver­dad so­bre­sa­le en la obra de in­fra­es­truc­tu­ra mu­ni­ci­pal, que sin ser obra sun­tua­ria sí abar­ca en su uti­li­dad más que cual­quie­ra de ellas, es­to sin ol­vi­dar la pa­vi­men­ta­ción y los dre­nes flu­via­les en aque­llas co­lo­nias que ya em­pe­za­ron a de­jar de pa­de­cer las an­gus­tias de las inun­da­cio­nes de las ca­lles que se cu­bren de lo­do y fan­go en épo­cas de llu­vias… du­ran­te la ce­re­mo­nia de clau­su­ra de di­plo­ma­dos de la fa­cul­tad de Cien­cias Hu­ma­nas y So­cia­les de la UNI­CACH, el rec­tor Ro­dol­fo Cal­vo Fon­se­ca ase­gu­ró que, ade­más de ofre­cer edu­ca­ción su­pe­rior de ca­li­dad, es­ta uni­ver­si­dad cuen­ta con una im­por­tan­te ofer­ta edu­ca­ti­va con­ti­nua, lo que ofre­ce la pro­fe­sio­na­li­za­ción per­ma­nen­te de los es­tu­dian­tes… fue­ron 83 los gra­dua­dos en Psi­co­lo­gía y Desa­rro­llo Hu­mano de los que se ti­tu­la­ron 65. La ce­re­mo­nia efec­tua­da en el tea­tro uni­ver­si­ta­rio fue es­ce­na­rio pa­ra que los es­tu­dian­tes re­ci­bie­ran su cons­tan­cia y ac­tas de exá­me­nes de las li­cen­cia­tu­ras en Psi­co­lo­gía y Desa­rro­llo Hu­mano, que con­clu­ye­ron los di­plo­ma­dos en acom­pa­ña­mien­to e in­ter­ven­ción en ta­na­to­lo­gía, di­rec­ción es­tra­té­gi­ca del ca­pi­tal hu­mano, Psi­co­lo­gía In­fan­til y Ado­le­cen­te; Edu­ca­ción Es­pe­cial y Dis­ca­pa­ci­dad… Cal­vo Fon­se­ca se mos­tró muy com­pla­ci­do de es­te acon­te­ci­mien­to aca­dé­mi­co que en­tra­ña el for­ta­le­ci­mien­to y la iden­ti­dad con los egre­sa­dos. DE LIMONERO A DI­RI­GEN­TE DE PAR­TI­DO PO­LÍ­TI­CO.- To­do era cues­tión de tiem­po. Una fi­gu­ra po­lí­ti­ca e in­te­lec­tual co­mo la del li­cen­cia­do Plá­ci­do Mo­ra­les Váz­quez no po­día que­dar fue­ra de una ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca que, co­mo la de AMLO, es­tá trans­for­man­do a gran­des pa­sos a Mé­xi­co. Mo­ra­les Váz­quez aca­ba de ser de­sig­na­do Ma­gis­tra­do Pre­si­den­te del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Con­ci­lia­ción y Ar­bi­tra­je, un car­go de pri­me­rí­si­ma im­por­tan­cia que des­de aho­ra lo pro­yec­ta a otras al­tu­ras en el de­cur­so de la po­lí­ti­ca chia­pa­ne­ca, don­de tam­bién to­do es cues­tión de tiem­po… don Plá­ci­do Mo­ra­les tie­ne una im­pre­sio­nan­te tra­yec­to­ria po­lí­ti­ca que ini­cio en sus mo­ce­da­des con el go­bierno del Dr. Ma­nuel Ve­las­co Suá­rez, cuan­do fue de­sig­na­do Di­rec­tor del

Tra­ba­jo a Ni­vel Es­ta­tal y ahí dio prue­bas de su es­pí­ri­tu con­ci­lia­dor y de su ta­len­to in­dis­cu­ti­ble. Re­ci­bió esa ofi­ci­na pla­ga­da de in­fi­ni­dad de pro­ble­mas la­bo­ra­les y em­pla­za­mien­tos a huel­gas, los que aten­dió sin lí­mi­te de tiem­po pa­ra que al fi­nal nin­gu­na huel­ga es­ta­lla­ra y to­do se re­sol­vie­ra a tra­vés de la con­ci­lia­ción. Aho­ra va­mos a es­tar aten­tos a su desem­pe­ño co­mo ma­gis­tra­do pre­si­den­te de es­te tri­bu­nal fe­de­ral, en el que se da por des­con­ta­do su éxi­to co­mo fun­cio­na­rio y ju­ris­ta de al­ta ta­lla… es cier­to el pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor le guar­da gran es­ti­ma­ción al igual que lo ha­ce el se­na­dor Ri­car­do Mon­real, con quien fue de­le­ga­do de la SE­DE­SOL en su go­bierno de Za­ca­te­cas. Fe­li­ci­da­des al des­ta­ca­do chia­pa­ne­co al es­ca­lar una po­si­ción de vi­tal im­por­tan­cia… los ciu­da­da­nos es­tán muy aler­tas so­li­ci­tan­do al Se­na­do de

la Re­pú­bli­ca que se man­ten­ga el ac­tual ho­ra­rio y ya no cam­bie en ve­rano y en in­vierno co­mo lo de­jó ins­ti­tui­do el fa­mo­so bar­bón Die­go Fer­nán­dez de Ce­ba­llos. Sin em­bar­go, pa­ra de­silu­sión de los me­xi­ca­nos, el ho­ra­rio de ve­rano con­ti­nua­rá, y hoy do­min­go hay que ade­lan­tar una ho­ra al re­loj. Ana­li­zan­do a fon­do en na­da ayu­da a na­die di­cho ho­ra­rio, que lo úni­co que ha­ce es al­te­rar los ci­clos dis­tin­tos del or­ga­nis­mo hu­mano. Di­je­ron que la prin­ci­pal ra­zón pa­ra im­po­ner­lo era el aho­rro de di­ne­ro en el gas­to de ener­gía eléc­tri­ca, pe­ro es­te aho­rro na­die lo vio y me­nos se su­po a quién be­ne­fi­cio. Es­pe­ra­mos que es­ta vez la voz de los me­xi­ca­nos sea es­cu­cha­da por los se­na­do­res que re­pre­sen­tan la

4T, pe­ro al pa­re­cer el se­na­dor Mon­real ac­tuó con oí­dos de mer­ca­der… Aquel

Enoc Her­nán­dez Cruz, hom­bre fuer­te del go­bierno de Ve­las­co Coe­llo, co­men­ta que du­ran­te un buen tiem­po en ese pe­rio­do, se de­di­có co­mo pre­si­den­te del Co­mi­té Téc­ni­co Na­cio­nal de Li­món Per­sa; se­gún lo afir­ma la pres­ti­gia­da re­vis­ta “Diá­lo­gos del

Sur”, se mue­ve co­mo agri­cul­tor del cí­tri­co en los mu­ni­ci­pios del nor­te de Chia­pas, Os­tua­cán, Su­nua­pa, Juá­rez, Pi­chu­cal­co, Ix­ta­co­mi­tán, y Re­for­ma, zo­na no só­lo de las ac­ti­vi­da­des po­lí­ti­cas del se­na­dor

Ra­mí­rez Agui­lar sino del nar­co­trá­fi­co, y es voz can­ta­da que Her­nán­dez Cruz es un in­con­di­cio­nal, se­mi­es­cla­vo, del ci­ta­do le­gis­la­dor. Co­men­tan que es­tos mu­ni­ci­pios cons­ti­tu­yen las pla­zas que ya se dispu­tan lí­de­res del cri­men or­ga­ni­za­do, las cua­les pe­ne­tra­ron al par­ti­do ver­de y al lla­ma­do Mo­ver a Chia­pas, re­gen­tea­do por Her­nán­dez Cruz, que de limonero pa­so a ser po­lí­ti­co, fun­da­dor y di­ri­gen­te de par­ti­dos que hi­zo una for­tu­na en és­tas y otras ac­ti­vi­da­des… por cier­to ya es un he­cho la li­cen­cia in­de­fi­ni­da que so­li­ci­tó

Eduar­do Zen­teno Nú­ñez co­mo dipu­tado lo­cal por el dis­tri­to de Si­mo­jo­vel. No te­nía por qué ha­cer­lo, pe­ro se­gu­ra­men­te no re­sis­tió las mi­ra­das re­cri­mi­na­to­rias que dia­ria­men­te se po­sa­ban en él y que con elo­cuen­te si­len­cio le ha­cían impu­tacio­nes tan ver­gon­zo­sas que ha­rían caer de su ca­ba­llo al bár­ba­ro Ati­la. Di­cen que es­to es el prin­ci­pio del fin.

Fa­lle­ció la dis­tin­gui­da da­ma Ana Lui­sa

Do­mín­guez Bal­boa, her­ma­na de nues­tro

en­tra­ña­ble ami­go Ju­lio Do­mín­guez Bal­boa, hom­bre de rec­ti­tud, pro­fe­sio­nal ju­ris­ta e in­te­lec­tual de al­tos vue­los, le ex­pre­sa­mos nues­tra pro­fun­da so­li­da­ri­dad por tan in­faus­to acon­te­ci­mien­to… es to­do aquí en la Se­ma­na Po­lí­ti­ca la co­lum­na de obli­ga­da lec­tu­ra do­mi­ni­cal sin ol­vi­dar que El Re­creo de los Ja­ba­líes es el lu­gar don­de el tiem­po trans­cu­rre sin en­ve­je­cer a na­die por ser el san­tua­rio de la bohe­mia y plá­ti­ca ex­qui­si­ta.

“Se con­ti­nua­rá

con la re­cons­truc­ción de las ins­ti­tu­cio­nes ba­jo los prin­ci­pios de aus­te­ri­dad, ho­nes­ti­dad, ren­di­ción de cuen­tas e in­te­gri­dad po­lí­ti­ca”. ¿Qué qui­so de­cir con es­to? Na­da, ab­so­lu­ta­men­te na­da, son pa­la­bras que de­fi­ni­ti­va­men­te se las lle­va el vien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.