In­dí­ge­nas, agen­tes de pas­to­ral

El Heraldo de Chiapas - - Análisis - Fe­li­pe Ariz­men­di

Coor­di­né un

en­cuen­tro la­ti­noa­me­ri­cano de 47 agen­tes de pas­to­ral na­ti­vos de pue­blos ori­gi­na­rios, to­dos pro­ce­den­tes de di­fe­ren­tes cul­tu­ras in­dí­ge­nas, en La­ta­cun­ga, Ecua­dor, del 1 al 6 de abril. Eran se­gla­res, re­li­gio­sas, diá­co­nos y sa­cer­do­tes de Ar­gen­ti­na, Chi­le, Bra­sil, Pa­ra­guay, Bo­li­via, Pe­rú, Ecua­dor, Co­lom­bia, Pa­na­má, Cos­ta Ri­ca, Ni­ca­ra­gua, Gua­te­ma­la y Mé­xi­co.

Só­lo fal­ta­ron de El Sal­va­dor y Hon­du­ras, don­de me di­je­ron sus Con­fe­ren­cias Epis­co­pa­les que no tie­nen bien or­ga­ni­za­da es­ta pas­to­ral. De Ve­ne­zue­la iban a par­ti­ci­par dos, pe­ro lo im­pi­die­ron tra­bas mi­gra­to­rias a la ho­ra de abor­dar el avión en Ca­ra­cas. El en­cuen­tro fue pro­mo­vi­do por el De­par­ta­men­to de Cultura y Edu­ca­ción del CELAM, del que soy miem­bro. Su ob­je­ti­vo fue com­par­tir la reali­dad de los pue­blos ori­gi­na­rios la­ti­noa­me­ri­ca­nos, dis­cer­nir cri­te­rios a la luz del Ma­gis­te­rio uni­ver­sal y la­ti­noa­me­ri­cano, y ha­cer pro­pues­tas pas­to­ra­les, pa­ra for­ta­le­cer el pro­ce­so ha­cia una Igle­sia con ros­tro au­tóc­tono.

Al com­par­tir las reali­da­des que vi­ven, en­tre otras mu­chas co­sas, di­je­ron: “Los paí­ses se de­cla­ran mul­ti­ét­ni­cos y plu­ri­cul­tu­ra­les, pe­ro no lo po­nen en prác­ti­ca. Con­trol de la na­ta­li­dad de una ma­ne­ra obli­ga­da (es­te­ri­li­za­ción for­za­da). La pér­di­da de iden­ti­dad de nues­tros jó­ve­nes. Se es­tán per­dien­do el idio­ma, el tra­je y los va­lo­res ét­ni­cos. El mal uso de las nuevas tec­no­lo­gías. Co­mo con­se­cuen­cia de las mi­gra­cio­nes a la ciu­dad, sur­gen adic­cio­nes (al­cohol, dro­ga), es­pe­cial­men­te en los jó­ve­nes, pros­ti­tu­ción, em­ba­ra­zos pre­co­ces, re­la­ti­vis­mo, etc. Des­pla­za­mien­to de las co­mu­ni­da­des, por la vio­len­cia y el nar­co­trá­fi­co. Per­se­cu­ción y cri­mi­na­li­za­ción de los lí­de­res que es­tán de­fen­dien­do la ma­dre tie­rra; unos han si­do ase­si­na­dos y otros han si­do en­car­ce­la­dos in­jus­ta­men­te. Los pro­gra­mas de asis­ten­cia so­cial que im­par­te el go­bierno crean de­pen­den­cia; es una ma­ne­ra de com­prar al pue­blo. En tiem­po de elec­cio­nes, los po­lí­ti­cos se apro­ve­chan de la po­bre­za de la gen­te y la ma­ni­pu­lan; di­vi­den a la co­mu­ni­dad. La vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar. La mu­jer su­fre dis­cri­mi­na­ción, por ser mu­jer, po­bre e indígena. En al­gu­nas re­gio­nes la mu­jer va dan­do su voz y su pre­sen­cia. El sis­te­ma de fa­mi­lias ex­ten­sas, muy pro­pio de es­tas co­mu­ni­da­des, es­tá cam­bian­do. Se ha res­ca­ta­do la me­di­ci­na tra­di­cio­nal.

Ex­plo­ta­cio­nes mi­ne­ras, agro­tó­xi­cos, agro ne­go­cios que traen des­fo­res­ta­ción, con­ta­mi­na­ción a los te­rri­to­rios co­mu­ni­ta­rios y aten­tan con­tra el buen vi­vir de los pue­blos in­dí­ge­nas. Afec­tan al te­rri­to­rio, tor­nán­do­lo im­pro­duc­ti­vo. La fal­ta de ac­ce­so al agua y con­ta­mi­na­ción de la mis­ma. La po­bre­za es ca­da vez más no­to­ria, por las po­lí­ti­cas neo­li­be­ra­les que se lle­van ade­lan­te des­de el Es­ta­do”. PENSAR

Mu­chos tex­tos del Ma­gis­te­rio, tan­to pon­ti­fi­cio co­mo la­ti­noa­me­ri­cano, alien­tan es­ta pas­to­ral. Los he re­co­gi­do en un li­bri­to, edi­ta­do tan­to por nues­tra Con­fe­ren­cia Epis­co­pal co­mo por el CELAM, ti­tu­la­do Pue­blos ori­gi­na­rios y Ma­gis­te­rio ecle­sial.

Hay mu­chí­si­mas in­ter­ven­cio­nes de San Pío X, San Juan Pa­blo II, de Be­ne­dic­to XVI y Fran­cis­co. Por ejem­plo, és­te di­jo en Puer­to Mal­do­na­do, Pe­rú: “Ayu­den a sus obis­pos, ayu­den a sus mi­sio­ne­ros y mi­sio­ne­ras, pa­ra que se ha­gan uno con us­te­des, y de esa ma­ne­ra dia­lo­gan­do en­tre to­dos, pue­dan plas­mar una Igle­sia con ros­tro ama­zó­ni­co y una Igle­sia con ros­tro indígena” (19-I-2018). AC­TUAR Trans­cri­bo lo que pi­die­ron: “Que en los se­mi­na­rios y en las ca­sas de for­ma­ción re­li­gio­sa no se les ro­be su iden­ti­dad. Va­lo­rar las vo­ca­cio­nes in­dí­ge­nas, des­de la cos­mo­vi­sión y es­pi­ri­tua­li­dad de los pue­blos. Es­tar con el pue­blo y acom­pa­ñar su pro­ce­so de re­fle­xión teo­ló­gi­ca. El acom­pa­ña­mien­to en sus lu­chas so­cia­les, sobre to­do en la de­fen­sa de sus de­re­chos, cultura, te­rri­to­rio. Obis­po Emé­ri­to de San Cris­to­bal de las Ca­sas.

Si no im­por­ta­mos ga­so­li­nas y dié­sel, al me­nos ten­dre­mos que im­por­tar pe­tró­leo cru­do li­ge­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.