La Ter­ce­ra Sa­la

“To­do hom­bre que tie­ne po­der se in­cli­na a abu­sar del mis­mo”. Mon­tes­quieu, fi­ló­so­fo y ju­ris­ta fran­cés (1689-1755).

El Heraldo de Chiapas - - Análisis - Jor­ge Ga­vi­ño Dipu­tado lo­cal del PRD en la Cdmx @Jor­gega­vino

El pa­sa­do

4 de abril, el se­na­dor Ri­car­do Mon­real, pre­sen­tó una ini­cia­ti­va pa­ra re­for­mar di­ver­sas dis­po­si­cio­nes de la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca y así crear una Ter­ce­ra Sa­la de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción (SCJN), es­pe­cia­li­za­da en an­ti­co­rrup­ción.

Alo lar­go de su ex­ten­sa cam­pa­ña, el C. Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca di­jo en va­rios dis­cur­sos: “Al triun­fo de nues­tro mo­vi­mien­to, va­mos a de­jar la Cons­ti­tu­ción co­mo es­ta­ba, co­mo la es­cri­bie­ron los cons­ti­tu­yen­tes en 1917”.

Por eso no de­jan de sor­pren­der ini­cia­ti­vas co­mo la que se pro­po­ne, don­de se re­for­man sie­te ar­tícu­los de la Cons­ti­tu­ción pa­ra ale­jar­la to­da­vía más de aque­lla que se es­cri­bió ha­ce 102 años.

Y es que el bur­do aten­ta­do que se plan­tea lle­var a ca­bo en con­tra del es­pí­ri­tu de nues­tra nor­ma fun­da­men­tal es bas­tan­te evi­den­te: En una afron­ta di­rec­ta a la di­vi­sión de po­de­res, se pre­ten­de to­mar el con­trol del Po­der Ju­di­cial pa­ra eli­mi­nar cual­quier con­tra­pe­so a los pro­yec­tos y ac­cio­nes del Le­gis­la­ti­vo y el Eje­cu­ti­vo.

Con la crea­ción de la nue­va Sa­la que pro­po­ne Mo­re­na, se nom­bra­ría a cin­co nue­vos mi­nis­tros de la SCJN. Ya vi­mos al­go si­mi­lar en el la­men­ta­ble ca­so de las ter­nas pa­ra la Co­mi­sión Re­gu­la­do­ra de Ener­gía, ca­sual­men­te el mis­mo pro­ce­so es el que apli­ca pa­ra la se­lec­ción de mi­nis­tros a la Su­pre­ma Cor­te.

No exis­te en­ton­ces nin­gu­na ga­ran­tía pa­ra su­po­ner que, en es­te ca­so, el Eje­cu­ti­vo en­via­rá ter­nas com­pues­tas por can­di­da­tos con la in­de­pen­den­cia par­ti­dis­ta ne­ce­sa­ria y tan im­por­tan­te pa­ra man­te­ner el equi­li­brio que exis­te ac­tual­men­te en la Cor­te.

Ade­más, en un ex­tra­ño ata­que a la po­lí­ti­ca de aus­te­ri­dad fran­cis­ca­na o re­pu­bli­ca­na, pa­sa­ría­mos a te­ner 16 mi­nis­tros, cuan­do ya en 1994 se re­du­jo el nú­me­ro de los mis­mos de 26 a los 11 que te­ne­mos hoy en día.

No es es­tar en con­tra del com­ba­te a la co­rrup­ción, es de­fen­der la so­be­ra­nía de los tres Po­de­res. La pro­pia se­cre­ta­ria de Go­ber­na­ción, ex mi­nis­tra de la Cor­te, Ol­ga Sánchez Cor­de­ro, es­tá de acuer­do en es­te sen­ti­do: una Sa­la An­ti­co­rrup­ción es ab­so­lu­ta­men­te in­ne­ce­sa­ria.

Lo que es ne­ce­sa­rio, es que los que in­te­gran al Le­gis­la­ti­vo fe­de­ral se to­men en se­rio su tra­ba­jo y ha­gan lo que man­da­ta la Cons­ti­tu­ción: la de­sig­na­ción de los ma­gis­tra­dos es­pe­cia­li­za­dos en la Sa­la Ad­mi­nis­tra­ti­va en ma­te­ria an­ti­co­rrup­ción que nun­ca se han nom­bra­do, que se creó con un Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción que aún no ha si­do in­te­gra­do.

Es­ta es­tra­te­gia de am­pliar las cor­tes, no es nue­va. Ya la ma­te­ria­li­zó Hu­go Chá­vez en Venezuela en el 2004, in­cre­men­tan­do de 20 a 32 el nú­me­ro de ma­gis­tra­dos del Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia de Venezuela.

Co­mo lo di­jo el di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Ju­rí­di­cas de la UNAM, Pe­dro Salazar: “Es­te es un te­ma muy de­li­ca­do que po­dría com­pro­me­ter la na­tu­ra­le­za del Es­ta­do me­xi­cano, co­mo un Es­ta­do Cons­ti­tu­cio­nal de De­re­cho”.

El Po­der Ju­di­cial de­be ser­vir co­mo una vál­vu­la de ga­ran­tía del es­ta­do cons­ti­tu­cio­nal en es­te país, por eso es im­por­tan­te de­fen­der su au­to­no­mía.

Es­ta es­tra­te­gia de am­pliar las cor­tes, no es nue­va. Ya la ma­te­ria­li­zó Hu­go Chá­vez en Venezuela en el 2004, in­cre­men­tan­do de 20 a 32 el nú­me­ro de ma­gis­tra­dos del Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia de Venezuela. Co­mo lo di­jo el di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Ju­rí­di­cas de la UNAM, Pe­dro Salazar: “Es­te es un te­ma muy de­li­ca­do que po­dría com­pro­me­ter la na­tu­ra­le­za del Es­ta­do me­xi­cano, co­mo un Es­ta­do Cons­ti­tu­cio­nal de De­re­cho”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.