La ley en el mun­do vir­tual

El Heraldo de Chiapas - - Análisis - Da­nia Ra­vel Con­se­je­ra elec­to­ral del INE

Ha­ce al­gu­nas se­ma­nas Mark Zuc­ker­berg, Di­rec­tor de Fa­ce­book, pu­bli­có a tra­vés de es­te por­tal y en dia­rios de EEUU, In­gla­te­rra, Fran­cia y Ale­ma­nia Cua­tro ideas pa­ra re­gu­lar el in­ter­net, re­fle­xión so­bre el uso e in­fluen­cia de las re­des so­cia­les en el con­tex­to po­lí­ti­co y so­bre la res­pon­sa­bi­li­dad com­par­ti­da en­tre go­bier­nos, au­to­ri­da­des elec­to­ra­les y di­rec­ti­vos de re­des so­cia­les. En el tex­to se abor­dan cua­tro te­mas: con­te­ni­do per­ju­di­cial, in­te­gri­dad de elec­cio­nes, pri­va­ci­dad y por­ta­bi­li­dad de da­tos, los cua­les se han con­ver­ti­do en tó­pi­cos fun­da­men­ta­les pa­ra en­ten­der có­mo se cons­tru­yen las cam­pa­ñas elec­to­ra­les en la ac­tua­li­dad, y más aún, las nue­vas di­ná­mi­cas que su­po­ne el uso de re­des so­cia­les en el ejer­ci­cio y res­pe­to de los de­re­chos in­di­vi­dua­les.

El uso de nue­vas pla­ta­for­mas, apli­ca­cio­nes li­ga­das a in­ter­net y a dis­po­si­ti­vos mó­vi­les es un cam­po am­plia­men­te dis­cu­ti­do por las au­to­ri­da­des, en Fran­cia, se ha adop­ta­do una po­lí­ti­ca que pre­ten­de de­te­ner y san­cio­nar a quie­nes di­fun­dan in­for­ma­ción fal­sa (fa­ke news) en el mar­co de un pro­ce­so elec­to­ral. El año pa­sa­do, la Asam­blea Na­cio­nal fran­ce­sa apro­bó pro­pues­tas de ley que per­mi­ti­rán que par­ti­dos y can­di­da­tos re­cu­rran a ins­tan­cias ju­ris­dic­cio­na­les pa­ra fre­nar la di­fu­sión de “in­for­ma­ción fal­sa” du­ran­te los tres me­ses pre­vios a la jor­na­da elec­to­ral. Den­tro de la nor­ma­ti­va fran­ce­sa no se usa el tér­mino “fal­sa in­for­ma­ción” sino “ma­ni­pu­la­ción de la in­for­ma­ción”, pues­to que so­lo exis­ten san­cio­nes en ca­so de que la di­fu­sión de tal in­for­ma­ción ten­ga co­mo ob­je­ti­vo al­te­rar los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes.

En Mé­xi­co las au­to­ri­da­des elec­to­ra­les des­de ha­ce tiem­po he­mos en­fren­ta­do los re­tos que sig­ni­fi­can el ano­ni­ma­to y la in­me­dia­tez del In­ter­net y el so­cial me­dia en el ám­bi­to po­lí­ti­co-elec­to­ral, en tan­to im­pli­can un obs­tácu­lo pa­ra ini­ciar una in­ves­ti­ga­ción, iden­ti­fi­car al su­je­to que con­tra­ven­ga al­gu­na dis­po­si­ción o bien, im­pe­dir la di­fu­sión de in­for­ma­ción fal­sa. En 2009 pre­sen­cia­mos un ca­so que pu­so en evi­den­cia las com­ple­ji­da­des del uso de re­des so­cia­les en la are­na elec­to­ral: se di­fun­dió en Youtu­be un vi­deo ti­tu­la­do “Yo

te vi ro­ban­do”, con­tra el Go­ber­na­dor de Ve­ra­cruz, por lo que és­te pre­sen­tó una que­ja, an­te el en­ton­ces IFE, en con­tra de un gru­po de­no­mi­na­do Ac­ción Ju­ve­nil Ve­ra­cruz 2009, pre­sun­ta­men­te li­ga­do a un par­ti­do po­lí­ti­co opo­si­tor. El otro­ra IFE de­cla­ró in­fun­da­da la de­nun­cia ya que, a pe­sar de las di­li­gen­cias per­ti­nen­tes, no fue po­si­ble re­la­cio­nar di­cho vi­deo con nin­guno de los su­je­tos de­nun­cia­dos. Pos­te­rior­men­te, la Sa­la Su­pe­rior del TEPJF de­ter­mi­nó que re­sul­ta­ba su­ma­men­te di­fí­cil la ad­ju­di­ca­ción del vi­deo a los de­nun­cia­dos o a al­gún otro su­je­to, de­bi­do a la na­tu­ra­le­za del por­tal, da­do que no se es­ta­ble­ce nin­gu­na me­di­da de ve­ri­fi­ca­ción de iden­ti­dad.

Gra­cias al ano­ni­ma­to que fa­ci­li­tan las re­des so­cia­les, tam­bién se re­pro­du­cen dis­cur­sos de odio que fo­men­tan la dis­cri­mi­na­ción y vio­len­cia en con­tra de gru­pos en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad. De acuer­do con el in­for­me Vio­len­cia Po­lí­ti­ca a tra­vés de las Tec­no­lo­gías con­tra las Mu­je­res en Mé­xi­co, du­ran­te el pa­sa­do pro­ce­so elec­to­ral, de ma­yo a ju­lio de 2018, las re­des so­cia­les en don­de las can­di­da­tas su­frie­ron ma­yo­res agre­sio­nes fue­ron: Fa­ce­book (52 por cien­to) y Twit­ter (39 por cien­to). En Fa­ce­book, por ejem­plo, el 39 por cien­to de las agre­sio­nes fue­ron ex­pre­sio­nes dis­cri­mi­na­to­rias; ame­na­zas, des­pres­ti­gio y su­plan­ta­ción de iden­ti­dad ocu­pa­ron el 17 por cien­to ca­da una, mien­tras que la di­fu­sión de imá­ge­nes ín­ti­mas o in­for­ma­ción per­so­nal re­pre­sen­tó 5 por cien­to en ca­da ca­so. El 52 por cien­to de las agre­sio­nes ha­cia las can­di­da­tas pro­vino de un des­co­no­ci­do.

Su­ma­do al ano­ni­ma­to, la ra­pi­dez con la que se pro­pa­ga in­for­ma­ción fa­vo­re­ce la di­fu­sión de da­tos fal­sos, sien­do per­ju­di­cial pa­ra la de­mo­cra­cia, ya que pue­den afec­tar el re­sul­ta­do de una con­tien­da elec­to­ral. En es­te sen­ti­do, la pro­pues­ta del INE en los pa­sa­dos co­mi­cios es­tu­vo en­fo­ca­da en con­tra­rres­tar las fa­ke news con in­for­ma­ción opor­tu­na, ve­rí­di­ca y con­fia­ble. Con el fin de pro­mo­ver la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na du­ran­te las elec­cio­nes, brin­dar he­rra­mien­tas a la ciu­da­da­nía pa­ra com­ba­tir el con­te­ni­do de ba­ja ca­li­dad en la red y ejer­cer de ma­ne­ra in­for­ma­da su de­re­cho a vo­tar, el año pa­sa­do se fir­ma­ron con­ve­nios con las prin­ci­pa­les pla­ta­for­mas en nues­tro país: Fa­ce­book, Twit­ter y Google. Tan­to Twit­ter co­mo Fa­ce­book im­par­tie­ron ta­lle­res pa­ra un manejo más efec­ti­vo de los si­tios web, co­la­bo­ra­ron en la trans­mi­sión de los de­ba­tes a tra­vés de sus pla­ta­for­mas y com­par­tie­ron a usua­rios bue­nas prác­ti­cas en el uso de re­des so­cia­les.

Los cri­te­rios emi­ti­dos por la au­to­ri­dad ju­ris­dic­cio­nal, in­clui­dos los re­la­ti­vos a pro­pa­gan­da elec­to­ral y fis­ca­li­za­ción, han evo­lu­cio­na­do pa­ra res­pon­der a las ca­rac­te­rís­ti­cas del so­cial me­dia, con­vir­tién­do­se en un in­su­mo fun­da­men­tal al abor­dar los ca­sos que se nos pre­sen­tan. De es­ta for­ma, los desafíos que las re­des so­cia­les re­pre­sen­tan son un te­ma que no de­be­mos de­jar de ex­plo­rar y ana­li­zar pa­ra tra­zar una le­gis­la­ción que res­pe­te el de­re­cho fun­da­men­tal a la li­ber­tad de ex­pre­sión.

Gra­cias

al ano­ni­ma­to que fa­ci­li­tan las re­des so­cia­les, tam­bién se re­pro­du­cen dis­cur­sos de odio que fo­men­tan la dis­cri­mi­na­ción y vio­len­cia con­tra de gru­pos vul­ne­ra­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.