Fuer­tes in­cen­dios

Chia­pas re­gre­sa a la vi­da

El Heraldo de Chiapas - - Analisis - Ir­ma Ra­mí­rez Mo­li­na JA­QUE CON DA­MA Co­rreo: ra­mi­re­zir­[email protected]­mail.com Fa­ce­book: ir­ma­ra­mi­rez.mx Twit­ter: @ir­ma­ja­que

pú­bli­ca es­ta semana bus­can­do más re­cur­sos, di­ne­ro fres­co pa­ra se­guir lu­chan­do con­tra tan­tos in­cen­dios fo­res­ta­les que se han pre­sen­ta­do en la en­ti­dad.

La­men­ta­ble­men­te, pa­re­ce que la en­ti­dad es­tá ar­dien­do, por el nú­me­ro tan gran­de de in­cen­dios ac­ti­vos en la en­ti­dad, pro­vo­can­do en­tre otras co­sas, al­tas tem­pe­ra­tu­ras y al­tos ni­ve­les de ig­no­ran­cia ciu­da­da­na com­bi­na­das con al­tos ni­ve­les de irres­pon­sa­bi­li­dad con el fu­tu­ro.

El go­bierno del es­ta­do ha­ce ac­cio­nes pa­ra bus­car con­tra­rres­tar es­te pro­ble­ma, ayu­dan­do qui­zá en la re­fo­res­ta­ción que tanta fal­ta le ha­rá a la en­ti­dad, por las de­ce­nas de hec­tá­reas que se han si­nies­tra­do en los úl­ti­mos días.

Así da ini­cio el pro­gra­ma, di­ría de ma­ne­ra ur­gen­te “Sem­bran­do Vi­da”, que de lo­grar­se el ob­je­ti­vo se es­ta­ría lo­gran­do la re­fo­res­ta­ción de 200 mil hec­tá­reas en to­da la en­ti­dad, ade­más de ayu­dar a 80 mil per­so­nas con el tra­ba­jo que es­to ge­ne­re.

De­fi­ni­ti­va­men­te, ur­ge con­tra­rres­tar es­tos in­cen­dios por­que es­tán aca­ban­do con la bio­di­ver­si­dad de Chia­pas, pe­ro ade­más se de­be­ría san­cio­nar con to­do el pe­so de la ley a to­do aquel que re­sul­te res­pon­sa­ble de la pér­di­da de no só­lo ar­bo­la­do adul­to, sino ani­ma­les, ade­más de las ho­ra-hom­bre que se em­plea.

La­men­ta­ble­men­te, pa­re­ce que la gen­te aún no ha­ce con­cien­cia de los da­ños que oca­sio­nan es­tos in­cen­dios, por­que es­tá cam­bian­do el cli­ma, e in­clu­so es­ta vez, más de un po­bla­do ha es­ta­do en ver­da­de­ro pe­li­gro, al gra­do de eva­cuar a los ha­bi­tan­tes, al me­nos por unas ho­ras.

Por eso, es tra­ba­jo de to­dos, po­der sa­car ade­lan­te a la en­ti­dad y evi­tar que se si­gan pre­sen­tan­do más in­cen­dios, por­que aquí vi­vi­mos, no hay otro Chia­pas con que reemplazar.

4T: LOS MIS­MOS SÍM­BO­LOS

Andrés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor pa­só de ser el sím­bo­lo de un go­bierno de iz­quier­da, al pro­fe­sor de his­to­ria re-edi­tor de las verdades a mo­do que me­jor le con­ven­gan a su

dis­cur­so: aun­que ten­ga una ma­sa­cre a cues­tas en Ve­ra­cruz, pa­re­ce que im­por­ta más un re­la­to del pri­mer Se­cre­ta­rio de Ma­ri­na y su lla­ma­mien­to a “la bue­na con­duc­ta” de los fu­tu­ros ca­de­tes mi­li­ta­res.

Son los mis­mos sím­bo­los a los que hoy la Cuar­ta Trans­for­ma­ción es­tá rin­dien­do ho­no­res; por ejem­plo, a la for­ta­le­za ins­ti­tu­cio­nal que re­pre­sen­tan las fuer­zas ar­ma­das, so­bre la que también des­can­sa su le­gi­ti­mi­dad de go­bierno y a la que man­tie­ne con­ten­tos con sus ac­tos de in­sig­nias, con­de­co­ra­cio­nes y as­cen­sos.

Esos mis­mos sím­bo­los que, du­ran­te el pe­rio­do neo­li­be­ral, le rin­die­ron ho­no­res, aplau­sos, sal­vas de ho­nor e him­nos en­to­na­dos con ban­de­ras a to­da as­ta; aun­que, la fuer­za ins­ti­tu­cio­nal de un país es­tá en sus or­ga­ni­za­cio­nes pues­tas en la ley, que si un cam­bio de ré­gi­men debe re-in­ven­tar son las for­mas de man­te­ner el es­ta­tus y dar­le lus­tre a lo bueno que tie­ne el país.

Pa­ra ser ho­nes­tos: es más evi­den­te la fal­ta de in­te­li­gen­cia, de ideas, de pro­fun­do cam­bio, de vo­lun­tad, de un rum­bo ins­ti­tu­cio­nal cla­ro, cer­te­ro, mo­der­ni­za­dor, de avan­za­da, fu­tu­ris­ta in­clu­so.

La Cuar­ta Trans­for­ma­ción es­tá bus­can­do en la his­to­ria de Mé­xi­co, aque­llas tres pa­ra­das an­te­rio­res que re­pre­sen­ta la for­ma­ción con­tem­po­rá­nea co­mo na­ción, lo que le sea útil pa­ra re­con­fi­gu­rar un cam­bio ac­tual al que no le en­cuen­tran el mo­do, el hi­lo con­duc­tor, ni for­ma ni ma­ne­ra.

Y en­ton­ces el re-edi­tor de la his­to­ria, vuel­ve a con­tar los epi­so­dios con una piz­ca de so­ber­bia: en­gran­de­ce a sus fi­gu­ras, de­plo­ra los ad­ver­sa­rios de sus hé­roes, les da lus­tre, los pre­sen­ta co­mo al­go no­ve­do­so, lo di­ce en voz de pro­fe­ta y sur­ge una nue­va eta­pa no co­no­ci­da con­ta­da por el pri­mer na­rra­dor del país.

Ello, a pe­sar de que enero-mar­zo es el pri­mer tri­mes­tre más pe­li­gro­so de Mé­xi­co en tiem­pos ya de la re­ge­ne­ra­ción na­cio­nal; pe­ro eso no im­por­ta, es se­gun­do tér­mino, por­que el cuen­to lo es­tá con­tan­do el fa­bu­lis­ta pre­fe­ri­do, ele­gi­do por una hor­da ac­ti­va en re­des a la que hay que te­mer.

BA­SE DE DA­TOS…En Chia­pas, te­ne­mos de to­do, aho­ra con­ta­mos con un go­ber­na­dor de los me­jo­res ca­li­fi­ca­dos en el país, Ru­ti­lio Es­can­dón, y también uno de los peo­res al­cal­des, el de Tuxtla Gutiérrez, Car­los Mo­ra­les; va­ya con­tras­te.***

Los ex­per­tos di­cen que 2019 se pa­re­ce a 1998, el año de re­fe­ren­cia in­me­dia­ta cuan­do más hec­tá­reas se que­ma­ron en Chia­pas.

Un año que han es­pe­ra­do los cli­ma­tó­lo­gos pa­ra de­cir que es con­se­cuen­cia del cam­bio drás­ti­co en las tem­pe­ra­tu­ras a ni­vel glo­bal, aun­que lo cier­to es que hoy, las ins­tan­cias de Pro­tec­ción Ci­vil, es­tán des­ar­ti­cu­la­das, des­fon­da­das, sin con­duc­ción pro­fe­sio­nal, con mu­cha im­pro­vi­sa­ción, con téc­ni­cos y ex­per­tos elec­to­ra­les a los que se les debe el triun­fo de 2018, pe­ro sin una piz­ca de co­no­ci­mien­to del go­bierno.***

El go­ber­na­dor Ru­ti­lio Es­can­dón, sa­be que apa­ci­guar a los maes­tros de la Coor­di­na­do­ra Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res de la Edu­ca­ción con 300 mi­llo­nes de pe­sos, le abre un gran agujero a la es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca in­ter­na, por­que las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les van a su­bir­le de tono a sus exi­gen­cias y de­trás de ellos, vie­nen el sec­tor sa­lud y los re­fe­ren­tes ma­gis­te­ria­les más ra­di­ca­les que siem­pre quie­ren más, pe­ro hay que re­co­no­cer que cum­plió su pa­la­bra de li­qui­dar­les.***

La re­pre­sen­ta­ción fe­de­ral de la cuar­ta trans­for­ma­ción en Chia­pas, que en­ca­be­za y li­de­ra José An­to­nio Agui­lar Cas­ti­lle­jos, pri­me­ro tie­ne que apa­ci­guar los áni­mos in­ter­nos, el des­bor­da­do ím­pe­tu de quie­nes se pre­su­men obli­ga­dos a es­tar en las fi­las del go­bierno de AMLO, quie­nes se adue­ñan mo­ral­men­te de una de­pen­den­cia y quie­nes, so­ber­bios, quie­ren ser só­lo ellos, quie­nes to­men las de­ci­sio­nes, no la ad­mi­nis­tra­ción es­ta­tal.***

Los ex­per­tos di­cen que 2019 se pa­re­ce a 1998, el año de re­fe­ren­cia in­me­dia­ta cuan­do más hec­tá­reas se que­ma­ron en Chia­pas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.