Las pri­sio­nes en Chia­pas

El Heraldo de Chiapas - - Local - Romeo Or­te­ga Ló­pez TE­MA Y VOZ

Si de ver­dad se quie­re pre­ser­var y de­fen­der la vio­la­ción a los De­re­chos Hu­ma­nos en Chia­pas, hay que co­men­zar por erra­di­car es­tas vio­la­cio­nes de las cár­ce­les des­ti­na­das a re­cluir a con­vic­tos y a pre­sun­tos de­lin­cuen­tes que es­pe­ran el fa­llo de los de­li­tos de que se les acu­sa con­fi­na­dos, en ver­da­de­ras er­gás­tu­las que, en la vie­ja Roma eran cel­das in­fa­mes pa­ra en­ce­rrar a los es­cla­vos.

Co­mo par­te del Diag­nós­ti­co Na­cio­nal de Su­per­vi­sión Pe­ni­ten­cia­ria 2018, los re­pre­sen­tan­tes de la Co­mi­sión Na­cio­nal de De­re­chos Hu­ma­nos (CNDH) en­con­tra­ron en las dis­tin­tas pri­sio­nes que aquí exis­ten: ha­ci­na­mien­tos, so­bre­po­bla­ción, ex­tor­sio­nes, ro­bo, au­to­go­bierno, in­su­fi­cien­te per­so­nal de se­gu­ri­dad y cus­to­dia, así co­mo de­fi­cien­cia en los ser­vi­cios de sa­lud y en la aten­ción que se pres­ta a los que for­man gru­pos vul­ne­ra­bles.

Los lla­ma­dos cen­tros de Re­in­ser­ción pa­ra la Rea­dap­ta­ción So­cial, no son tal por las gran­des fa­llas que exis­ten a fal­ta de una ver­da­de­ra po­lí­ti­ca en la que im­pe­re el de­re­cho pe­ni­ten­cia­rio, no ha exis­ti­do un so­lo in­di­vi­duo que, con el ca­rác­ter de director del Sis­te­ma de Eje­cu­ción de San­cio­nes, ha­ya te­ni­do co­no­ci­mien­tos del De­re­cho Pe­ni­ten­cia­rio ya que, a su jui­cio, só­lo se tra­ta de ha­ci­nar a pre­sun­tos de­lin­cuen­tes en las cel­das mal lla­ma­das de Rea­dap­ta­ción So­cial.

Con la ve­nia de es­tos fun­cio­na­rios, se co­me­ten ex­ce­sos y abu­sos que se con­vier­ten

en sis­te­má­ti­cas vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos, cuan­do al en­car­ce­la­do se le de­ja a su suer­te, a mer­ced de la ar­bi­tra­rie­dad de gru­pos de in­di­vi­duos bien or­ga­ni­za­dos en cuan­to a au­to­ri­dad y man­do que, a pe­sar de ser pri­sio­ne­ros, ac­túan co­mo si fue­ran due­ños o ca­pa­ta­ces de las pri­sio­nes.

Lo que en­con­tra­ron los su­per­vi­so­res de la CNDH, son prác­ti­cas que se vie­nen dan­do de tiem­po in­me­mo­rial, pa­ra dar­le ini­cua to­le­ran­cia a la ex­tor­ción. Por ejem­plo, el lla­ma­do au­to­go­bierno no es más que la ex­tor­sión a los nue­vos in­ter­nos con can­ti­da­des que fluc­túan en­tre los 50 y los 80 mil pe­sos los que tie­nen que pa­gar pa­ra evi­tar ser san­cio­na­dos, gol­pea­dos o en­via­dos al aseo de cel­das y sa­ni­ta­rios, la­bor que tie­ne que ha­cer to­dos los días. Hay pre­sos tan po­bres, que les es tan im­po­si­ble con­se­guir esa can­ti­dad, por lo que no les que­da más que ate­ner­se a las in­fa­mes re­pre­sio­nes. La ma­yor par­te pa­ga la cuo­ta im­pues­ta pa­ra evi­tar ser so­me­ti­do a in­dig­nas ac­ti­vi­da­des que des­tro­zan la dig­ni­dad hu­ma­na.

Los pre­sos o ca­pa­ta­ces ex­tor­sio­na­do­res se con­du­cen con to­tal im­pu­ni­dad, ya que la au­to­ri­dad con fa­cul­ta­des de in­ter­ve­nir y po­ner fin a es­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes ale­vo­sas, no ha­cen el me­nor in­ten­to pa­ra ex­ter­mi­nar­las por­que se di­ce con ra­zón que par­ti­ci­pan del mon­to de la ex­tor­ción que les de­ja buen di­ne­ro pro­ve­nien­te de la ile­ga­li­dad. Es­tos ac­tos tan de­ni­gran­tes co­mo in­fa­mes, cons­ti­tu­yen ver­da­de­ras vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos de los in­ter­nos que, al pe­ne­trar a la pri­sión, pa­re­ce que en­tra­ran a un lu­gar fue­ra de la ley don­de ni el ho­nor ni la vi­da me­re­cen el me­nor res­pe­to.

La Co­mi­sión res­pec­ti­va del Con­gre­so del es­ta­do, debe de lla­mar al res­pon­sa­ble de la Eje­cu­ción de las San­cio­nes Pe­na­les y del com­por­ta­mien­to de los in­ter­nos den­tro del pe­nal pa­ra frenar es­tos abu­sos que pa­re­cen ser cos­tum­bres arrai­ga­das por el tiem­po que lle­van prac­ti­cán­do­se, si a to­do es­to agre­ga­mos la de­fi­cien­cia en los ser­vi­cios mé­di­cos, en la ali­men­ta­ción y en otros as­pec­tos tan im­por­tan­tes pa­ra la vi­ven­cia dig­na, nos en­con­tra­re­mos con que, en las pri­sio­nes los de­re­chos hu­ma­nos só­lo son una mas­ca­ra­da que só­lo exis­ten co­mo me­ra re­fe­ren­cia.

A las pri­sio­nes en Chia­pas la Co­mi­sión Na­cio­nal de De­re­chos Hu­ma­nos les otor­gó una ca­li­fi­ca­ción de 6.44 al Centro de Re­in­ser­ción de­no­mi­na­do “El Ama­te” y de 5.54 al de Ta­pa­chu­la. En es­tric­ta me­di­ción, es­tos cen­tros de Chia­pas es­tán re­pro­ba­dos, pre­ci­sa­men­te por­que el fun­cio­na­rio en­car­ga­do de la apli­ca­ción de la po­lí­ti­ca pe­ni­ten­cia­ria es un ce­ro a la iz­quier­da cu­ya ig­no­ran­cia es ma­ni­fies­ta y se­gu­ra­men­te se sos­tie­ne ahí por el trá­fi­co de in­fluen­cias o por las com­po­nen­das in­su­pe­ra­bles.

Es la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral de Go­bierno la que aho­ra, en el se­xe­nio del cam­bio, de­be­ría ha­cer una lim­pia de es­tas de­fi­cien­cias y así lo­grar que Chia­pas ca­li­fi­que con sol­ven­cia en su po­lí­ti­ca pe­ni­ten­cia­ria. La ex­pe­rien­cia y sen­si­bi­li­dad del li­cen­cia­do Ismael Bri­to, pue­den ha­cer­lo por­que a los in­ter­nos de los pe­na­les también se le go­bier­na y se les res­pe­ta en sus de­re­chos hu­ma­nos.

CO­LO­FÓN.- Tre­ce in­cen­dios fo­res­ta­les sus­ci­ta­dos, prin­ci­pal­men­te en el área de la Frai­les­ca, han con­su­mi­do más de mil hec­tá­reas que se tra­tan de con­tro­lar y apa­gar por me­dio de dos he­li­cóp­te­ros cis­ter­na de la Se­cre­ta­ría de Ma­ri­na y uno de Pro­tec­ción Ci­vil. Las re­gio­nes más afec­ta­das son: La Con­cor­dia, Vi­lla­flo­res, Mon­te­cris­to, Be­ju­cal de Ocam­po, San Cris­tó­bal, así co­mo las re­ser­vas de la biós­fe­ra de La Se­pul­tu­ra y La En­cru­ci­ja­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.