La deu­da de la Unach

La deu­da cuan­tio­sa que man­tie­ne

El Heraldo de Chiapas - - Local - Romeo Or­te­ga Ló­pez TE­MA Y VOZ

Así re­ci­bió el rec­tor, con es­ta can­ti­dad, la ad­mi­nis­tra­ción uni­ver­si­ta­ria; lo que sig­ni­fi­ca que ese adeu­do en vez de de­cre­cer, au­men­ta de ma­ne­ra ines­cru­pu­lo­sa. Las ad­mi­nis­tra­cio­nes an­te­rio­res, al re­fe­rir­se a la deu­da, lo hi­cie­ron de una ma­ne­ra con­fu­sa ya que ja­más ha­bla­ron del ver­da­de­ro mon­to y me­nos de su de­cre­ci­mien­to. Des­de la épo­ca del rec­tor Gar­cía Sán­chez se ma­ti­za y se ex­po­ne a mo­do la deu­da uni­ver­si­ta­ria que pa­re­ce ser in­so­lu­ble por su per­ti­naz au­men­to.

Es el rec­tor Na­ta­rén Nan­da­ya­pa el que aho­ra ha­bla con su­ma cla­ri­dad, pa­ra dar a co­no­cer lo que real­men­te se adeu­da y que, has­ta aho­ra, no en­cuen­tra la puer­ta de sa­li­da por la le­ni­dad co­mo ac­tua­ron al­gu­nos rec­to­res con­ce­dien­do a los res­pec­ti­vos sin­di­ca­tos de la ins­ti­tu­ción, con­ce­sio­nes que no de­bie­ron dar­se y que han gra­vi­ta­do so­bre el au­men­to del adeu­do.

El rec­tor di­jo que el año pa­sa­do ce­rra­mos con es­te adeu­do, por eso aho­ra se tra­ba­ja en un plan de aus­te­ri­dad que de­be ser com­pren­di­do y apo­ya­do por la co­mu­ni­dad uni­ver­si­ta­ria ya que se tra­ta de un pro­ble­ma que ame­ri­ta pron­ta y efec­ti­va so­lu­ción. Con

una deu­da de es­te gro­sor que va en au­men­to, no se pue­de ha­blar de la so­bre­vi­ven­cia de­co­ro­sa de la uni­ver­si­dad por­que se tra­ta de un se­ve­ro obs­tácu­lo con el que pue­de tro­pe­zar y caer.

Los in­gre­sos de la Unach pro­vie­nen del sub­si­dio de 76 por cien­to que le otor­ga la fe­de­ra­ción y el 24 por cien­to que pro­por­cio­na el go­bierno es­ta­tal. Los in­gre­sos pro­pios de la ins­ti­tu­ción no tie­nen el pe­so su­fi­cien­te pa­ra con­si­de­rar­los idó­neos en el afian­za­mien­to pre­su­pues­tal ya que se re­quie­ren otras apor­ta­cio­nes que se de­ben ges­tio­nar y bus­car con afán, en el in­ten­to de sa­lir de la cri­sis.

La deu­da de la uni­ver­si­dad se fue acre­cen­tan­do des­de la épo­ca del rec­tor Fe­de­ri­co Sa­la­zar, cuan­do por los ba­jos sa­la­rios que per­ci­bía el per­so­nal aca­dé­mi­co se op­tó por­que la ad­mi­nis­tra­ción ab­sor­bie­ra el im­pues­to so­bre la ren­ta que la uni­ver­si­dad nun­ca en­te­ró a las au­to­ri­da­des ha­cen­da­rias fe­de­ra­les y es­ta­ta­les. Los maes­tros de­ja­ron de pa­gar ese im­pues­to obli­ga­to­rio que co­rre­ría a car­go de la uni­ver­si­dad y es­ta, a su vez, nun­ca lo pa­gó co­mo se com­pro­me­tió ha­cer­lo y así el adeu­do fue en au­men­to to­dos los años pa­ra crear lo que se ha lla­ma­do deu­da his­tó­ri­ca. Pa­re­ce ser que fue en el go­bierno del li­cen­cia­do Pa­tro­ci­nio Gon­zá­lez Ga­rri­do cuan­do se ter­mi­nó con la cos­tum­bre de que la uni­ver­si­dad ab­sor­bie­ra el im­pues­to so­bre la ren­ta, por­que en ese en­ton­ces los maes­tros ya per­ci­bían bue­nos sa­la­rios y po­dían pa­gar sus im­pues­tos sin con­ver­tir­se en car­ga gra­vo­sa pa­ra la Unach.

El nue­vo rec­tor es un hom­bre de bien que lle­ga dis­pues­to al sa­nea­mien­to de la uni­ver­si­dad en los ór­de­nes financiero, aca­dé­mi­co y de in­ves­ti­ga­ción, lo que pue­de lo­grar da­da su me­ticu­losa pre­pa­ra­ción y su vo­ca­ción de ser­vi­cio, don­de en­tran en jue­go la hon­ra­dez, la ap­ti­tud ad­mi­nis­tra­ti­va y el afán de cum­plir una mi­sión de su­yo di­fí­cil que persisten en el seno uni­ver­si­ta­rio.

Sí, la aus­te­ri­dad es uno de los sig­nos po­si­ti­vos que to­da la co­mu­ni­dad uni­ver­si­ta­ria de­be alen­tar pa­ra su­pe­rar la cri­sis. El rec­tor ha ha­bla­do con fran­que­za, con ho­nes­ti­dad, por­que sa­be que ya no es po­si­ble ma­ti­zar es­ta pro­ble­má­ti­ca que se con­vier­te en en­ga­ño pa­ra la uni­ver­si­dad, sus es­tu­dian­tes, sus ca­te­drá­ti­cos y to­do lo que ten­ga que ver con la su­pera­ción de su en­torno, emi­nen­te­men­te so­cial.

El in­te­rés por man­te­ner a la van­guar­dia el pres­ti­gio de la uni­ver­si­dad, es res­pon­sa­bi­li­dad que a to­dos ata­ñe y na­die pue­de es­qui­var. En esa con­fian­za el rec­tor Na­ta­rén quie­re afian­zar el ho­ri­zon­te lu­mi­no­so de la Unach y no se du­da que lo al­can­za­ra por su in­de­cli­na­ble em­pe­ño. To­dos de­ben con­cu­rrir pa­ra ha­cer su­ya es­ta cau­sa, por­que el in­te­rés de la uni­ver­si­dad es­tá por en­ci­ma de cual­quier otro.

CO­LO­FÓN.- El go­ber­na­dor Ru­ti­lio Es­can­dón en­ca­be­zó en Co­mi­tán el ho­me­na­je al hé­roe de la pa­la­bra li­bre don Be­li­sa­rio Do­mín­guez, al cum­plir­se el 156 aniver­sa­rio de su na­ta­li­cio. El man­da­ta­rio ex­pre­só que el le­ga­do del mé­di­co y po­lí­ti­co es una ins­pi­ra­ción en es­ta 4T de la vi­da pú­bli­ca del país y de Chia­pas, pa­ra res­pon­der a las ex­pec­ta­ti­vas del pue­blo, con la su­ma de es­fuer­zos, con­tra la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad. Se co­lo­ca­ron ofren­das flo­ra­les an­te la efi­gie del ex­se­na­dor chia­pa­ne­co que mu­rió en de­fen­sa de la ver­dad y de las ins­ti­tu­cio­nes.

la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Chia­pas da pá­bu­lo pa­ra ha­blar de una cri­sis fi­nan­cie­ra, tal co­mo fue plan­tea­do por el rec­tor Car­los F. Na­ta­rén Nan­da­ya­pa quien, con to­da cla­ri­dad, di­jo que ese adeu­do lle­ga a más de dos mil 300 mi­llo­nes de pe­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.