“DON QUI­JO­TE DE LA MAN­CHA”...

El Heraldo de Chiapas - - Gossip - RICARDO CUÉ­LLAR VA­LEN­CIA

La ci­ta alu­de, por pri­me­ra vez en la li­te­ra­tu­ra de len­gua cas­te­lla­na o es­pa­ño­la, a la li­ber­tad del lec­tor...

…pue­des de­cir de la his­to­ria to­do lo que te pa­re­cie­re, sin te­mor que te ca­lum­nien por el mal ni te pre­mien por el bien que di­je­res de ella. Mi­guel de Cer­van­tes, Pró­lo­go.

La ci­ta alu­de, por pri­me­ra vez en la li­te­ra­tu­ra de len­gua cas­te­lla­na o es­pa­ño­la, a la li­ber­tad del lec­tor, al lec­tor que es­tá crean­do Mi­guel de Cer­van­tes, an­tes en­ce­rra­do en los adoc­tri­na­mien­tos ideo­ló­gi­cos. Pun­to.

Mi­guel de Cer­van­tes fue no só­lo el fun­da­dor de la no­ve­la mo­der­na, tam­bién fue un poe­ta so­bre­sa­lien­te en ver­so y pro­sa. Co­no­cía las téc­ni­cas de la es­cri­tu­ra poé­ti­ca pro­pias de la ri­ca tra­di­ción des­de el poe­ma del Cid. Do­mi­na­ba el ver­so cul­to y el po­pu­lar. Su úni­co li­bro de poe­sía pu­bli­ca­do lo en­tre­gó a la im­pren­ta dos años an­tes de mo­rir (1616): “Via­je del Par­na­so” (1614). El lar­go poe­ma, en su con­jun­to, tra­ta de la poe­sía y los poe­tas de su épo­ca. Es se­ve­ro, no ha­ce con­ce­sio­nes de nin­gún ti­po. A los char­la­ta­nes no los de­ja más que en su lu­gar. Des­de la poe­sía cri­ti­ca la poe­sía. Evi­den­cia a los poe­tas­tros, esos am­pa­ra­dos en los pues­tos pú­bli­cos, las fa­mi­lias no­bles y el po­der de la Cor­te His­pá­ni­ca. Tra­ta en es­pe­cial la en­vi­dia, cán­cer real, del cual fue una víc­ti­ma an­sia­da por esos im­pos­to­res y fal­sa­rios, en va­rios sen­ti­dos, des­de lo ideo­ló­gi­co (ideas re­tar­da­ta­rias), con­cep­tual (teo­rías en desuso), así co­mo el re­cur­so a me­tá­fo­ras críp­ti­cas, em­ble­má­ti­cas des­de las cua­les ci­fra per­so­na­jes y si­tua­cio­nes, re­cur­so obli­ga­do, ur­gi­do, pues el so­ca­rrón de don Mi­guel te­nía al fren­te de sus na­ri­ces los in­qui­si­do­res. El “Via­je del Par­na­so” ape­nas en el si­glo XX ha me­re­ci­do se­rios y jo­cun­dos es­tu­dios en to­dos los con­ti­nen­tes. Siem­pre es­ca­sos, es ver­dad.

Pe­ro el re­co­no­ci­mien­to me­du­lar a Mi­guel de Cer­van­tes ha si­do el de na­rra­dor. El “Qui­jo­te” des­de el “Pró­lo­go” a la Pri­me­ra par­te y los “Poe­mas pre­li­mi­na­res” es ya una nue­va pro­pues­ta. Rom­pe con los tra­di­cio­na­les en tan­to que de­ja atrás, con sol­ven­cia y de­ci­si­va crí­ti­ca, los elo­gios, so­ne­tos y epi­gra­mas y las pre­ten­di­das ci­tas y re­fe­ren­cias eru­di­tas. Ape­nas ha co­men­za­do el di­cho pró­lo­go, apa­re­ce un diá­lo­go con un ami­go y el pro­pio es­cri­tor con­ver­ti­do en per­so­na­je; aquel preo­cu­pa­do al ver­lo “in­de­ci­so” de có­mo es­cri­bir el tex­to que no sa­be có­mo con­ti­nuar le su­gie­re ideas, en­tre ellas, que no re­cu­rra a so­li­ci­tar poe­mas elo­gia­do­res de otros, co­mo se es­ti­la­ba. El na­rra­dor de­ci­de es­cri­bir el mis­mo los poe­mas, muy di­fe­ren­tes a los de Lo­pe de Va­ga que se in­ven­ta­ba elo­gios de otros es­cri­tos por el mis­mo. Aho­ra, se tra­ta de per­so­na­jes li­te­ra­rios de obras de otros que co­men­tan con hu­mor las ma­ne­ras de ser de sus pro­pios per­so­na­jes, es­pe­cial­men­te a Don Qui­jo­te. Vea­mos los tí­tu­los: “Al li­bro de Don Qui­jo­te de la Man­cha, Ur­gan­da la des­co­no­ci­da” (Ur­gan­da era la ma­ga pro­tec­to­ra de Ama­dís de Gau­la); “Ama­dís de Gau­la a Don Qui­jo­te de la Man­cha” (Ama­dís es el pro­ta­go­nis­ta más fa­mo­so de los li­bros de ca­ba­lle­rías es­pa­ñol de Gar­cí Ro­drí­guez de Mon­tal­vo, pu­bli­ca­do en 1496); “Don Be­lia­nís de Gra­cia a Don Qui­jo­te de la Man­cha” (Be­lia­nís pro­ta­go­nis­ta de la “His­to­ria de Be­lia­nís de Gre­cia”, es­cri­to por Je­ró­ni­mo Fer­nán­dez); “La se­ño­ra Oria­na a Dul­ci­nea de To­bo­so”; “Gan­da­lín, es­cu­de­ro de Ama­dís de Gau­la, a San­cho Pan­za, es­cu­de­ro de Don Qui­jo­te”; “Del do­no­so, poe­ta en­tre­ve­ra­do, a San­cho Pan­za y Ro­ci­nan­te, (el do­no­so es un poe­ta que es­cri­be poe­mas don­de mez­cla co­sas di­ver­sas, co­mo Ga­briel Lo­bo Las­so de la Ve­ga, ami­go de Cer­van­tes, quien pu­do ser su co­la­bo­ra­dor, se di­ce); “Or­lan­do Fu­rio­so a Don Qui­jo­te de la Man­cha”; “El ca­ba­lle­ro del Fe­bo a Don Qui­jo­te de la Man­cha”, (Fe­bo es el per­so­na­je del “Es­pe­jo de prín­ci­pes y ca­ba­lle­ros” (1555) de Die­go Or­tú­ñez de Ca­laho­rra); “Don So­lis­dán a Don Qui­jo­te de la Man­cha”; y “Diá­lo­go en­tre Ba­bie­ca y Ro­ci­nan­te”. En ta­les Poe­mas pre­li­mi­na­res se tra­ta de un se­lec­to con­jun­to de mí­ti­cos hé­roes ca­ba­lle­res­cos, quie­nes ce­le­bran el li­bro y hon­ran a los pro­ta­go­nis­tas del Qui­jo­te, ca­da cual en su es­ti­lo apro­pia­do a su per­so­na­li­dad. Por lo in­di­ca­do se tra­ta de li­te­ra­tu­ra so­bre la li­te­ra­tu­ra, tra­ta­mien­to na­da usual por en­ton­ces. An­tes en el pró­lo­go al apa­re­cer el na­rra­dor se­cun­da­rio (el ami­go o al­ter ego) y el per­so­na­je es­cri­tor, es­te ha in­tro­du­ci­do un diá­lo­go, téc­ni­ca inusi­ta­da en los pró­lo­gos, des­de don­de, por lo tan­to, em­pie­za la no­ve­la, pues, in­di­ca cla­ves so­bre ella, ade­más del mis­mo diá­lo­go, pro­pio de la na­rra­ti­va. Aquí val­ga ano­tar, que acu­de Cer­van­tes a una se­rie de con­cep­tos pa­ra des­orien­tar el lec­tor del mo­men­to por va­rias ra­zo­nes, de las cua­les me ocu­pa­ré en otra Pie­dra de to­que.

En el mis­mo pró­lo­go, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, trae re­fe­ren­cia eru­di­tas, no pa­ra au­to­re­go­ci­jar­se, to­do lo con­tra­rio, se tra­ta de to­mar dis­tan­cia y po­ner en cues­tión a los alu­di­dos co­mo, por ejem­plo, los lec­to­res de la Bi­blia que por ser un li­bro sa­gra­do del cris­tia­nis­mo y de au­to­ri­dad re­li­gio­sa sus re­pe­ti­do­res de fra­ses y co­men­ta­ris­tas, su­po­nen arro­par­se en sus “ver­da­des”; men­cio­na a Pla­tón y Aris­tó­te­les, de quie­nes se acer­ca y dis­tan­cia a lo lar­go de la no­ve­la; ci­ta el pin­tor grie­go, Zeu­xius, crea­dor del rea­lis­mo pic­tó­ri­co (se­ñal, ca­si se­cre­ta, pa­ra en­ten­der el re­mo­to ori­gen de su pro­pio rea­lis­mo na­rra­ti­vo), a quien ca­si na­die se re­fie­re al co­men­tar el pró­lo­go; cuan­do men­cio­na a Ho­ra­cio, poe­ta lí­ri­co y sa­tí­ri­co de la len­gua la­ti­na y au­tor de la pri­me­ra Ars poé­ti­ca, lo ci­ta de me­mo­ria, afir­ma, pa­ra, de­ci­mos, des­orien­tar el lec­tor, pues en va­rias par­tes de la no­ve­la lo re­fie­re y si­gue. La pri­me­ra ci­ta que ha­ce en el pró­lo­go del maes­tro es in­elu­di­ble re­cor­dar­la: “Pa­lli­da mors ae­quo pul­sat pe­de pau­pe­rum ta­ber­nas Re­gun­que tu­rres”: “la pá­li­da muer­te vi­si­ta por igual la cho­za de los po­bres y las to­rres de los re­yes.” Es­tos sa­bios ver­sos a par­tir de la ci­ta de Cer­van­tes se han re­pro­du­ci­do y es­tu­dia­do por nu­me­ro­sos cer­van­tis­tas y crí­ti­cos li­te­ra­rios.

Con fran­ca y su­til iro­nía, el ami­go con­se­je­ro, pa­sa a men­cio­nar si­tua­cio­nes li­te­ra­rias, per­so­na­jes, obras y au­to­res pa­ra que ten­ga el na­rra­dor re­fe­ren­cias a la mano pa­ra es­cri­bir. En un pun­to y se­gui­do cam­bia de dis­cur­so e inicia lo que se lla­ma Poé­ti­ca, sus pro­pias ideas de có­mo en­tien­de la li­te­ra­tu­ra que ya ha es­cri­to en la obra que tie­ne an­te sus ojos el de­socu­pa­do lec­tor.

No­ta: En un ca­pí­tu­lo de mi te­sis doc­to­ral, “La poe­sía de Mi­guel de Cer­van­tes vi­si­ta­da por sie­te bió­gra­fos”, tra­to en de­ta­lle los men­cio­na­dos Poe­mas pre­li­mi­na­res de la Pri­me­ra par­te de “Don Qui­jo­te de la Man­cha” y otros asun­tos re­la­cio­na­dos con la poe­sía de nues­tro maes­tro de maes­tros de to­dos los tiem­pos. En otra Pie­dra de to­que co­men­ta­re­mos las des­orien­ta­cio­nes alu­di­das y ci­ta­re­mos y ex­pon­dre­mos la Poé­ti­ca en men­ción. (Con­ti­nua­rá).

Pe­ro el re­co­no­ci­mien­to me­du­lar a Mi­guel de Cer­van­tes ha si­do el de na­rra­dor. El “Qui­jo­te” des­de el “Pró­lo­go” a la Pri­me­ra par­te y los “Poe­mas pre­li­mi­na­res” es ya una nue­va pro­pues­ta. Rom­pe con los tra­di­cio­na­les en tan­to que de­ja atrás, con sol­ven­cia y de­ci­si­va crí­ti­ca, los elo­gios, so­ne­tos y epi­gra­mas y las pre­ten­di­das ci­tas y re­fe­ren­cias eru­di­tas.

Fo­to: cor­te­sía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.