La te­rri­ble he­ren­cia

El Heraldo de Chiapas - - Local -

En el Día In­ter­na­cio­nal del Apo­ya de las Víc­ti­mas de la Tor­tu­ra, la Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción emi­tió un pro­nun­cia­mien­to en el que con­de­nó abier­ta­men­te es­te de­li­to al que ca­li­fi­có co­mo una de las más te­rri­bles he­ren­cias de­ja­das por go­bier­nos an­te­rio­res.

Es­ta prác­ti­ca no es­tá erra­di­ca­da del to­do en el país, por­que la tor­tu­ra se si­gue co­me­tien­do con ple­na im­pu­ni­dad so­bre to­do en los go­bier­nos es­ta­ta­les don­de po­co o na­da se ha he­cho pa­ra com­ba­tir­la con efec­ti­vi­dad.

El pro­nun­cia­mien­to de la Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción, no so­lo de­be que­dar ahí co­mo pro­nun­cia­mien­to, se de­ben te­ner ca­sos con­cre­tos don­de se le ha­ya com­ba­ti­do y los res­pon­sa­bles en­jui­cia­dos, por­que si nos ate­ne­mos ex­clu­si­va­men­te a es­pe­rar el día in­ter­na­cio­nal de es­tas agre­sio­nes, lo que en reali­dad se ha­ce es bor­dar en el va­cío, sin rea­li­zar una so­la acción que lle­ve al com­ba­te y a la erra­di­ca­ción de es­te fla­ge­lo.

Es ver­dad que go­bier­nos an­te­rio­res he­re­da­ron es­ta ca­la­mi­dad que así se fue tras­mi­tien­do de se­xe­nio en se­xe­nio has­ta que­dar arrai­ga­da en el ám­bi­to na­cio­nal.

Fue­ron épo­cas de cons­tan­tes agre­sio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos en don­de va­rios ciu­da­da­nos de­ben es­tar com­pur­gan­do con­de­nas que ori­gi­nó la con­fe­sión de un de­li­to a ba­se de la tor­tu­ra. Es­to de­be­ría re­vi­sar­se pa­ra ha­cer jus­ti­cia en con­tra de es­ta in­jus­ti­cia que lle­vó a un inocen­te a ex­piar pe­nas, pe­se a su inocen­cia.

El so­lo pro­nun­cia­mien­to de la Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción, se con­vier­te en un in­ten­to de bue­nas in­ten­cio­nes, sin ca­sos con­cre­tos que ha­gan va­ler la jus­ti­cia en con­tra de las víc­ti­mas y cuan­do se ha­bla de in­dem­ni­za­ción, des­de lue­go que se evo­ca una acción jus­ti­cie­ra que has­ta aho­ra no se ha tra­du­ci­do en reali­dad.

Ahí te­ne­mos el ca­so de Ayot­zi­na­pa, cuan­do in­ves­ti­ga­do­res ex­tran­je­ros es­ta­ble­cie­ron que la tor­tu­ra pre­va­le­ció en es­te ca­so al obli­gar a con­fe­sar a va­rios de los acu­sa­dos que no obs­tan­te ha­ber­se pro­ba­do la pre­sen­cia de la tor­tu­ra en las con­fe­sio­nes, el es­ta­do los man­tie­ne pre­sos por­que sa­be que li­be­rán­do­los se vie­ne aba­jo por com­ple­to la in­ves­ti­ga­ción que en­gen­dró la lla­ma­da Ver­dad His­tó­ri­ca y que se des­plo­mó por la fal­se­dad y vio­la­cio­nes sis­te­má­ti­cas a los de­re­chos hu­ma­nos.

Re­sul­ta­ría del to­do alen­ta­dor que a la de­cla­ra­ción de la Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción de que la tor­tu­ra es un las­tre he­re­da­do de an­te­rio­res go­bier­nos, se hu­bie­ran rea­li­za­dos he­chos con­cre­tos al po­ner en li­ber­tad e in­dem­ni­zar a quie­nes su­frie­ron san­gui­na­rias tor­tu­ras pa­ra de­cla­rar­se cul­pa­ble.

La tor­tu­ra ha si­do la prác­ti­ca más usa­da en la in­ves­ti­ga­ción de un de­li­to pa­ra pre­ten­der lle­gar a la ver­dad de su es­cla­re­ci­mien­to. Se lle­ga en efec­to a una ver­dad fal­sa, ca­paz de hun­dir en la pri­sión a quie­nes no han co­me­ti­do he­chos de­lic­ti­vos sino que las cir­cuns­tan­cias los han lle­va­do a es­te do­lo­ro­so tran­ce y si el acu­sa­do es po­bre y ca­re­ce de re­cur­sos pa­ra de­fen­der­se le va peor, por­que que­da a mer­ced de la in­de­fen­sión pa­ra que ha­gan con ellos lo que se les an­to­je a los in­ves­ti­ga­do­res que en el ma­yor de los ca­sos son em­pe­der­ni­dos tor­tu­ra­do­res.

Si la fa­mo­sa y bur­da Ver­dad His­tó­ri­ca de Ayot­zi­na­pa no hu­bie­se caí­do gra­cias al pro­fe­sio­na­lis­mo y hon­ra­dez de los in­ves­ti­ga­do­res ex­tran­je­ros, es­te ca­so ya es­ta­ría ce­rra­do y mu­chos inocen­tes es­ta­rían aho­ra com­pur­gan­do lar­gas sen­ten­cias an­te la sa­tis­fac­ción del ex pro­cu­ra­dor Je­sús Mu­ri­llo Ká­ram y de su ata­ché Tomás Ze­rón, que fue­ron quie­nes fra­gua­ron la fra­ca­sa­da y sór­di­da Ver­dad His­tó­ri­ca.

En el Día In­ter­na­cio­nal en Apo­yo a las Víc­ti­mas de la Tor­tu­ra, hay la opor­tu­ni­dad de que to­do cam­bie y que el im­pe­rio de la tor­tu­ra de ver­dad se ven­ga aba­jo pa­ra dar pa­so a la vi­gen­cia de una ley que, aun­que ya es­tá pro­mul­ga­da, a na­die intimida por­que su­po­nen que es­tá for­man­do par­te de uno de los es­la­bo­nes más em­ble­má­ti­cos de la im­pu­ni­dad.

CO­LO­FÓN.­ El ca­so de esos ni­ños que co­mo Da­ri­nel Ruiz ca­mi­nan lar­gas tra­ve­sías pa­ra lle­gar a su es­cue­la sor­tean­do va­rios pe­li­gros co­mo ríos cre­ci­dos y ca­mi­nos de­sola­dos, es tan co­mún en Chia­pas co­mo en to­do el su­r­es­te. Ha­ce va­rios años, en Ta­bas­co, en el ré­gi­men del go­ber­na­dor An­drés Gra­nier, 3 ni­ños fue­ron asal­ta­dos, se­cues­tra­do y ase­si­na­dos por as­fi­xia a bor­do de un vehícu­lo por lo que se cree fue una ven­gan­za fa­mi­liar. El cri­men que­dó im­pu­ne ya que los ni­ños muer­tos eran po­dres de so­lem­ni­dad. En Chia­pas, Da­ri­nel cuen­ta las pe­na­li­da­des que tie­ne que pa­sar pa­ra lle­gar a la es­cue­la. La úl­ti­ma vez fue ci­ta­do pa­ra to­mar­se la fo­to­gra­fía del re­cuer­do, en su mo­chi­la lle­va sus za­pa­tos nue­vos y su ro­pa pa­ra es­tar bien ves­ti­do a la ho­ra de la fo­to. Co­mo es­te ca­so hay in­fi­ni­dad de ni­ños que tie­ne que ca­mi­nar mu­cho pa­ra lle­gar a su es­cue­la y al­go de­be ha­cer­se por ellos, son ni­ños que ven en su es­tu­dio la es­pe­ran­za for­ja­do­ra de su vi­da; por ejem­plo Da­ri­nel tie­ne co­mo as­pi­ra­ción in­gre­sar a la uni­ver­si­dad pa­ra es­tu­diar la ca­rre­ra de mé­di­co ve­te­ri­na­rio y así aten­der y cui­dar a los ani­ma­li­tos con los que con­vi­ve to­dos los días. Da­ri­nel le pi­de al go­ber­na­dor Ru­ti­lio Es­can­dón un ba­lón pa­ra ju­gar bas­quet­bol. Se­gu­ra­men­te la bon­dad del se­ñor go­ber­na­dor le ob­se­quia­rá lo que quie­re y al­go más, qui­zá una be­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.