Se es­pe­ra fuer­te se­quía que afec­ta­rá la siem­bra

Son co­no­ci­mien­tos ad­qui­ri­dos de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción; ob­ser­van el cie­lo, las nu­bes, los ár­bo­les y has­ta el com­por­ta­mien­to de los ani­ma­les pa­ra sa­ber si se­rá buen o mal año pa­ra sus cul­ti­vos, y de­ter­mi­nar cuán­do sem­brar la mil­pa

El Heraldo de Chiapas - - Local - ELAM NÁFATE

Pa­ra Amíl­car Gon­zá­lez, cam­pe­sino de la Frai­les­ca, es­te año se­rá de se­quía; “la Ca­ní­cu­la se­rá de ca­lor”, di­ce se­gu­ro de sí mis­mo y ex­pli­ca por qué a prin­ci­pios de ju­lio ini­cia­rá con la siem­bra de sus dos y me­dia hec­tá­reas pa­ra cul­ti­var el maíz.

“Mi abue­lo me en­se­ñó a ‘leer’ el tiem­po”, afir­ma, y cuen­ta que jus­to en la me­dia­no­che del 31 de di­ciem­bre y los pri­me­ros mi­nu­tos del día 1 se de­di­ca a ob­ser­var el cie­lo, las nu­bes “en oca­sio­nes se ven re­lám­pa­gos en el sur, es­te año so­lo vi a las nu­bes “su­rear” (via­jan de sur a nor­te en re­la­ción al pue­blo), eso me in­di­có que se­rá de se­quía”, co­men­ta.

Ex­pli­ca que, pa­ra es­te año, la siem­bra se va a re­tra­sar: “uno de­be pre­ver eso, pues si a la mil­pa lo aga­rra la se­quía cuan­do es­ta ‘ji­lo­tean­do’ o ‘pa­ran­do pun­ta’ (cuan­do la mil­pa em­pie­za a ge­ne­rar la ma­zor­ca o a flo­rear), de se­gu­ro no pro­du­ce na­da, por eso la mil­pa de­be es­tar en pro­ce­so de cre­ci­mien­to, jo­ven, pa­ra re­sis­tir la fal­ta de agua y cuan­do las pre­ci­pi­ta­cio­nes re­gre­san, aún pue­da pro­du­cir el grano”, ase­gu­ra.

Ju­lio Cé­sar Mo­ra­les Gar­cía, in­ge­nie­ro agró­no­mo egre­sa­do de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Chia­pas, in­di­ca que la mil­pa es más re­sis­ten­te a los 20 días de edad: “pue­de aguan­tar has­ta un mes sin re­ci­bir llu­via, so­bre­vi­ve con el ro­cío de la ma­ña­na y la hu­me­dad que se res­guar­da en la

tie­rra, de­bi­do a la edad de la plan­ta, los da­ños por la se­quía no son desas­tro­sos”.

Por ello re­co­mien­da a los cam­pe­si­nos es­tar in­for­ma­dos “sin em­bar­go hay fe­nó­me­nos na­tu­ra­les que han mar­ca­do des­de la an­ti­güe­dad un com­por­ta­mien­to que fa­ci­li­tan a los agri­cul­to­res in­ter­pre­tar se­ña­les pa­ra co­no­cer si ha­brá o no llu­vias, es­ta­ble­cer las fe­chas de siem­bra pa­ra que sus cul­ti­vos no sean afec­ta­dos”, afir­ma.

“Los abue­li­tos observaban los ár­bo­les, si flo­rea­ban en abun­dan­cia, si sa­lían las go­lon­dri­nas, el com­por­ta­mien­to de las hor­mi­gas, si las veían de pri­sa, afli­gi­das du­ran­te la ma­ña­na o al me­dio­día era se­ñal de que por la tar­de iba a llo­ver, aho­ra con la ayu­da de las ins­ti­tu­cio­nes po­de­mos sa­ber más, pe­ro es una cul­tu­ra arrai­ga­da que tie­nen y ellos con­fían en sus co­no­ci­mien­tos”, ex­pre­sa.

LOS PRO­NÓS­TI­COS PA­RA CHIA­PAS

Jo­sé Ve­lás­quez Mar­tí­nez, je­fe de la Uni­dad de Ges­tión de Ries­gos de la Co­mi­sión Na­cio­nal de Áreas Na­tu­ra­les Pro­te­gi­das (Co­nanp), pun­tua­li­za que la Ca­ní­cu­la es un fe­nó­meno que se pre­sen­ta en los me­ses de ju­lio y agos­to, con al me­nos 40 días de llu­via o se­quía, pe­ro pa­ra es­te año se­rá de al­tas tem­pe­ra­tu­ras, ya que des­de el 2014 se pre­sen­ta el fe­nó­meno de “El Ni­ño”.

Y se­gún las pro­yec­cio­nes del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­cio­nes Fo­res­ta­les,

Agrí­co­las y Pe­cua­rias (Ini­fap), es­ta tem­po­ra­da po­dría ini­ciar la pri­me­ra se­ma­na de ju­lio y fi­na­li­zar en la pri­me­ra quin­ce­na de agos­to. La Ca­ní­cu­la 2019 em­pie­za el vier­nes 12 de ju­lio y du­ra­rá has­ta el mar­tes 20 de agos­to.

¿QUÉ ES LA CA­NÍ­CU­LA Y QUÉ LA PRO­VO­CA?

Se tra­ta de un pe­rio­do de apro­xi­ma­da­men­te 40 días en el que se pre­sen­tan tem­pe­ra­tu­ras al­tas y don­de ba­jan las pro­ba­bi­li­da­des de llu­via. Tal fe­nó­meno co­mien­za po­cas se­ma­nas des­pués del ini­cio de ve­rano, en la úl­ti­ma quin­ce­na de ju­lio.

La Co­mi­sión Na­cio­nal del Agua (Co­na­gua) de­ta­lla que se re­gis­tra anual­men­te en al­gu­nas re­gio­nes de Mé­xi­co, en­tre ju­lio y agos­to, don­de se pue­den pre­sen­tar tem­pe­ra­tu­ras de has­ta 40 gra­dos cen­tí­gra­dos.

De acuer­do con la in­for­ma­ción del or­ga­nis­mo, es pro­vo­ca­da por un an­ti­ci­clón en la re­gión de Las Ber­mu­das que oca­sio­na es­ta­bi­li­dad at­mos­fé­ri­ca en el océano Atlán­ti­co.

“Des­pués de ju­nio el an­ti­ci­clón lle­ga al Gol­fo de Mé­xi­co y se ex­tien­de a una par­te del océano Pa­cí­fi­co en for­ma de dor­sal (zo­na de ai­re cá­li­do a gran al­tu­ra)”, da a co­no­cer en una infografía.

“Es­te ai­re ca­lien­te fun­cio­na co­mo un mu­ro que in­hi­be la for­ma­ción de nu­bes en la re­gión, por lo que dis­mi­nu­yen las llu­vias y se ele­van las tem­pe­ra­tu­ras”, agre­ga.

La ins­tan­cia con­clu­ye que sus efec­tos son más evi­den­tes en Nue­vo León, Ta­mau­li­pas, Veracruz, Hi­dal­go, Tlax­ca­la, Puebla, Es­ta­do de Mé­xi­co, Morelos, Co­li­ma, Mi­choa­cán, Guerrero, Oaxaca, Ta­bas­co, Chia­pas, Cam­pe­che, Yu­ca­tán, Quin­ta­na Roo y una por­ción de San Luis Po­to­sí.

/ FO­TOS: COR­TE­SÍA JU­LIO CÉ­SAR MO­RA­LES GAR­CÍA

Los cam­pe­si­nos des­de pe­que­ños apren­den a leer el cli­ma.

En la Frai­les­ca ini­cian la siem­bra a prin­ci­pios de ju­lio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.