UN AMOR QUE ILU­MI­NA

EL ES­PLEN­DOR DE LAS LU­CIÉR­NA­GAS TE GUIA­RÁ HAS­TA SUS SAN­TUA­RIOS EN TLAX­CA­LA

El Heraldo de Chiapas - - Viajero - ARIANNA BUS­TOS NAVA

Una ci­ta a cie­gas en me­dio de un bos­que hú­me­do en Na­na­ca­mil­pa, Tlax­ca­la, des­pués una llo­viz­na. En la os­cu­ri­dad, po­co a po­co apa­re­cen es­tre­llas fluo­res­cen­tes, que flo­tan y bai­lan en­tre los ár­bo­les mien­tras no­so­tros ob­ser­va­mos en si­len­cio, es­pías, ma­ra­vi­lla­dos de lo que ob­ser­van nues­tros ojos. Un po­co así es lo que se sien­te ver a las lu­ciér­na­gas en­dé­mi­cas de es­te pue­blo tlax­cal­te­co du­ran­te su tem­po­ra­da de apa­rea­mien­to, en la que se aden­tran en­tre en­ci­nos pa­ra enamo­rar­se, re­pro­du­cir­se, dar “a luz”, mu­cha luz y des­pués mo­rir en la mis­ma tie­rra que las vio ilu­mi­nar­se por pri­me­ra vez.

Las hem­bras tie­nen las alas más cor­tas que los ma­chos y ellos son los que dan el ma­yor es­pec­tácu­lo des­pués de que los ór­ga­nos lu­mí­ni­cos, cé­lu­las y una sus­tan­cia lla­ma­da lu­ci­fe­ri­na (ubi­ca­das en su ab­do­men) se com­bi­nan con el oxí­geno, ge­ne­ran­do una reacción quí­mi­ca que pro­du­ce luz.

Es a me­dia­dos de ju­nio y has­ta la pri­me­ra quin­ce­na de agos­to cuan­do los po­bla­do­res de Na­na­ca­mil­pa re­ci­ben a los pa­sean­tes res­pe­tuo­sos de la na­tu­ra­le­za, pa­ra lle­var­los por las ve­re­das que con­du­cen a uno de los po­co más de 30 san­tua­rios de lu­ciér­na­gas en el es­ta­do. No­so­tros fui­mos al que se ubi­ca en el Cen­tro Tu­rís­ti­co La­gu­na Azul, en San Fe­li­pe Hidalgo. Te re­ci­be un puen­te col­gan­te y un pai­sa­je con cabañas (en las que pue­des hospedarte) en­mar­ca­das por ár­bo­les de en­cino y un huehue cen­te­na­rio —vie­jo fe­liz—, co­mo le di­cen de ca­ri­ño los guías y ha­bi­tan­tes. Las in­di­ca­cio­nes son ri­gu­ro­sas: evi­tar ro­pa de co­lo­res lla­ma­ti­vos, no usar re­pe­len­te, no se­pa­rar­se del gru­po, se­guir el ca­mino tra­za­do y, so­bre to­do, no usar el ce­lu­lar o pren­der lám­pa­ras den­tro del bos­que por­que cual­quier des­te­llo po­dría con­fun­dir a las lu­ciér­na­gas.

Des­de que nos in­vi­ta­ron a es­ta ex­pe­rien­cia te­nía­mos cla­ro que ha­bía que pe­dir­le al­go especial a la Ma­dre Tie­rra, llu­via. El cli­ma hú­me­do fa­vo­re­ce a la apa­ri­ción de es­ta es­pe­cie. No­so­tros po­día­mos aguan­tar la tor­men­ta con el im­permea­ble, mien­tras que ellas nos ro­dea­ran y abra­za­ran con su cá­li­do ful­gor. La ca­mi­na­ta co­mien­za an­tes de caer la no­che, po­co an­tes de las 20:00 ho­ras, que es cuan­do las pe­que­ñas vo­la­do­ras co­mien­zan a apa­re­cer. Sen­ta­dos en las ho­ja­ras­cas mo­ja­das, vi­mos du­ran­te 30 mi­nu­tos, apro­xi­ma­da­men­te, una dan­za cen­te­llean­te, ca­da más in­ten­sa; aun­que en cuer­po de­ja­mos la vi­ven­cia atrás, nos con­ver­ti­mos en cóm­pli­ces si­len­cio­sos de una his­to­ria de amor que quedará en la me­mo­ria.

ELI­GE TU EX­PE­RIEN­CIA

El itinerario pa­ra el en­cuen­tro con los insectos bio­lu­mi­nis­cen­tes va­ría se­gún la ope­ra­do­ra; en nues­tro ca­so ele­gi­mos a Rehi­le­tes, que nos lle­vó a co­no­cer pre­via­men­te as­pec­tos di­ver­ti­dos e in­tere­san­tes de Tlax­ca­la. Co­men­za­mos en el Pue­blo Má­gi­co de Tlax­co. Lle­ga­mos di­rec­to a la car­pin­te­ría MADEM, de don Mi­guel Már­quez Sán­chez —el tra­ba­jo en ma­de­ra es tra­di­cio­nal en la re­gión—, quien nos en­se­ñó el pro­ce­so y téc­ni­ca que em­plea en su ta­ller a tra­vés de una im­pre­sio­nan­te ma­que­ta de au­tó­ma­tas. Ade­más, hi­zo una de­mos­tra­ción de có­mo ha­cer un trom­po y con­tó so­bre la vi­si­ta de Por­fi­rio Díaz al pue­blo. In­clu­so tie­ne una ma­rio­ne­ta del ex­pre­si­den­te que sa­lu­da y mue­ve un pie. Lue­go hi­ci­mos pa­ra­da en la ex Ha­cien­da Xo­chu­ca, pro­ba­mos el de­li­cio­so y tra­di­cio­nal pul­que, so­pa de mil­pa y xim­bo­tes (un po­llo en­vuel­to en ho­jas de ma­guey). Des­pués, re­co­no­ci­mos el as­pec­to re­li­gio­so de Tlax­co en la Bar­ca de la Fe, una igle­sia en for­ma de em­bar­ca­ción que por fue­ra es de ce­men­to y por den­tro de ma­de­ra; en su in­te­rior ha­lla­mos sím­bo­los ca­tó­li­cos y oto­míes, obra del sa­cer­do­te-ar­qui­tec­to, Ar­nul­fo Me­jía Rojas.

El 14 de agos­to, la "no­che que na­die duer­me", se ela­bo­ran ta­pe­tes en ho­nor a la Vir­gen de la Ca­ri­dad.

El Mu­seo del Tí­te­re tie­ne una co­lec­ción or­gu­llo de la fa­mi­lia Ro­se­te Aran­da.

Don Mi­guel te de­mos­tra­rá su vo­ca­ción por el ofi­cio de la car­pin­te­ría.

Pue­des hospedarte en las cabañas de la La­gu­na Azul.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.