“ME GRI­LLA­BA MIGUEL ÁN­GEL OSO­RIO CHONG”

Di mi má­xi­mo pa­ra man­te­ner la go­ber­na­bi­li­dad, la es­ta­bi­li­dad so­cial y el equi­li­brio en Ve­ra­cruz, ase­gu­ra

El Heraldo de Chiapas - - Portada - VÍC­TOR MUR­GUÍA VE­LAS­CO/DIA­RIO de Xa­la­pa

Di mi má­xi­mo pa­ra man­te­ner la go­ber­na­bi­li­dad, la es­ta­bi­li­dad so­cial y el equi­li­brio en Ve­ra­cruz, ase­gu­ra en en­tre­vis­ta el ex­go­ber­na­dor Ja­vier Duar­te des­de el Re­clu­so­rio.

Na­da de lo que se me acu­sa es cier­to. Yo es­toy or­gu­llo­so y no me arre­pien­to de na­da de lo que co­mo go­ber­na­dor desa­rro­llé e hi­ce por mi pue­blo. Yo di –ex­pre­sa en­fá­ti­co Ja­vier Duar­te des­de el Re­clu­so­rio Nor­te– mi má­xi­mo pa­ra man­te­ner la go­ber­na­bi­li­dad, la es­ta­bi­li­dad so­cial y el equi­li­brio de una so­cie­dad tan com­ple­ja co­mo es la ve­ra­cru­za­na.

­En­ton­ces eso de las em­pre­sas fan­tas­mas, lo de...

“Na­da que ver, na­da que ver. Tan es así que las prue­bas en ese sen­ti­do aca­ban de ser de­cre­ta­das ilí­ci­tas. To­dos los es­ta­dos de cuen­ta, las trans­fe­ren­cias ban­ca­rias, los tes­ti­mo­nios de los fun­cio­na­rios de los ban­cos, to­do eso aca­ba de ser de­cre­ta­do por un Juez fe­de­ral y lue­go por un ma­gis­tra­do de un Tri­bu­nal Uni­ta­rio, co­mo prue­bas ilí­ci­tas. O sea, se ca­ye­ron, ya no exis­ten en mi ex­pe­dien­te, no hay prue­bas en mi con­tra”, se­ña­la quien fue go­ber­na­dor de Ve­ra­cruz a par­tir de di­ciem­bre de 2010 y no con­clu­yó su man­da­to.

La en­tre­vis­ta se desa­rro­lló vía te­le­fó­ni­ca. Se ini­ció con la pre­gun­ta: ¿qué le hi­cis­te a Pe­ña Nie­to?, por lo que ha se­ña­la­do en los úl­ti­mos días de que los de la PGR lo ex­tor­sio­na­ron y rea­li­za­ron una per­se­cu­ción fe­roz en con­tra de su fa­mi­lia.

Su res­pues­ta la re­su­mi­mos así: Nun­ca tu­ve una bue­na re­la­ción con Oso­rio Chong, pues era ami­go de Miguel Án­gel Yu­nes, quien me gri­lla­ba con Oso­rio to­do el tiem­po. Lue­go, el se­cre­ta­rio de Go­ber­na­ción me in­tri­gó con Pe­ña Nie­to y ter­mi­né sien­do un chi­vo ex­pia­to­rio, “yo fui el pa­ga­dor”.

Duar­te se ex­pla­yó en eso. Mi re­la­ción con Miguel Oso­rio Chong nun­ca fue la co­rrec­ta, la me­jor, fue rís­pi­da, por una sim­ple ra­zón, Miguel Oso­rio es ami­go de Miguel Án­gel Yu­nes y pues Miguel Án­gel Yu­nes y yo nun­ca fui­mos ami­gos. Siem­pre ja­ló del la­do del Miguel Án­gel.

¿Pe­ro cuál fue la go­ta que de­rra­mó el va­so?, se pre­gun­tó Duar­te y res­pon­dió que le so­li­ci­tó a Pe­ña Nie­to su au­to­ri­za­ción pa­ra re­for­mar la Cons­ti­tu­ción de Ve­ra­cruz, sin con­sul­tar pri­me­ro al en­ton­ces

se­cre­ta­rio de Go­ber­na­ción al con­cluir la Cum­bre Ibe­roa­me­ri­ca­na de Je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno.

Se­ña­la que ope­ró de in­me­dia­to y lo dio a co­no­cer a los ve­ra­cru­za­nos la in­ten­ción de ho­mo­lo­gar el ca­len­da­rio elec­to­ral lo­cal con el fe­de­ral.

Tras eso, me lla­mó Oso­rio Chong y me ci­tó en sus ofi­ci­nas par­ti­cu­la­res de Re­for­ma y Ar­quí­mi­des. Es­ta­ba en­ca­bro­na­do, mo­les­to, muy irri­ta­do. Sa­bes qué Ja­vier, así no se ha­cen las co­sas. Esos te­mas son mi agen­da de tra­ba­jo, me brin­cas­te, con­tó Duar­te.

A par­tir de ahí fue una re­la­ción ver­da­de­ra­men­te muy com­pli­ca­da. Miguel Án­gel Yu­nes, pues evi­den­te­men­te to­do ese tiem­po me­tien­do su cu­cha­ra, ha­blan­do pes­tes de mi con él, gri­llán­do­me, co­men­tó quien fue el se­cre­ta­rio de Fi­nan­zas de Fi­del He­rre­ra.

Lue­go de eso, re­cuer­da que ya pa­ra ter­mi­nar su man­da­to, lo vol­vió a lla­mar Oso­rio Chong. Fue pa­ra plan­tear­le que de­ja­ra la gu­ber­na­tu­ra:

­Mi­ra, las co­sas en Ve­ra­cruz es­tán muy ál­gi­das. No­so­tros que­re­mos que ha­ya una tran­si­ción ter­sa, que no ha­ya con­fron­ta­ción. Las co­sas en­tre el go­ber­na­dor en­tran­te y el sa­lien­te es­tán muy ten­sas y no se va a po­der dar una tran­si­ción tran­qui­la si no te se­pa­ras del car­go. Te­ne­mos que po­ner a al­guien que pue­da lle­var una tran­si­ción tran­qui­la.

­Le di­je que por mí par­te no ha­bía pro­ble­ma y que ha­bía que ama­rrar al fun­cio­na­rio que lle­ga­ba.

­Lo que te pi­de el Pre­si­den­te es que te se­pa­res. La verdad no te preo­cu­pes por na­da, tú ya cum­plis­te, hi­cis­te tu tra­ba­jo y te pue­des re­ti­rar a des­can­sar con to­da tu fa­mi­lia.

Y en ese mo­men­to ­se­ña­la JDO­ ha­bló de­lan­te de mi a Te­le­vi­sa y pi­dió me hi­cie­ran una en­tre­vis­ta con Lo­ret en su es­pa­cio pa­ra que yo anun­cia­ra que me iba a se­pa­rar del car­go.

“Al si­guien­te día el Con­gre­so me au­to­ri­zó la li­cen­cia y al si­guien­te día, mo­les, sa­can la or­den de aprehen­sión con­tra mi y si­guió to­do el ro­llo que tú ya sa­bes, la per­se­cu­ción que hi­cie­ron, una ca­ce­ría bru­tal. Y cuan­do vie­ron que no po­dían con­mi­go, me apre­ta­ron por la par­te más va­lio­sa, más sen­si­ble pa­ra los que so­mos pa­dres de fa­mi­lia y pues se ar­mó to­do el me­re­que­ten­gue que ya co­no­ces”.

Ahí fue don­de de­ter­mi­na­ron ha­cer lo que hi­cie­ron con­mi­go. Yo fui el pa­ga­dor, el chi­vo ex­pia­to­rio, re­mar­ca Ja­vier Duar­te en la en­tre­vis­ta.

“Tu­ve que lle­gar a un acuer­do. Si hu­bie­ra si­do has­ta ahí yo hu­bie­ra di­cho, bueno, es­tá bien, me to­có (...) pe­ro una co­sa es uno y otra la fa­mi­lia. Con la fa­mi­lia no de­ben me­ter­se”, con­clu­yó Duar­te.

“Yo fui el pa­ga­dor, el chi­vo ex­pia­to­rio”

JA­VIER DUAR­TE EX­GO­BER­NA­DOR DE VE­RA­CRUZ

Tu­ve que lle­gar a un acuer­do, pe­ro una co­sa es uno y otra la fa­mi­lia. Con la fa­mi­lia no de­ben me­ter­se”

/CUAR­TOS­CU­RO

Ja­vier Duar­te, du­ran­te su de­ten­ción en GUA­TE­MA­LA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.