¿Qué ho­ras son?

­Je­fe: ¿Qué ho­ras son? ­Em­plea­do: Las que us­ted di­ga, je­fe.

El Heraldo de Chiapas - - Análisis - Www.en­sa­la­da­de­gri­llos.com Fa­ce­book: @En­sa­la­da­deg Twit­ter: @En­sa­la­da­deg

Es fa­mo­sa esa anéc­do­ta en­tre la cla­se po­lí­ti­ca y, a pe­sar de que no se le atri­bu­ye a na­die en par­ti­cu­lar, ejem­pli­fi­ca bien lo que su­ce­día y si­gue su­ce­dien­do en las dis­tin­tas es­truc­tu­ras de go­bierno. Por cui­dar la cham­ba o por que­dar bien, mu­chos ser­vi­do­res pú­bli­cos no se atre­ven a con­tra­de­cir al je­fe.

La co­sa es peor cuan­do se tra­ta de un je­fe­ami­go. Si le di­ces no al je­fe­ami­go pue­des per­der la cham­ba, pe­ro tam­bién la amis­tad de ese per­so­na­je. Peor tan­ti­to si és­te es in­flu­yen­te o es el pre­si­den­te de una na­ción.

NO HU­BO SABADAZO

Por eso el pre­si­den­te de Mé­xi­co, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, pre­su­mió co­mo un lo­gro de su ad­mi­nis­tra­ción el he­cho que de que su fun­cio­na­rio, ami­go y “com­pa­ñe­ro” de ba­ta­llas, Car­los Ur­zúa, re­nun­cia­ra a la Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da.

Sol­tó en la ma­ña­ne­ra de es­te miér­co­les, a pe­sar de que des­de el mar­tes ha­bía abor­da­do el te­ma en un vi­deo, que Ur­zúa qui­so ha­cer pú­bli­ca su car­ta de re­nun­cia has­ta el sá­ba­do, pa­ra no afec­tar los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros.

AMLO, ter­co y col­mi­llu­do, le di­jo que al mal tiem­po bue­na ca­ra y pre­fi­rió no es­pe­rar al fin de se­ma­na.

“No hu­bo ne­ce­si­dad de un sabadazo”, di­jo, con cier­ta iro­nía.

Re­cor­dó que es­te tér­mino se uti­li­za­ba en el pa­sa­do cuan­do se po­nía en su lu­gar al po­lí­ti­co re­bel­de.

Se le cas­ti­ga­ba el sá­ba­do, in­clu­so con cár­cel. En ca­so de que tras­cen­die­ra, la po­si­ble afec­ta­ción se­ría mí­ni­ma. Si el fun­cio­na­rio se ali­nea­ba, pues el lu­nes ya es­ta­ría bien “plan­cha­di­to” en la ofi­ci­na, son­rien­te…

EL PLAN DE DESA­RRO­LLO, MAN­ZA­NA DE LA DIS­COR­DIA

AMLO ase­gu­ró que en su go­bierno, y eso ha­bría su­ce­di­do con Car­los Ur­zúa, se tie­ne de­re­cho a di­sen­tir. Tan­to, que se pre­fie­re la re­nun­cia.

El aho­ra ex­ti­tu­lar de Ha­cien­da no ha­bría es­ta­do de acuer­do con el plan de desa­rro­llo de la Cuar­ta Trans­for­ma­ción y por eso fue­ron las di­fe­ren­cias.

Ló­pez Obra­dor ne­gó que la car­ta de Car­los Ur­zúa, un pres­ti­gia­do eco­no­mis­ta im­pli­que co­rrup­ción en su go­bierno y acep­tó que el tex­to te­nía de­di­ca­to­ria: él y Al­fon­so Ro­mo, cer­cano a la bur­bu­ja pre­si­den­cial.

Di­cen que en­tre bro­ma y bro­ma, la verdad se aso­ma, y Obra­dor bro­meó.

Un re­por­te­ro le pre­gun­tó qué pa­sa­ría si el nue­vo se­cre­ta­rio de Ha­cien­da, Ar­tu­ro He­rre­ra, quien aún se­rá ra­ti­fi­ca­do por la Cá­ma­ra de Dipu­tados, le di­ce que no a uno de sus pro­yec­tos, por ejem­plo, a Dos Bo­cas.

El Pre­si­den­te, sa­bién­do­se Pre­si­den­te, di­jo que lo con­ven­ce­rá, con ar­gu­men­tos, pe­ro lo con­ven­ce­rá. En­se­gui­da sol­tó una ri­si­ta que to­dos los re­por­te­ros que asis­ten a la ma­ña­ne­ra re­pli­ca­ron. ¿Qué ho­ras son…?

DI­SEN­TIR EN MO­RE­NA

Ha­blan­do de di­sen­tir y de de­cir no, el que si­gue dan­do la ba­ta­lla en Mo­re­na, es el se­na­dor su­plen­te, Ale­jan­dro Ro­jas Díaz Du­rán, quien es uno de los que as­pi­ran a di­ri­gir a es­te par­ti­do po­lí­ti­co sur­gi­do en 2014 del bra­zo de AMLO.

El mo­re­nis­ta su­plen­te de Ri­car­do Mon­real, ha si­do y si­gue sien­do un fé­rreo opo­si­tor al ca­ci­caz­go que ejer­ce la di­ri­gen­te Yeidc­kol Po­levnsky, quien in­clu­so tra­tó de ex­pul­sar­lo del par­ti­do.

Ale­jan­dro Ro­jas, quien con­ti­núa con su gi­ra na­cio­nal, ga­nó una ba­ta­lla en los tri­bu­na­les y aho­ra pre­sio­na pa­ra que la cú­pu­la mo­re­nis­ta no la ha­ga “de chi­vo los ta­ma­les” en el te­ma de la afi­lia­ción.

Man­dó una car­ta a Bert­ha Ele­na Lu­ján, pre­si­den­ta del Con­se­jo Na­cio­nal de Mo­re­na, a quien le re­fres­ca la me­mo­ria, ade­más de que lle­va­rá el ca­so al TEPJF nue­va­men­te.

“Los es­ta­tu­tos de Mo­re­na se­ña­lan en el Ar­ticu­lo 3° in­ci­so G: La afi­lia­ción se­rá in­di­vi­dual, per­so­nal, li­bre, pa­cí­fi­ca y vo­lun­ta­ria, sin cor­po­ra­ti­vis­mos de nin­gu­na ín­do­le; sin que se per­mi­tan fac­cio­nes, co­rrien­tes o gru­pos que vul­ne­ren la so­be­ra­nía del par­ti­do, es de­cir, su ca­pa­ci­dad ex­clu­si­va de di­rec­ción ge­ne­ral”, ex­pre­sa la mi­si­va.

“Po­drán afi­liar­se a Mo­re­na, los ciu­da­da­nos me­xi­ca­nos que así lo ma­ni­fies­ten y pre­sen­ten al mo­men­to de so­li­ci­tar su re­gis­tro cre­den­cial pa­ra vo­tar con fo­to­gra­fía emi­ti­da por la au­to­ri­dad elec­to­ral fe­de­ral…”, di­ce Ro­jas, quien en­tien­de bien eso del de­re­cho a di­sen­tir…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.