Día del Abo­ga­do

El Heraldo de Chiapas - - Local -

El abo­ga­do pa­ra su clien­te, es co­mo el mé­di­co pa­ra el pa­cien­te. Am­bos lu­chan por ac­cio­nes tan tras­cen­den­tes, co­mo enal­te­cer la jus­ti­cia y pre­ser­var la vi­da. La jus­ti­cia tie­ne en el abo­ga­do al ba­luar­te de su fuer­za mo­ral y la me­di­ci­na tie­ne en el mé­di­co la es­pe­ran­za de ha­cer ce­sar el do­lor y de pro­lon­gar la vi­da hu­ma­na.

Hoy es el Día del Abo­ga­do y lue­go de los aná­li­sis ex­haus­ti­vos, se lle­ga a la con­clu­sión que no to­dos los abo­ga­dos cum­plen con el de­ber de ha­cer sen­tir su pre­sen­cia y su co­no­ci­mien­to de las le­yes y del de­re­cho.

La pro­fe­sión de abo­ga­do en la ac­tua­li­dad se ha mer­can­ti­li­za­do, por­que, sal­vo ca­sos ex­cep­cio­na­les, ya no exis­ten aque­llos abo­ga­dos que se en­tre­ga­ban de lleno a la de­fen­sa de un ca­so im­por­tán­do­le más el va­lor de la jus­ti­cia, que el di­ne­ro que pu­die­ran re­ci­bir por su tra­ba­jo. Es más, va­rios de es­tos abo­ga­dos ex­cep­cio­na­les ac­tua­ban de ma­ne­ra gra­tui­ta al com­pro­bar que la in­jus­ti­cia se en­sa­ña­ba en con­tra de per­so­nas iner­mes, sin re­cur­sos pa­ra pa­gar su de­fen­sa ju­rí­di­ca.

En es­te cam­po del mer­can­ti­lis­mo, trans­cu­rre el de­ve­nir del abo­ga­do que an­tes de ini­ciar cual­quier de­fen­sa se ase­gu­ra que su clien­te cuen­te con el di­ne­ro su­fi­cien­te pa­ra pa­gar sus ser­vi­cios de lo con­tra­rio lo de­ja so­lo, a mer­ced de le­gu­le­yos y tin­te­ri­llos.

Por es­to el Con­se­jo Ge­ne­ral de la Abo­ga­cía Mexicana, va a plan­tear al go­bierno

fe­de­ral una nue­va ley que re­gu­le el ejer­ci­cio de los pro­fe­sio­na­les del de­re­cho, ya que mu­chos abo­ga­dos ac­túan en es­te país con­tra­rio a la éti­ca, el Es­ta­do de De­re­cho y los prin­ci­pios de la pro­fe­sión.

El pre­si­den­te de la or­ga­ni­za­ción, José Ma­rio de la Gar­za, men­cio­nó que esa nor­ma­ti­vi­dad ten­drá dos bas­tio­nes. El pri­me­ro, la cer­ti­fi­ca­ción obli­ga­to­ria. Quie­nes sean ju­ris­tas ten­drán que cer­ti­fi­car­se de ma­ne­ra con­ti­nua y so­me­ter­se a un pro­ce­di­mien­to es­pe­cial pa­ra de­mos­trar que es­ta ac­tua­li­za­dos. Quien es­té ca­pa­ci­ta­do po­drá desem­pe­ñar­se, ca­so con­tra­rio no po­drá tra­ba­jar. El se­gun­do, es el con­trol éti­co, cuan­do al­gún abo­ga­do vio­le los prin­ci­pios de la ca­rre­ra que es­tu­dió se­rá san­cio­na­do, sea con una sus­pen­sión tem­po­ral o de­fi­ni­ti­va, es­ta úl­ti­ma acom­pa­ña­da de la re­vo­ca­ción de su cé­du­la e in­clu­so el ini­cio de un pro­ce­so de ca­rác­ter pe­nal.

Lo que plan­tea el abo­ga­do De la Gar­za, es más idea­lis­mo que rea­lis­mo, por­que quien tie­ne un tí­tu­lo que lo acre­di­te co­mo li­cen­cia­do en de­re­cho, es de su­po­ner­se que es­tá pre­pa­ra­do en el co­no­ci­mien­to de es­ta dis­ci­pli­na ya que acre­di­tó una eva­lua­ción pro­fe­sio­nal, con un ju­ra­do ver­sa­do que lo apro­bó en el exa­men sus­ten­ta­do.

Lo que aquí se im­po­ne es la res­pon­sa­bi­li­dad per­so­nal de ca­da abo­ga­do pa­ra cum­plir con la en­co­mien­da de ejer­cer la pro­fe­sión con éti­ca y au­to­ri­dad mo­ral. Tan­tos jó­ve­nes pro­fe­sio­na­les re­cien­te­men­te egre­sa­dos de las uni­ver­si­da­des, quie­ren de in­me­dia­to ga­nar buen di­ne­ro, por eso ofre­cen sus ser­vi­cios a al­to pre­cio ase­gu­ran­do que van a ga­nar la cau­sa. Es así co­mo se co­me­ten frau­des im­pu­nes que las­ti­man el es­ca­so pa­tri­mo­nio de quie­nes los han con­tra­ta­do.

El De­cá­lo­go del Abo­ga­do que de­be­ría ser nor­ma de con­duc­ta de los pro­fe­sio­na­les del de­re­cho, si­gue sien­do vi­gen­te en sus enun­cia­dos: 1.­ ES­TU­DIA: El de­re­cho se trans­for­ma cons­tan­te­men­te, si no si­gues sus pa­sos, se­rás ca­da día me­nos abo­ga­do. 2.­PIEN­SA: El de­re­cho se apren­de es­tu­dian­do, pe­ro se ejer­ce pen­san­do. 3.LU­CHA: Tu de­ber es lu­char por el de­re­cho; pe­ro el día en que en­cuen­tres en con­flic­to el de­re­cho con la jus­ti­cia, lu­cha por la jus­ti­cia. 4.­TRA­BA­JA: La abo­ga­cía es una ar­dua fa­ti­ga pues­ta al ser­vi­cio de la jus­ti­cia. 5.­SÉ LEAL: Leal pa­ra con tu clien­te, al que no de­bes aban­do­nar has­ta que com­pren­das que es un in­digno de ti. Leal con el ad­ver­sa­rio, aun cuan­do él sea des­leal con­ti­go. Leal pa­ra con el juez, que ig­no­ra los he­chos y de­be con­fiar con lo que tú le di­ces; y que, en cuan­to al de­re­cho, al­gu­na que otra vez de­be con­fiar en lo que tu in­vo­cas. 6.­TO­LE­RA: To­le­ra la ver­dad aje­na en la mis­ma ma­ne­ra en que quie­ras que sea to­le­ra­da la tu­ya. 7.­TEN PA­CIEN­CIA: En el de­re­cho, el tiem­po se ven­ga de las co­sas que se ha­cen sin su co­la­bo­ra­ción. 8.­TEN FE: Ten fe en el de­re­cho co­mo el me­jor ins­tru­men­to pa­ra la con­vi­ven­cia hu­ma­na; en la jus­ti­cia, co­mo des­tino nor­mal del de­re­cho, en la paz co­mo sus­tan­ti­vo bon­da­do­so de la jus­ti­cia; y so­bre to­do ten fe en la li­ber­tad, sin la cual no hay de­re­cho, ni jus­ti­cia, ni paz. 9.­OL­VI­DA: La abo­ga­cía es una lu­cha de pa­sio­nes. Si en ca­da ba­ta­lla fue­ras lle­nan­do tu al­ma de ren­cor, lle­ga­rá un día que la vi­da se­rá im­po­si­ble pa­ra ti. Con­clui­do el com­ba­te, ol­vi­da tu vic­to­ria co­mo tu de­rro­ta. 10.­AMA TU PRO­FE­SIÓN: Tra­ta de con­si­de­rar la abo­ga­cía de tal ma­ne­ra, que el día en que tu hi­jo te pi­da con­se­jo so­bre su des­tino, con­si­de­res un ho­nor pa­ra ti pro­po­ner­le que se ha­ga abo­ga­do.

Si se ob­ser­van es­tas pre­ven­cio­nes, se­gu­ra­men­te los abo­ga­dos van a re­cu­pe­rar mu­cho del pres­ti­gio que han per­di­do en aras del mer­can­ti­lis­mo. Va­ya pues una ca­lu­ro­sa fe­li­ci­ta­ción en su día a los abo­ga­dos chia­pa­ne­cos que cum­plen con su de­ber y ha­cen de la jus­ti­cia su es­cu­do in­que­bran­ta­ble.

CO­LO­FÓN.­ Y co­mo don­de quiera se cue­cen ha­bas, nos en­con­tra­mos con el ca­so del abo­ga­do Juan Co­lla­do que tu­vo un pres­ti­gio ca­si in­ma­cu­la­do, res­pe­ta­do en to­dos los fo­ros y en los es­ce­na­rios don­de se plan­ta­ba por su sa­bi­du­ría ju­rí­di­ca y su in­te­gri­dad in­do­ble­ga­ble. To­do se vino aba­jo, aho­ra Juan Co­lla­do es­tá en la cár­cel acu­sa­do de gra­ves de­li­tos co­mo la­va­do de di­ne­ro y cri­men or­ga­ni­za­do, go­za­ba de in­nu­me­ra­bles in­fluen­cias y has­ta se co­lu­dió en ne­go­cios con los ex­pre­si­den­tes Car­los Sa­li­nas de Gor­ta­ri y En­ri­que Pe­ña Nie­to. Se de­rrum­bó el gi­gan­te con pies de ba­rro, aho­ra es­tá en ma­nos de la jus­ti­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.