**Ni una menos

El Heraldo de Chiapas - - Análisis - Co­rreo: ra­mi­re­zir­[email protected]­mail.com Fa­ce­book: ir­ma­ra­mi­rez.mx Twit­ter: @ir­ma­ja­que

“Un pueblo fe­mi­ni­ci­da no es un pueblo má­gi­co”, esa fue la fra­se más re­cu­rren­te en la mar­cha de las mu­je­res en San Cris­tó­bal de las Ca­sas, mu­ni­ci­pio don­de de acuer­do a al­gu­nas or­ga­ni­za­cio­nes se ha co­me­ti­do más es­te de­li­to en lo que va de 2019.

Más allá de los di­mes y di­re­tes que han su­ce­di­do en las mar­chas de las mu­je­res, no se puede ne­gar que el fe­mi­ni­ci­dio ha cre­ci­do y es ne­ce­sa­rio ha­cer al­go pa­ra evi­tar­lo, por­que la agre­sión con­tra ellas ca­da vez es más es­ca­lo­frian­te, re­cu­rren­te, ha­bi­tual y de nin­gún mo­do se puede uno acos­tum­brar a nue­ve muertes dia­rias en un país que se di­ce igua­li­ta­rio pa­ra ellas y ellos.

Y no se ne­ce­si­ta ser fe­mi­nis­ta pa­ra dar­se cuen­ta que ca­da vez hay más mu­je­res des­apa­re­ci­das, vio­len­ta­das, y que a pe­sar de to­da la “mo­der­ni­dad” hay co­sas que no cam­bian pa­ra es­te mal lla­ma­do se­xo dé­bil: se si­gue sien­do una sociedad hi­pó­cri­ta por­que en el dis­cur­so ofre­cen lo que, en la reali­dad, sim­ple­men­te no dan.

Des­afor­tu­na­da­men­te, la úl­ti­ma mar­cha de mu­je­res se “em­pa­ñó” por la agre­sión a un re­por­te­ro y mu­chas ca­ye­ron en la pin­ta de pa­re­des, cris­ta­les rotos y ac­tos van­dá­li­cos que solo re­fle­jan fu­ria con­te­ni­da, pe­ro que no eva­den la ur­gen­cia de cam­biar y mo­di­fi­car las le­yes pa­ra pro­te­ger­las más, de me­jor for­ma, más efec­ti­vas, o qui­zá só­lo apli­car las le­yes ac­tua­les, pe­ro apli­car­les con ri­gor y pro­fe­sio­na­lis­mo.

Y no se de­be ol­vi­dar la prio­ri­dad cen­tral en es­te te­ma: cam­biar el mo­de­lo edu­ca­ti­vo ha­cia las ni­ñas, ha­cer­las más fuer­tes, sin que ello sig­ni­fi­que que se vuel­van gol­pea­do­ras, por­que es cier­to, ha au­men­ta­do el nú­me­ro de mu­je­res muer­tas en ma­nos de hom­bres, pe­ro tam­bién es­tá su­bien­do el por­cen­ta­je de mu­je­res ase­si­nas de va­ro­nes, es de­cir, vio­len­cia de género in­ver­ti­da, y tam­po­co es la solución al ca­so.

En Chia­pas, de­be bus­car­se esa igual­dad, ur­gen­te y ne­ce­sa­ria pa­ra la sociedad y su­pe­rar de­fi­ni­ti­va­men­te el plei­to de ellas con­tra ellos, bus­car ac­cio­nes que per­mi­ta la con­vi­ven­cia sa­na, po­si­ble, afín y evi­tar el én­fa­sis en las di­vi­sio­nes, las di­fe­ren­cias, o lo que es peor po­li­ti­zan­do el te­ma, por­que cuan­do eso su­ce­de, en na­da bueno ter­mi­na.

Y no hay que ol­vi­dar que exis­ten ca­sos re­le­van­tes de fe­mi­ni­ci­das con­fe­sos, li­bres por jue­ces co­rrup­tos que de­bi­li­tan los ca­sos pre­sen­ta­dos por la Fis­ca­lía, los pre­fie­ren li

bres, los de­jan en libertad pre­su­mi­ble­men­te a cam­bio de di­ne­ro y, con ello, los mismos de­pre­da­do­res de mu­je­res, an­dan en la sociedad, cam­pan­tes e im­pu­nes, suel­tos.

BA­SE DE DA­TOS…

Mar­ce­lo To­le­do Cruz tie­ne el con­sen­so de to­das las frac­cio­nes par­la­men­ta­rias pa­ra re­pe­tir otro pe­rio­do al fren­te de la Jun­ta de Coor­di­na­ción Po­lí­ti­ca del Congreso del es­ta­do, pues dentro de su frac­ción, las vo­ces di­si­den­tes, re­co­no­cen que el Le­gis­la­ti­vo tie­ne una res­pon­sa­bi­li­dad en la 4T y que el trán­si­to ha si­do más fá­cil con un cons­truc­tor de acuer­dos po­lí­ti­cos, un tejedor de po­lí­ti­ca efec­ti­vo pa­ra ca­mi­nar es­te pe­rio­do de adap­ta­ción.

El dipu­tado Mar­ce­lo To­le­do re­pre­sen­ta la efec­ti­vi­dad par­la­men­ta­ria, pre­ci­sa­men­te por­que le in­tere­sa más el re­sul­ta­do, el acuer­do, el trán­si­to a nuevos es­ce­na­rios, la po­si­bi­li­dad fu­tu­ra.***

La ex­pan­sión te­rri­to­rial del EZLN en la Sel­va La­can­do­na puede ser in­ter­pre­ta­do co­mo una ló­gi­ca de do­mi­nio te­rri­to­rial del Za­pa­tis­mo, pe­ro en reali­dad es sim­ple ló­gi­ca de aban­dono e in­do­len­cia: el mo­vi­mien­to in­dí­ge­na re­vo­lu­cio­na­rio dejó de te­ner eco en el go­bierno PAN­PRI y vuel­ve por sus fue­ros me­diá­ti­cos en la 4T que tam­po­co tie­ne in­te­rés en dar­les solución, menos re­sul­ta­dos, pe­ro que les per­mi­ti­rá ha­cer­se no­tar nue­va­men­te.***

Jo­sé An­to­nio Agui­lar Cas­ti­lle­jos y Ci­ro Sa­les Ruiz, de­le­ga­do de pro­gra­mas fe­de­ra­les en Chia­pas y lí­der es­ta­tal de Mo­re­na, res­pec­ti­va­men­te, es­tán en cier­nes pa­ra el mo­vi­mien­to in­terno a rea­li­zar­se en oc­tu­bre; no las tie­nen to­das con­si­go, hay mu­chas fa­llas de su ac­tuar con la mi­li­tan­cia, de su am­bi­ción por el po­der y de re­pe­tir las vie­jas prác­ti­cas del PRI, de don­de pro­vie­nen, en un mo­vi­mien­to de iz­quier­da don­de no se to­le­ra la “vulgar am­bi­ción” y so­bre las ca­sos, la pro­pia mi­li­tan­cia se apres­ta a to­mar de­ci­sio­nes y po­ner­los en su lu­gar.***

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.