Ciu­da­da­nos exi­gen jus­ti­cia en To­na­lá

Los la­dro­nes ca­da vez se vuel­ven las víc­ti­mas y a los ul­tra­ja­dos se les apun­ta co­mo vic­ti­ma­rios

El Heraldo de Chiapas - - Policiaca - PA­BLO VI­LLA­RREAL / Co­rres­pon­sal

La ciu­da­da­nía mar­chó pa­ra exi­gir al fis­cal Jor­ge Luis Lla­ven Abar­ca y al se­cre­ta­rio de Go­bierno Is­mael Bri­to Ma­za­rie­gos la li­be­ra­ción del maes­tro Jo­sé Cruz Za­va­la Pi­ne­da, quien ase­si­nó a una per­so­na en de­fen­sa pro­pia.

“Quie­nes lo co­no­ce­mos nos re­fe­ri­mos a él co­mo el pro­fe Za­va­la, el pro­fe Cruz, y los que con más ani­mo de con­fian­za le tra­ta­mos le de­ci­mo Che­cú, su nom­bre de pila es Jo­sé Cruz Za­va­la Pi­ne­da, ami­go de mu­chos, maes­tro de ge­ne­ra­cio­nes y con gran re­co­no­ci­mien­to por su la­bor co­mo do­cen­te”, ex­pre­só.

Un hom­bre que ape­nas la vi­da le re­ga­ló 50 años, qui­zá los su­fi­cien­tes pa­ra mos­trar­se an­te lo to­nal­te­cos co­mo un ejem­plo de vi­da, con 28 años en la do­cen­cia, cre­cien­do siem­pre, con gran co­ra­zón, son­rien­te, al­truis­ta, ale­gre, aman­te de su fa­mi­lia y to­do un hi­jo agra­de­ci­do al cui­da­do de su ma­dre.

Las cua­li­da­des son mu­chas, sus triun­fos y lo que ha cons­trui­do en pa­tri­mo­nio es pro­duc­to del es­fuer­zo y la vo­lun­tad del Dios en el que cree, ese Dios que to­dos in­vo­ca­mos, el jus­to, el ver­da­de­ro. Cre­yen­te tam­bién de la San­ta Cruz y de San Ju­das Ta­deo, maes­tro de la vi­da y no só­lo en las au­las.

Hoy atra­vie­sa por una si­tua­ción por más di­fí­cil, la cual na­die qui­sie­ra vi­vir, y en el que la ciu­da­da­nía cree que él tam­po­co se la desea­ría a na­die.

Así la jus­ti­cia, mu­chas in­te­rro­gan­tes sur­gen y las opi­nio­nes se di­vi­den, so­bre to­do cuan­do las au­to­ri­da­des pa­re­cen es­tar a fa­vor de los de­lin­cuen­tes y acu­san a quie­nes se de­fien­den.

Los la­dro­nes ca­da vez se vuel­ven las víc­ti­mas y a los ul­tra­ja­dos se les apun­ta co­mo vic­ti­ma­rios. En To­na­lá, Chia­pas y en to­do el te­rri­to­rio me­xi­cano tal pa­re­ce que la si­tua­ción es la mis­ma, la pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia es fa­lli­da, vic­ti­mi­zar a los de­lin­cuen­tes los pro­te­ge y co­lo­ca a las víc­ti­mas en un es­ta­do de in­de­fen­sión con el te­mor de ser en­car­ce­la­dos por de­fen­der su vi­da y sus per­te­nen­cias.

El ca­so del pro­fe­sor Jo­sé Cruz Za­va­la Pi­ne­da, quien la ma­ña­na de es­te pa­sa­do do­min­go tras­cen­die­ra la no­ti­cia de un la­drón aba­ti­do a ba­la­zos, por el do­cen­te quien en de­fen­sa pro­pia ul­ti­mó al su­pues­to asal­tan­te, el afec­ta­do ya fue de­te­ni­do por las coope­ra­cio­nes po­li­cia­cas por el de­li­to de ho­mi­ci­dio.

Los ham­po­nes al ver­se des­cu­bier­tos le die­ron una bru­tal gol­pi­za al pro­fe­sor, quien lo­gró to­mar su ar­ma de fue­go y dis­pa­ró a uno de los la­dro­nes que ca­yó muer­to.

El otro de­lin­cuen­te se fu­gó; en tan­to, el pro­fe­sor que de­fen­dió su vi­da y su pa­tri­mo­nio fue tras­la­da­do al hos­pi­tal, de­bi­do a las le­sio­nes por los gol­pes pro­pi­na­dos por los de­lin­cuen­tes, lue­go de ha­ber si­do da­do de al­ta por mé­di­cos del Hos­pi­tal “Juan C. Cor­zo” fue de­te­ni­do.

/ PA­BLO VILLAREAL

Ciu­da­da­nos exi­gen jus­ti­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.