El dis­cur­so del odio

El Heraldo de Chiapas - - Local -

El Consejo Con­sul­ti­vo de la Co­mi­sión Na­cio­nal de los De­re­chos Hu­ma­nos (CNDH), cen­su­ró los dis­cur­sos ne­ga­ti­vos y po­la­ri­zan­tes de los que di­jo: “son opi­nio­nes ne­ga­ti­vas, pre­con­ce­bi­das o su­po­si­cio­nes es­te­reo­ti­pa­das que ge­ne­ran con­di­cio­nes pro­pi­cias pa­ra in­ci­tar la dis­cri­mi­na­ción, la hos­ti­li­dad y la vio­len­cia”.

Es­te Consejo, cons­ti­tui­do por diez ex­per­tos en la ma­te­ria de­sig­na­dos por el Se­na­do de la Re­pú­bli­ca, ex­pre­só que los dis­cur­sos de odio con­tra­di­cen la cohe­sión so­cial, los de­re­chos hu­ma­nos y el Es­ta­do de de­re­cho.

Los ex­per­tos con­si­de­ran ne­ce­sa­rio la con­de­na y pre­ven­ción de es­tos he­chos por­que pro­du­cen en los paí­ses y en las so­cie­da­des un es­ta­do de ri­ña, con­fron­ta­ción y ani­mad­ver­sión en con­tra de gru­pos o per­so­nas, por su ori­gen ét­ni­co, na­cio­na­li­dad, gé­ne­ro, orien­ta­ción o pre­fe­ren­cias se­xua­les, creen­cias, e in­clu­so por opi­nio­nes o pre­fe­ren­cias po­lí­ti­cas e ideo­ló­gi­cas.

Son re­cien­tes los he­chos de vio­len­cia que se han da­do tan­to en Mé­xi­co co­mo en el ex­tran­je­ro y co­mo ca­so con­cre­to se re­cuer­da la con­fron­ta­ción en El Paso, Te­xas, en que re­sul­ta­ron muer­tos ocho me­xi­ca­nos.

Ha­ce muy bien el Consejo Con­sul­ti­vo de la CNDH en con­de­nar es­tos dis­cur­sos de odio que mue­ven a gru­pos en­te­ros a re­ñir pa­ra que al fi­nal el desen­la­ce sea de muer­tos y he­ri­dos.

En la épo­ca del re­ve­ren­do Mar­tín Lut­her King, ese dis­cur­so de odio se en­de­re­zó en con­tra de sus de­re­chos hu­ma­nos que con an­te­rio­ri­dad el pre­si­den­te Lin­coln los ha­bía con­ju­ra­do en fa­vor de la igual­dad ju­rí­di­ca y so­cial de ne­gros y blan­cos; es­tos úl­ti­mos no se con­for­ma­ron con la vi­gen­cia de la ley y por di­ver­sos me­dios pro­vo­ca­ron ac­cio­nes de­lic­ti­vas que cos­ta­ron la vi­da a mu­chos ciu­da­da­nos ne­gros con la apa­ri­ción cri­mi­nal del si­nies­tro Ku Klux Klan; en­tre la vio­len­cia de ayer y la de hoy la úni­ca di­fe­ren­cia que po­dría exis­tir, so­bre to­do en los Es­ta­dos Uni­dos es que las vic­ti­mas aho­ra no so­lo son los ne­gros sino que arre­me­te en ma­yor me­di­da con­tra los blan­cos y es gran­de el nú­me­ro de muer­tos que de­ja a su paso, co­mo han si­do los asal­tos a las es­cue­las, a los tem­plos y a los cen­tros de di­ver­sión don­de la ma­yo­ría de asis­ten­tes son blan­cos, lo que sig­ni­fi­ca que el odio es­tá di­fun­di­do en­tre unos y otros por dis­tin­tas razones, en­tre las que so­bre­sa­len la mi­gra­ción y sus de­por­ta­cio­nes de la que no se sal­van ni los ni­ños que han si­do re­te­ni­dos en jau­las de hie­rro co­mo si se tra­ta­ran de pe­li­gro­sos cri­mi­na­les.

En Mé­xi­co las cuo­tas de sangre pro­ve­nien­te de los dis­cur­sos de odio tam­bién se ma­ni­fies­tan en di­ver­sas re­gio­nes en don­de la ma­yor par­te la lle­van los gru­pos hu­mil­des re­cla­man­tes de de­re­chos vio­la­dos de li­ber­ta­des obs­trui­das.

Son va­rios los lí­de­res o re­pre­sen­tan­tes de una co­mu­ni­dad agre­si­va los que vio­len­tan, gol­pean y asesinan a los más dé­bi­les co­mo ocu­rre con los cien­tos de des­pla­za­dos de sus lu­ga­res de ori­gen o de ex­pul­sio­nes por razones de creen­cias re­li­gio­sas. Es muy dra­má­ti­co el éxodo de des­pla­za­dos que se van a vi­vir a las mon­ta­ñas en las con­di­cio­nes más dra­má­ti­cas don­de tan­tos han muer­to de ham­bre o de frio. Es­ta­mos ha­blan­do con­cre­ta­men­te de lo que tan­to ha su­ce­di­do en Chia­pas y que has­ta aho­ra las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les han si­do im­po­ten­tes pa­ra con­te­ner la vio­len­cia sis­te­má­ti­ca en las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas.

En lo que to­ca Chia­pas res­pec­to a la re­co­men­da­ción del Consejo Con­sul­ti­vo de la CNDH, ha­brá que aten­der­las pa­ra que los dis­cur­sos vio­len­tos de me­ro­li­cos e irres­pon­sa­bles de las co­mu­ni­da­des po­bres ya no ha­gan de las su­yas por im­pe­ra­ti­vo le­gal y jus­ti­cia hu­ma­na.

CO­LO­FÓN.­ El Fren­te Na­cio­nal de Lu­cha por el So­cia­lis­mo FNLS ha de­nun­cia­do la des­apa­ri­ción for­za­da de uno de sus miem­bros, Ja­vier Pérez Pérez, des­apa­re­ci­do du­ran­te 27 ho­ras y en­con­tra­do, más tar­de en la cár­cel de Teo­pis­ca con evi­den­tes mar­cas de tor­tu­ra. Es­te ciu­da­dano aho­ra es­tá in­ter­na­do en el Ce­re­so nú­me­ro 5 de San Cris­tó­bal de Las Ca­sas, por lo que los in­te­gran­tes del Fren­te re­cla­man aho­ra su li­be­ra­ción y las in­ves­ti­ga­cio­nes a que ha­ya lu­gar pa­ra el pleno es­cla­re­ci­mien­to de los he­chos, por­que de acuer­do con la ONU to­da des­apa­ri­ción for­za­da de­be ser objeto de una ri­gu­ro­sa in­ves­ti­ga­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.