Ta­bas­co y el de­re­cho a la pro­tes­ta

El jue­ves

El Heraldo de Chiapas - - Análisis - Je­fe de ofi­ci­na de la Pre­si­den­cia del Con­se­jo del INE @ebuen­diaz

a la li­ber­tad de reunión pa­cí­fi­ca co­mo con­se­cuen­cia de ac­tos es­po­rá­di­cos de vio­len­cia u otros ac­tos pu­ni­bles co­me­ti­dos por otras per­so­nas durante una ma­ni­fes­ta­ción”.

La se­gun­da es que la re­for­ma pe­nal lo­cal ame­dren­ta y re­pri­me a quien de­ci­de pro­tes­tar. Pe­ro no so­lo ello, da­do que és­ta es el re­sul­ta­do del ejer­ci­cio de di­ver­sos de­re­chos fun­da­men­ta­les, ta­les co­mo reunión, aso­cia­ción y ex­pre­sión, el Es­ta­do des­alien­ta su rea­li­za­ción. Es­to es un in­cum­pli­mien­to al de­ber que tie­nen las au­to­ri­da­des me­xi­ca­nas de pro­mo­ver­los y ga­ran­ti­zar­los en con­di­cio­nes de li­ber­tad, es­ta­ble­ci­do en el ar­tícu­lo 1 de la Cons­ti­tu­ción fe­de­ral y en di­ver­sos ins­tru­men­tos in­ter­na­cio­na­les que el Es­ta­do me­xi­cano ha sus­cri­to.

En otras pa­la­bras, no so­lo se ha ti­pi­fi­ca­do pe­nal­men­te el ejer­ci­cio de un de­re­cho, sino que tam­bién es­tá ge­ne­ran­do un efec­to di­sua­so­rio pa­ra ejer­cer otros.

La ter­ce­ra ra­zón es que, si bien es cier­to que exis­te la po­si­bi­li­dad de re­gla­men­tar vá­li­da­men­te la for­ma en que de­be­rá desa­rro­llar­se la pro­tes­ta so­cial, el có­di­go pe­nal es­ta­ble­ce lí­mi­tes a su ejer­ci­cio de for­ma des­pro­por­cio­na­da y res­tric­ti­va. De­fi­ni­ti­va­men­te la pri­va­ción de la li­ber­tad in­hi­be y cen­su­ra la par­ti­ci­pa­ción en ellas.

Es preo­cu­pan­te que una au­to­ri­dad es­ta­tal ha­ya de­ci­di­do cas­ti­gar pe­nal­men­te a quien de­ci­da par­ti­ci­par en una pro­tes­ta so­cial. Me pa­re­ce que en de­mo­cra­cia de­be­mos dis­cu­tir so­bre las múl­ti­ples for­mas en que se desa­rro­lla el de­re­cho a la pro­tes­ta so­cial pe­ro, sin du­da, de­be ha­ber con­sen­so en el reconocimi­ento a su im­por­tan­cia. De ahí que sea inacep­ta­ble que el Es­ta­do mi­ni­mi­ce su re­le­van­cia (co­mo ocu­rrió en la CDMX ha­ce unos días) o pre­ten­da afec­tar­lo. En de­mo­cra­cia, los de­re­chos de­ben ejer­cer­se en li­ber­tad y sus res­tric­cio­nes de­ben ser ex­cep­cio­na­les. Así de­be ser.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.