Chia­pas, ho­gar de ara­ñas

La en­ti­dad ocu­pa el lu­gar nú­me­ro uno a ni­vel na­cio­nal en es­te tipo de es­pe­cies

El Heraldo de Chiapas - - Portada - LENNYN FLO­RES

La lis­ta de es­pe­cies de ara­ñas de Chia­pas au­men­tó con el ha­llaz­go de la “fi­lis­ta­toi­des in­sig­nis”, re­co­lec­ta­da en las ins­ta­la­cio­nes del Mu­seo de pa­leon­to­lo­gía “Eli­seo Pa­la­cios Agui­le­ra” de Tuxtla Gu­tié­rrez que, des­de aho­ra ocu­pa el lu­gar 533 del lis­ta­do que co­lo­ca a la en­ti­dad co­mo la que cuen­ta con más ara­ñas a ni­vel na­cio­nal.

De acuer­do con Mi­guel Án­gel Gar­cía, coor­di­na­dor re­gio­nal de pro­yec­tos en el mu­seo, se tra­ta de una es­pe­cie ac­tual (vi­va) que es si­nan­tró­pi­ca, es de­cir, que al igual que las de­más es­pe­cies de arác­ni­dos tie­ne la ca­pa­ci­dad de adap­tar­se a las con­di­cio­nes que los hu­ma­nos les pro­vén.

La ur­ba­ni­za­ción ha lle­va­do a que es­tos ar­tró­po­dos pue­dan ha­bi­tar en jar­di­nes, ba­ños, habitacion­es o pa­tios de ser­vi­cio, co­mo el ca­so del re­cien­te ha­llaz­go que se reali­zó en el mu­seo.

“Ha­ce apro­xi­ma­da­men­te dos años y me­dio, es­tá­ba­mos or­ga­ni­zan­do aquí en el mu­seo una ex­po­si­ción tem­po­ral re­la­cio­na­da con ara­ñas fó­si­les en ám­bar, en­ton­ces, al di­rec­tor se le ocu­rrió que no só­lo ex­hi­bié­ra­mos esas es­pe­cies, ex­pli­có.

La lis­ta de es­pe­cies de ara­ñas de Chia­pas au­men­tó con el ha­llaz­go de la “fi­lis­ta­toi­des in­sig­nis”, re­co­lec­ta­da en las ins­ta­la­cio­nes del Mu­seo de pa­leon­to­lo­gía “Eli­seo Pa­la­cios Agui­le­ra” de Tuxtla Gu­tié­rrez que, des­de aho­ra ocu­pa el lu­gar 533 del lis­ta­do que co­lo­ca a la en­ti­dad co­mo la que cuen­ta con más ara­ñas a ni­vel na­cio­nal.

De acuer­do con Mi­guel Án­gel Gar­cía Vi­lla­fuer­te, coor­di­na­dor re­gio­nal de pro­yec­tos en el mu­seo, se tra­ta de una es­pe­cie ac­tual (vi­va) que es si­nan­tró­pi­ca, es de­cir, que al igual que las de­más es­pe­cies de arác­ni­dos tie­ne la ca­pa­ci­dad de adap­tar­se a las con­di­cio­nes que los hu­ma­nos les pro­vén.

La ur­ba­ni­za­ción ha lle­va­do a que es­tos ar­tró­po­dos pue­dan ha­bi­tar en jar­di­nes, ba­ños, habitacion­es o pa­tios de ser­vi­cio, co­mo el ca­so del re­cien­te ha­llaz­go que se reali­zó en el mu­seo.

“Ha­ce apro­xi­ma­da­men­te dos años y me­dio, es­tá­ba­mos or­ga­ni­zan­do aquí en el mu­seo una ex­po­si­ción tem­po­ral re­la­cio­na­da con ara­ñas fó­si­les en ám­bar, en­ton­ces, al di­rec­tor se le ocu­rrió que no só­lo ex­hi­bié­ra­mos esas es­pe­cies, sino a la par ex­hi­bir es­pe­cies ac­tua­les y ahí nos di­mos a la ta­rea de re­unir­las y tu­vi­mos la for­tu­na de en­con­trar es­ta es­pe­cie”, ex­pli­có.

GUA­TE­MA­LA Y CEN­TROA­MÉ­RI­CA

Los re­gis­tros se­ña­la­ban que es­te ejem­plar se en­con­tra­ba en Gua­te­ma­la y otras par­tes de Cen­troa­mé­ri­ca, por lo que el he­cho que se ha­ya en­con­tra­do en Chia­pas re­vis­te de im­por­tan­cia por­que da pau­ta pa­ra ac­tua­li­zar el ca­tá­lo­go de es­pe­cies ac­tua­les pa­ra el es­ta­do y es­tar se­gu­ros de que pue­den exis­tir mu­chas es­pe­cies más por en­con­trar.

Aun­que pa­ra lo­ca­li­zar un ejem­plar de cual­quier es­pe­cie se lle­va a ca­bo un pro­to­co­lo de in­ves­ti­ga­ción, don­de se im­ple­men­ta una me­to­do­lo­gía de cam­po que, si bien es com­ple­ja, ya que se pue­den cap­tu­rar me­dian­te fras­cos, as­pi­ra­do­res, tram­pas de caí­da y/o re­des de gol­peo, el en­cuen­tro de la “fi­lis­ta­toi­des in­sig­nis” fue ca­sual.

“Es­ta ara­ña te­nía años vi­vien­do aquí en el mu­seo, pe­ro por cues­tio­nes ca­sua­les al pre­pa­rar una ex­po­si­ción tem­po­ral de ara­ñas fó­si­les fue en­con­tra­da”, ma­ni­fes­tó.

Pa­ra res­guar­dar sus ca­rac­te­rís­ti­cas ac­tua­les, las ara­ñas de­ben ser co­lo­ca­das en un re­ci­pien­te con 85 por cien­to de al­cohol, ex­pu­so el bió­lo­go Mi­guel Án­gel Gar­cía Vi­lla­fuer­te.

¿Có­mo sa­ber que se tra­ta de una es­pe­cie de nue­vo re­gis­tro?

“Cuan­do tra­ba­ja­mos con es­pe­cies ac­tua­les uti­li­za­mos un ca­tá­lo­go ta­xo­nó­mi­co, es de­cir, un ma­nual de iden­ti­fi­ca­ción, to­dos los gru­pos de ani­ma­les tie­nen un ma­nual de iden­ti­fi­ca­ción; en el ca­so de las ara­ñas, te­ne­mos un ma­nual de iden­ti­fi­ca­ción pa­ra Nor­tea­mé­ri­ca. Cuan­do lle­ga­mos a cier­to ni­vel y es­te no nos ayu­da mu­cho a iden­ti­fi­car una nue­va es­pe­cie, acu­di­mos a una pá­gi­na que se lla­ma Spi­der World Ca­ta­lo­gue, en es­te si­tio te­ne­mos to­do el ma­te­rial, des­de 1787 has­ta el 2019, don­de no­so­tros po­de­mos ac­ce­der a las es­pe­cies que ya han si­do iden­ti­fi­ca­das”.

Ade­más, abun­dó, pa­ra iden­ti­fi­car un or­ga­nis­mo a ni­vel es­pe­cie, se ne­ce­si­ta tan­to a la hem­bra co­mo al ma­cho: “En es­te ca­so, cuan­do nos dan la idea de uti­li­zar es­pe­cies ac­tua­les, me tra­je­ron un es­pé­ci­men hem­bra, lo que nos obli­gó a bus­car al ma­cho”.

Los ejem­pla­res fue­ron lo­ca­li­za­dos en los ori­fi­cios crea­dos por cla­vos en una pa­red del pa­tio de ser­vi­cio del mu­seo, lu­gar en el que es­ta es­pe­cie se adap­tó pa­ra vi­vir e ins­ta­lar sus re­des.

Es­te ha­llaz­go, lle­vó al bió­lo­go chia­pa­ne­co a con­tac­tar­se con un es­pe­cia­lis­ta bra­si­le­ño. “Con­tac­té al doc­tor An­to­nio Do­min­gos Bres­co­vit de Sao Pau­lo, Bra­sil, con quien es­cri­bió un ar­tícu­lo cien­tí­fi­co pu­bli­ca­do en Mé­xi­co y por lo cual la “fi­lis­ta­toi­des in­sig­nis” ob­tu­vo el re­gis­tro 533.

Gar­cía men­cio­nó que se tra­ta de un arác­ni­do ve­ne­no­so al igual que la ma­yo­ría de su es­pe­cie, pe­ro pa­ra na­da pe­li­gro­so y su im­por­tan­cia pre­va­le­ce en que ayu­da a con­tro­lar otros in­sec­tos que pue­den ser no­ci­vos pa­ra la sa­lud.

/ FOTOS CORTESÍA

Es­ta ara­ña fue lo­ca­li­za­da en el Mu­seo de Pa­leon­to­lo­gía “Eli­seo Pa­la­cios Agui­le­ra” de Tuxtla

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.