REI­NA DE LA SEL­VA LA­CAN­DO­NA Ger­tru­de Duby Blom ¿Án­gel an­ti­fas­cis­ta?

Na­ce en Sui­za, fue ac­ti­vis­ta del an­ti­fas­cis­mo ale­mán. La II Gue­rra Mun­dial la ex­pul­só de Eu­ro­pa, pa­ra vi­vir en San Cristóbal de Las Ca­sas; se de­di­có a la fo­to­gra­fía et­no­grá­fi­ca, al co­lec­cio­nis­mo y a sal­va­guar­dar la Sel­va

El Heraldo de Chiapas - - Portada - JU­LIO DOMÍNGUEZ BAL­BOA

Na­ci­da en Sui­za, fue una gran ac­ti­vis­ta del an­ti­fas­cis­mo ale­mán. La II Gue­rra Mun­dial la ex­pul­só de Eu­ro­pa, pa­ra es­ta­ble­cer­se en San Cristóbal de Las Ca­sas (Chia­pas, Mé­xi­co), don­de se de­di­có a la fo­to­gra­fía et­no­grá­fi­ca, al co­lec­cio­nis­mo, así co­mo a la sal­va­guar­da de la Sel­va La­can­do­na y de sus ha­bi­tan­tes. El an­ti­fas­cis­mo, al parecer, que­dó en el ol­vi­do.

Aun­que han pa­sa­do ca­si 50 años, to­da­vía ten­go fres­co el re­cuer­do de la pri­me­ra vez que vi en per­so­na a la se­ño­ra Ger­tru­de Duby Blom, me­jor co­no­ci­da en Chia­pas co­mo “Trudy”. La oca­sión se dio en el ae­ro­puer­to “Fran­cis­co Sarabia” de Tuxtla Gu­tié­rrez, cu­ya sa­la de es­pe­ra se vol­vía un ver­da­de­ro cen­tro de en­cuen­tro de la gen­te más pro­mi­nen­te del es­ta­do, so­bre to­do en los mo­men­tos pre­vios al ate­rri­za­je o al des­pe­gue del úni­co vue­lo di­rec­to que unía a la ca­pi­tal de Chia­pas con la del país.

Fi­na­li­za­ban los años 1960, ha­bía mu­cha gen­te en la ter­mi­nal aé­rea, pues re­tor­na­ba a la Ciu­dad de Mé­xi­co un im­por­tan­te fun­cio­na­rio, a quien una ma­rim­ba gi­gan­tes­ca le to­ca­ba “Las Go­lon­dri­nas” an­tes de abor­dar. Ha­bía mu­cha gen­te co­no­ci­da por to­das par­tes, y se res­pi­ra­ba en el am­bien­te un ai­re fes­ti­vo. De pron­to al­go lla­mó po­de­ro­sa­men­te mi aten­ción: una mu­jer ex­tran­je­ra, ro­dea­da de va­rios in­dios la­can­do­nes, que pla­ti­ca­ba ani­ma­da­men­te con mi abue­lo. Era ru­bia, del­ga­da y muy ele­gan­te, aun­que al­gu­nos la ha­brían ta­cha­do de es­tra­fa­la­ria. Ves­tía un tra­je bor­da­do por las in­con­fun­di­bles ma­nos de las in­dias de los Al­tos de Chia­pas, que la ha­cía parecer una rei­na. El co­lo­ri­do de los es­tam­bres sa­ca­ba im­pac­tan­tes des­te­llos a sus ojos azu­les. Sin em­bar­go, lo que más me im­pre­sio­nó fue­ron sus jo­yas, de pla­ta la­bra­da y tur­que­sa, que com­ple­men­ta­ban a la per­fec­ción el atuen­do. A pre­gun­ta ex­pre­sa de al­guien, ella res­pon­dió que su co­llar, sus are­tes, su bra­za­le­te y ani­llo ha­bían si­do di­se­ña­dos en ex­clu­si­va pa­ra ella por Wi­lliam Spratling, el fa­mo­so or­fe­bre nor­te­ame­ri­cano.

Con cu­rio­si­dad in­fan­til, pues en ese en­ton­ces era yo un ni­ño, me acer­qué a mi abue­lo con el de­seo de ser pre­sen­ta­do, lo cual él in­tu­yó per­fec­ta­men­te e hi­zo lo pro­pio. Una son­ri­sa ilu­mi­nó el ros­tro de la se­ño­ra, que me aca­ri­ció un mo­fle­te, y aun­que el con­tac­to fue fu­gaz, que­dé gra­ta­men­te im­pre­sio­na­do.

De re­gre­so a su ca­sa en la co­lo­nia Moc­te­zu­ma de Tuxtla, mi abue­lo me pla­ti­có que aque­lla se­ño­ra era de ori­gen sui­zo y que tan­to ella co­mo su es­po­so, un da­nés

de nom­bre Franz Blom, eran hués­pe­des ha­bi­tua­les de las fin­cas que la fa­mi­lia po­seía en Oco­sin­go, a las puer­tas de la Sel­va La­can­do­na. “Son an­tro­pó­lo­gos y gra­cias a ellos, los in­dios y los bos­ques han sub­sis­ti­do”, me res­pon­dió al pre­gun­tar­le el mo­ti­vo por el que aque­lla pa­re­ja vi­si­ta­ra tan­to la zo­na.

A par­tir de ese mo­men­to, siem­pre es­tu­ve pen­dien­te de ca­da co­men­ta­rio que en mi fa­mi­lia se ha­cía so­bre Trudy Duby o Franz Blom o “Na Bo­lón” (la ca­sa que la pa­re­ja te­nía en San Cristóbal), y se con­vir­tie­ron en idí­li­cos per­so­na­jes que iba for­jan­do en mi ima­gi­na­ción.

Con el pa­sar del tiem­po, un pa­rien­te cer­cano fue nom­bra­do di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de la Ar­te­sa­nía Chia­pa­ne­ca, y gra­cias a él vol­ví a es­tar fren­te a fren­te con Trudy, quien ob­via­men­te ya no me re­cor­da­ba, pe­ro no me im­por­tó, pre­fe­rí dis­fru­tar­la du­ran­te el tiem­po que du­ró es­te se­gun­do con­tac­to, ocu­rri­do en el Mu­seo del Carmen, don­de la se­ño­ra for­mó par­te del ju­ra­do ca­li­fi­ca­dor de un im­por­tan­te con­cur­so de ar­te­sa­nos.

Mu­chos años des­pués, cuan­do Ger­tru­de era viu­da y an­cia­na, la vol­ví a ver. Fue en oca­sión de una vi­si­ta que hi­ce a su ca­sa de San Cristóbal, ya con­ver­ti­da en el mu­seo Na Bo­lón, en el ba­rrio del Ce­rri­llo. Co­mo la ca­sa se­guía ha­bi­ta­da, las vi­si­tas eran li­mi­ta­das y guia­das. Em­pe­za­ban en la bi­blio­te­ca, pa­ra ter­mi­nar en el pa­tio de la ca­sa en don­de se ven­dían postales y re­fri­ge­rios. Ata­via­da de mo­ra­do, con sus jo­yas de pla­ta, sos­te­ni­da por un ba­tón de ébano y ná­car, la due­ña de la ca­sa ob­ser­va­ba a los vi­si­tan­tes, y yo no pu­de re­sis­tir acer­car­me a ella y de­cir­le, que mi abue­lo ha­bía si­do Mario Bal­boa, quien pa­ra en­ton­ces ha­bía ya fa­lle­ci­do. “Mario Bal­boa, mi gran ami­go…”, me di­jo con nos­tal­gia, y me acom­pa­ñó a re­co­rrer al­gu­nas de las zo­nas de la re­si­den­cia que más me ha­bían gus­ta­do. Me di­jo que la ca­sa, cons­trui­da en el si­glo XIX, que era de es­ti­lo neo­clá­si­co y que ellos la ha­bían com­pra­do a una fa­mi­lia co­le­ta ¿Pe­na­gos?, ¿Pa­nia­gua? No lo re­cuer­do. Iba a pre­gun­tar­le por qué ha­bía ce­sa­do su lu­cha con­tra el fas­cis­mo pe­ro no me atre­ví. Aque­lla fue la úl­ti­ma vez que la vi con vi­da.

Des­pués de ha­ber si­do en­car­ce­la­da y li­be­ra­da, emi­gró de Eu­ro­pa a Es­ta­dos Uni­dos y pos­te­rior­men­te a Mé­xi­co, don­de lle­gó en 1940. En 1943 fue en­via­da co­mo fo­to­pe­rio­dis­ta en una mi­sión in­ves­ti­ga­ti­va a las al­deas la­can­do­nas, en don­de se unió sen­ti­men­tal­men­te a Franz Blom. En 1950 se es­ta­ble­ció en San Cristóbal de las Ca­sas, don­de con­ti­nuó rea­li­zan­do fo­to­gra­fía et­no­grá­fi­ca de los dis­tin­tos gru­pos in­dí­ge­nas de la re­gión, fo­to­gra­fías que ella no im­pri­mía o pro­ce­sa­ba. Sus fo­to­gra­fías so­bre Chia­pas han re­co­rri­do dis­tin­tos paí­ses e ilus­tra­do va­rios li­bros.

Por ma­tri­mo­nio

agre­gó a su nom­bre los ape­lli­dos Duby y Blom, aun­que tu­vo otras pa­re­jas sen­ti­men­ta­les, in­clu­yen­do a un ciu­da­dano ale­mán con el que se ca­só pa­ra ob­te­ner pa­sa­por­te ger­mano; se de­jó su pa­tro­ní­mi­co

Fue ac­ti­vis­ta so­cial en Sui­za e In­gla­te­rra, pe­ro so­bre to­do en Ale­ma­nia, en don­de per­ma­ne­ció co­mo ora­do­ra de la re­sis­ten­cia in­clu­si­ve des­pués de ha­ber asu­mi­do Adolfo Hitler el po­der en ese país

AR­CHI­VO PER­SO­NAL / FO­TO:

Su nom­bre ori­gi­nal fue Ger­tru­de Eli­za­beth Loer­ts­cher y na­ció en Ber­na, Sui­za en 1901

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.