¡Se aca­ba el en­can­to… aun­que que­da la es­pe­ran­za!

El Heraldo de Chihuahua - - Nacional -

CMé­xi­co, reo sin­ce­ra­men­te que An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, al igual que to­dos los que han si­do pre­si­den­tes de

in­clu­yen­do al otro Ló­pez de Santana y Por­fi­rio Díaz, han si­do hom­bres bien in­ten­cio­na­dos, aun­que esas bue­nas in­ten­cio­nes rá­pi­da­men­te son des­trui­das por la tris­te reali­dad. Cla­ro que na­da tie­nen que ver las in­ten­cio­nes, bue­nas o ma­las con la am­bi­ción que a al­gu­nos les ga­na a los po­cos días de asu­mir el po­der y en es­te ca­so, la ver­dad no son po­cos, aun­que ha­yan em­pe­za­do con las me­jo­res de las in­ten­cio­nes.

No se ne­ce­si­ta ser economista, mu­cho me­nos po­lí­ti­co pa­ra en­ten­der que la si­tua­ción del país es crí­ti­ca, pe­ro me­nos la en­ten­de­rán quie­nes en­tre­ga­ron su vo­to con la es­pe­ran­za de co­mer tres ve­ces al día, de sa­car a un fa­mi­liar de la cár­cel, de res­ca­tar el em­pe­ño de su ca­sa o sim­ple­men­te te­ner un digno tra­ba­jo que les per­mi­ta a sus fa­mi­lias vi­vir de­co­ro­sa­men­te y del ta­ma­ño de la su­ma de los vo­tos que le die­ron el triun­fo a don An­drés, de ese ta­ma­ño es la can­ti­dad de me­xi­ca­nos, si no es que mu­chos más, que vi­ven de la es­pe­ran­za fo­men­ta­da por el aho­ra vir­tual pre­si­den­te elec­to, mis­ma que ya se em­pe­zó a di­luir aún an­tes de que to­me po­se­sión.

En po­co tiem­po ten­drán que des­apa­re­cer los tu­mul­tos que si­guen al lí­der de Mo­re­na, por­que indudablemente que sí se con­vir­tió en el lí­der que ne­ce­si­tan las ma­sas, más cuan­do son hos­ti­ga­das por el ham­bre y la po­bre­za. Mu­chos po­drán se­ña­lar que exa­ge­ro, pe­ro la dis­tan­cia, en­tre ya no los que mu­cho tie­nen, sino en­tre los que sim­ple­men­te tie­nen y los que no cuen­tan con na­da.

Y es que po­drá ser mu­cha la vo­lun­tad del ta­bas­que­ño, pe­ro po­cos o nu­los los re­cur­sos con los que se pue­den en­fren­tar las ca­ren­cias del país e in­sis­to no es que nues­tro Mé­xi­co sea un país de mi­se­ra­bles, sino un país de unos cuan­tos ri­cos y has­ta el mo­men­to de más go­bier­nos fa­lli­dos que co­rres­pon­sa­bles con su pa­tria.

Indudablemente a quien me­jor le fue, es al pro­pio aún pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to, quien con un za­la­me­ro re­co­no­ci­mien­to del triun­fo al can­di­da­to ga­na­dor y un am­plio re­ci­bi­mien­to pri­va­do en la re­si­den­cia ofi­cial de Los Pi­nos pa­re­ce que que­da­ron en el ol­vi­do to­dos los agra­vios y lo que es más, to­dos los yerros y fra­ca­sos gu­ber­na­men­ta­les atri­bui­dos, con ra­zón, al pre­si­den­te más ri­di­cu­li­za­do de la his­to­ria y no pre­ci­sa­men­te por la implementación de las re­des so­cia­les sino por los re­cla­mos de esa mis­ma so­cie­dad frus­tra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.