El va­lor del va­lor

El Heraldo de Chihuahua - - Nacional - Por Ma­rio Gón­go­ra Her­nán­dez

“El va­lor es la re­sis­ten­cia al mie­do, el do­mi­nio del mie­do, mas no la au­sen­cia del mis­mo”.

Na­da hay que con­vier­ta la vi­da en una pri­sión, co­mo un es­pí­ri­tu opa­ca­do y te­me­ro­so.

Pa­ra te­ner una re­la­ción acep­ta­ble y valiente en el mun­do, te­ne­mos que to­mar en cuen­ta que es im­por­tan­te con­si­de­rar que to­dos nues­tros pro­ble­mas se di­vi­den en dos cla­ses: la pri­me­ra, las co­sas que po­de­mos do­mi­nar, las que po­de­mos con­tro­lar; y la se­gun­da, to­do aque­llo que es­tá fue­ra de nues­tro do­mi­nio. Es te­ner sen­ti­do co­mún caer en cuen­ta que es inú­til y una pér­di­da de tiem­po en mor­ti­fi­car­nos por lo que no po­de­mos evi­tar, pe­ro que sí po­dría­mos si tu­vié­ra­mos el va­lor de te­ner va­lor: po­de­mos ir ven­cien­do mu­chos obs­tácu­los a me­di­da que va­ya­mos desa­rro­llan­do nues­tra vo­lun­tad y la con­fian­za en no­so­tros mis­mos, al­go in­dis­pen­sa­ble an­te las cri­sis y des­qui­cia­mien­tos que se en­cuen­tran a las puer­tas de nues­tras vi­das con el go­bierno en­tran­te.

El rey Da­vid cuan­do ape­nas era un pastor no tu­vo mie­do de en­fren­tar­se a Go­liat. Re­cha­zó la co­ra­za de ace­ro que se le ofre­ció y com­ba­tió a su for­mi­da­ble ene­mi­go con la on­da y la pie­dra, ar­mas que co­no­cía bien, y ven­ció. Y así, no­so­tros de­be­mos lu­char y ven­cer con las ar­mas que ten­ga­mos, y no es­pe­rar a que la for­tu­na o el des­tino nos trai­gan las ar­mas pa­ra ini­ciar la lu­cha, la re­sis­ten­cia.

La per­so­na con va­lor usa las ar­mas que tie­ne dis­po­ni­bles y que do­mi­na, y triun­fa. Las ar­mas del rey Da­vid pa­re­cían des­pre­cia­bles y aun así ven­ció. Lo que en ver­dad con­ta­rá no son las ca­la­mi­da­des a las que nos ha­ya­mos en­fren­ta­do, sino la en­te­re­za y el va­lor con las que las ha­ya­mos com­ba­ti­do. No es nin­gu­na des­gra­cia caer, sino per­ma­ne­cer caí­do. Lo im­por­tan­te no es dar­nos cuen­ta si caí­mos, sino si lu­cha­mos con va­lor pleno. Y si lle­gá­ra­mos a mo­rir, no es el que mu­ra­mos; lo que con­ta­rá es có­mo lo hi­ci­mos.

Te­ner el va­lor de con­si­de­rar que lo que es ver­dad pa­ra no­so­tros en nues­tro más ín­ti­mo pen­sa­mien­to, es ver­dad pa­ra to­dos los que le son fie­les a sus prin­ci­pios, es el se­cre­to de la li­ber­tad. Y la lu­cha más du­ra y difícil es con­ten­der con nues­tro des­alien­to.

Siem­pre te­ne­mos que con­si­de­rar que el mé­ri­to ra­ra­men­te es re­co­no­ci­do con ra­pi­dez, y una gran par­te de las cam­pa­ñas, ya sean co­mer­cia­les, mi­li­ta­res, morales o in­te­lec­tua­les se lle­gan a per­der si no son con­du­ci­das con pa­cien­cia y con fe.

Ca­da día es una nue­va opor­tu­ni­dad, y por lo tan­to, ca­da día po­de­mos em­pe­zar a ha­cer al­go pa­ra po­ner en prác­ti­ca nue­vas ideas, desa­rro­llar co­sas di­fe­ren­tes. Nues­tro éxi­to es­ta­rá ba­sa­do en el re­co­no­ci­mien­to de los fra­ca­sos que he­mos su­fri­do, y en te­ner el va­lor pa­ra cam­biar las co­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.