Desea Gua­da­lu­pe dul­ces y un pas­tel de cho­co­la­te

La mu­jer rarámuri bus­ca com­pla­cer a su nie­ta de dos años; tam­bién le gus­ta­ría te­ner una des­pen­sa pa­ra su fa­mi­lia

El Heraldo de Chihuahua - - Local - KA­RI­NA RO­DRÍ­GUEZ CHA­CÓN/ El He­ral­do de Chihuahua

Pu­dien­do pe­dir cual­quier co­sa, lo que Gua­da­lu­pe Vega Ga­lin­do más desea pa­ra es­ta Na­vi­dad es un pas­tel de cho­co­la­te y dul­ces pa­ra su nie­te­ci­ta Ya­mi­leth, con quien ha­bi­ta en la co­lo­nia Vis­tas Ce­rro Gran­de en un pre­ca­rio ja­ca­li­to de ma­de­ra.

En un te­rreno lo­ca­li­za­do en la ca­lle Gran­je­les, ca­si con 70, la mu­jer rarámuri se ins­ta­ló jun­to con su es­po­so Ignacio Gon­zá­lez, su hi­ja Isa­bel y la pe­que­ña de dos años de edad.

Es­ta fa­mi­lia es ori­gi­na­ria de la co­mu­ni­dad de Si­so­gui­chi, del mu­ni­ci­pio de Bo­coy­na, y des­de ha­ce 9 años emi­gra­ron a la ca­pi­tal en bus­ca de una me­jor ca­li­dad de vi­da. An­te­rior­men­te ra­di­ca­ban en la co­lo­nia Cam­pe­si­na y des­de ha­ce tres años vi­ven en Vis­tas Ce­rro Gran­de.

Su ac­tual vi­vien­da es­tá cons­trui­da con ma­te­ria­les co­mo ma­de­ra y lo­na prin­ci­pal­men­te y, aun­que cuen­tan con un ca­len­tón de le­ña al in­te­rior pa­ra tra­tar de mi­ti­gar el frío, el he­la­do vien­to se lo­gra co­lar en­tre las fi­su­ras.

Los in­gre­sos son apor­ta­dos por el pa­dre de fa­mi­lia que tra­ba­ja en la obra, así que su suel­do no es mu­cho, pe­ro mien­tras ten­gan pa­ra co­mer se dan por bien ser­vi­dos, di­ce Gua­da­lu­pe. Y, es que así es la cul­tu­ra de los ra­rá­mu­ris que vi­ven sin ex­ce­sos, sino que agra­de­cen a dia­rio por lo re­ci­bi­do y si es­te día tu­vie­ron al­go pa­ra lle­var­se a la boca.

Isa­bel ya de­ci­dió apar­tar­se de sus pa­dres que le ayu­da­ron a cons­truir otro cuar­ti­to ale­da­ño, don­de tie­ne a su hi­ja Ya­mi­leth, quien es la ado­ra­ción de los abue­los.

Al pre­gun­tar­le qué era lo que más ne­ce­si­ta­ba o le ha­cía fal­ta ac­tual­men­te, se que­da pen­san­do por va­rios se­gun­dos y di­ce que un pas­tel pa­ra su nie­ta, ges­to que con­mue­ve al per­ci­bir ese gran ca­ri­ño que la lle­va siem­pre a an­te­po­ner a la más pe­que­ña de la fa­mi­lia.

Así que, es­ta tem­po­ra­da de­cem­bri­na, los ha­ría muy fe­liz un pas­tel de cho­co­la­te, sa­bor que tan­to gus­ta a Ya­mi­leth y al­gu­nos dul­ces; aun­que al dar­le la opor­tu­ni­dad a do­ña Lu­pi­ta de en­lis­tar al­go más, co­men­tó que des­pen­sa pa­ra po­der pre­pa­rar ali­men­tos a su es­po­so e hi­jas.

Pe­ro no les cae­ría na­da mal al­go de ro­pa abri­ga­do­ra pa­ra la me­nor de dos años de edad, a fin de evi­tar ex­po­ner­la al frío que se es­tá de­jan­do sen­tir; por­que si bien es cier­to, hay per­so­nas que se acer­can pa­ra ob­se­quiar­les al­go de ro­pa (por ello la ma­dre de fa­mi­lia no lo pu­so en­tre las ne­ce­si­da­des), es per­ti­nen­te man­te­ner pro­te­gi­da a la chi­qui­ta du­ran­te es­te cru­do in­vierno.

Foto MA­NO­LO AGUI­RRE

Gua­da­lu­pe y su nie­ta Ya­mi­leth.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.