Maes­tra de­nun­cia ame­na­zas ha­cia ella

El Heraldo de Chihuahua - - Delicias -

Se tu­vo la opor­tu­ni­dad de es­cu­char el tes­ti­mo­nio de la jo­ven Melisa Gar­cía, quien em­pe­zó se­ña­lan­do que des­pués de tres años cu­brien­do in­te­ri­na­tos, es­te año por fin ob­tu­vo una pla­za de­fi­ni­ti­va en el sub­sis­te­ma fe­de­ral en el Jar­dín de Ni­ños Mahat­ma Gand­hi en la co­mu­ni­dad Me­sa de los Lea­les, ubi­ca­da en el mu­ni­ci­pio de Mo­re­los, co­mu­ni­dad que pre­ci­só se en­cuen­tra muy aden­tra­da en la sie­rra y a la que só­lo se pue­de ac­ce­der me­dian­te un tra­yec­to de me­dia ho­ra en avio­ne­ta.

Pro­si­guió re­la­tan­do que si bien no le im­por­tó mar­char­se le­jos de su De­li­cias na­tal ini­cian­do en fun­cio­nes el 16 de agos­to, la maes­tra la­men­tó que a las dos se­ma­nas em­pe­zó a re­ci­bir ame­na­za­das de par­te de gen­te ar­ma­da, ade­más de su­frir un asal­to en su ca­sa en el que le ro­ba­ron fotografías y to­da su ro­pa in­te­rior. Con fe­cha 26 de agos­to, ape­nas 10 días des­pués de ini­cia­do el ci­clo, la maes­tra en­vía un ofi­cio a la su­per­vi­so­ra es­co­lar de la Zo­na 40 Sec­tor 80, Ma­ría de Lour­des Gu­tié­rrez Astorga, “so­li­ci­tan­do una re­ubi­ca­ción de pla­za de­fi­ni­ti­va”, re­la­tan­do los su­ce­sos que la lle­va­ban a ello.

An­te la gra­ve­dad de los he­chos y el ries­go a su in­te­gri­dad, la jo­ven maes­tra de 27 años tu­vo que aban­do­nar la co­mu­ni­dad el lu­nes 27 de agos­to e in­me­dia­ta­men­te in­ter­pu­so la co­rres­pon­dien­te de­nun­cia an­te la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do ad­vir­tien­do la gra­ve­dad de los co­men­ta­rios y ame­na­zas re­ci­bi­das tras ne­gar­se a acom­pa­ñar a es­tos hom­bres ar­ma­dos.

Tras in­ter­po­ner la de­nun­cia co­rres­pon­dien­te, la maes­tra Melisa com­pa­re­ció an­te la jefa del De­par­ta­men­to Ju­rí­di­co de los SEECh, Ma­ría Se­le­ne Prie­to Do­mín­guez, pa­ra po­ner­la al co­rrien­te de lo su­ce­di­do y so­li­ci­tar­le el cam­bio de cen­tro, si bien se en­cuen­tra con la sor­pre­sa que con fe­cha 7 de sep­tiem­bre, vía ofi­cio di­ri­gi­do a la di­rec­to­ra de Edu­ca­ción Ini­cial y Prees­co­lar, Ma­ría del Car­men Or­ne­las Hicks Prie­to, la in­for­ma que “es­te De­par­ta­men­to Ju­rí­di­co ad­vier­te que no se pue­de dar trá­mi­te a su so­li­ci­tud de cam­bio de ads­crip­ción tem­po­ral, por no exis­tir ele­men­tos su­fi­cien­tes pa­ra de­ter­mi­nar­la, de­ján­do­se a sal­vo los de­re­chos de la tra­ba­ja­do­ra pa­ra en el ca­so de que se ac­tua­li­ce al­gu­na cau­sa que per­mi­ta la re­va­lo­ra­ción del asun­to”.

La maes­tra Melisa de­nun­ció que des­pués su­po que to­da la in­ves­ti­ga­ción que reali­zó Ju­rí­di­co de SEECh con­sis­tió en una lla­ma­da a su su­per­vi­sor, quien ape­nas aca­ba­ba de lle­gar al pues­to y que no co­no­ce la co­mu­ni­dad, y a un miembro de la co­mu­ni­dad cu­yo nú­me­ro fue fa­ci­li­ta­do por el pro­pio su­per­vi­sor. De he­cho, ase­gu­ra que le re­cri­mi­nó a Mi­guel Her­nán­dez có­mo pu­do ha­ber di­cho eso si no co­no­ce la co­mu­ni­dad, aun cuan­do en va­rias oca­sio­nes la maes­tra le so­li­ci­tó se pre­sen­ta­ra pa­ra que su­per­vi­sa­ra la si­tua­ción la que se en­con­tra­ba. “No me to­ma­ron en cuen­ta en Ju­rí­di­co de SEECh y en el ni­vel Prees­co­lar me di­je­ron que no se po­día ha­cer na­da, que ya Ju­rí­di­co ha­bía de­ter­mi­na­do y que me te­nía que pre­sen­tar aun­que hu­bie­ra una de­nun­cia en cur­so”, la­men­tó en de­cla­ra­cio­nes la víc­ti­ma.

Pro­si­guió ma­ni­fes­tan­do que des­de ese mo­men­to el asun­to, ex­tra­ña­men­te, se con­vir­tió en un te­ma per­so­nal pa­ra el su­per­vi­sor, quien le ha­bría apun­ta­do que no iba a per­mi­tir que la co­mu­ni­dad se que­da­ra sin maes­tra, pre­ci­san­do que és­ta con­ta­ba só­lo con sie­te alum­nos, que si se iba ya no iban a man­dar­le más maes­tros y la iban a ce­rrar, lo cual a él lo iba a afec­tar.

Es por ello que la maes­tra le pi­dió al su­per­vi­sor que la acom­pa­ña­ra a la co­mu­ni­dad co­mo su je­fe in­me­dia­to que era, an­te lo cual és­te le ha­bría res­pon­di­do que no te­nía por qué ir, al tiem­po que le pi­dió que ya no tu­vie­ra con­tac­to con pa­dres de fa­mi­lia pa­ra no mez­clar in­for­ma­ción, que te­nía que vol­ver a la co­mu­ni­dad, mien­tras al mis­mo tiem­po su­pues­ta­men­te el su­per­vi­sor en­via­ba un ofi­cio al ni­vel de Prees­co­lar de­nun­cian­do que la maes­tra se sa­lió sin avi­sar y que era gro­se­ra con los miem­bros de la co­mu­ni­dad.

Tras su­frir to­do es­te cal­va­rio y ver có­mo au­to­ri­dad tras au­to­ri­dad, su­pe­rior tras su­pe­rior, le da­ban la es­pal­da, la maes­tra Melisa Gar­cía ase­gu­ró que la se­ma­na pa­sa­da, por no per­der su pla­za, iba a re­gre­sar a Me­sa de los Lea­les, pe­ro cuál fue su sor­pre­sa que al ha­blar con una ma­dre de fa­mi­lia, és­ta la avi­só que el su­per­vi­sor les fa­ci­li­tó la de­nun­cia que ella in­ter­pu­so an­te la fis­ca­lía, en la cual da­ba de­ta­lles muy es­pe­cí­fi­cos, nom­bres, to­dos sus da­tos per­so­na­les, “fa­ci­li­tó do­cu­men­to de esa mag­ni­tud, me ne­gué por mie­do a que va­yan a to­mar al­gu­na re­pre­sa­lia”, ex­pre­só la afec­ta­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.