Mi pro­pó­si­to es con­ti­nuar sien­do un bon­sái sin po­dar

El Heraldo de Chihuahua - - Local -

Sr. Di­rec­tor:

Sin cor­tar­le cier­tos bro­tes lo he de­ja­do cre­cer pa­ra que no guar­de su for­ma enana y pros­pe­re lleno de ener­gía. De­sa­rro­llán­do­se en li­ber­tad se ex­pan­de en un es­ta­di­llo de ra­mas y ho­jas en bus­ca de­la luz has­ta con­quis­tar la bó­ve­da de mi es­pí­ri­tu y enamo­rar a mi con­cien­cia.

Verlo tan fron­do­so me lle­na de bie­nes­tar por­que sos­pe­cho el éxtasis con el que, apa­ren­te­men­te en des­or­den, ocu­pa el pa­be­llón de mi hu­ma­nis­mo y con­quis­ta mi al­ma.

Sien­to que es in­fi­ni­ta­men­te más per­fec­to un ár­bol, sin nin­gu­na prohi­bi­ción, que cre­ce co­mo de­be de cre­cer, en for­ma or­gá­ni­ca, na­tu­ral, ex­hi­bien­do un caos don­de ca­da ho­ja tie­ne un si­tio ade­cua­do pa­ra re­ci­bir al sol, con­tem­plar a la lu­na y ba­ñar­se en las bur­bu­jas de las es­tre­llas.

El bon­sái es mi es­ti­lo de mi vi­da, me mues­tra que las tra­di­cio­nes cul­tu­ra­les po­dan la reali­dad, pa­ra ve­ne­rar los es­pe­jis­mos re­li­gio­sos y po­lí­ti­cos que ino­cu­lan los mi­tos que im­pi­de sa­car­se la ca­mi­sa de fuer­za de la opre­sión, de la in­jus­ti­cia y la in­mo­ra­li­dad, ce­le­bran­do el ri­to que aplaude a la ideo­lo­gía sin raí­ces y sin alas y que fre­nan a la li­te­ra­tu­ra y la poe­sía pa­ra que sal­te de la cien­cia fic­ción al Qui­jo­te, de la ver­dad a la men­ti­ra, de lo gro­tes­co a lo pastoral, de la gue­rra a la paz, de lo me­ta­fí­si­co a la con­fe­sión au­to­bio­grá­fi­ca en ex­cel­so des­or­den de mi bon­sái en li­be­rad.

Es­ta car­ta que hoy ofrez­co es pa­ra que ca­da lectora o lec­tor pue­de in­ter­pre­tar­la de acuer­do a co­mo su men­te ha si­do po­da­da por las gra­ves de­for­ma­cio­nes men­ta­les de los in­tere­ses crea­dos del In­ter­net, la te­le­vi­sión, la compu­tado­ra, los te­lé­fo­nos mó­vi­les y la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. Ex­plo­tan­do los com­ple­jos de las gen­tes la in­du­cen a la nor­mal, a un dis­fraz mer­can­ti­lis­ta lle­na de egoís­mo, com­pe­ten­cias, vio­len­cia, feal­dad; ol­vi­dan­do a el Ar­ca san­ta que se po­só en las abrup­tas fal­das de una al­tí­si­ma mon­ta­ña pa­ra con­ver­tir­se en la cu­na de la hu­ma­ni­dad re­ge­ne­ra­da, se­gu­ra de que una fra­se de los nú­me­ros con­te­ni­dos en el Gran Li­bro en­cie­rra el se­cre­to de la vi­da eter­na. Mi bon­sái es la con­cien­cia fun­da­do­ra que re­cha­za la me­mo­ria ge­né­ti­ca de­for­ma­da por el dolor y el mie­do, que fan­ta­sea, que se lo­gró de­rri­bar las puer­tas del in­fi­ni­to pa­ra sen­tir­se tor­tu­gas lle­van­do el pa­raí­so co­mo ca­pa­ra­zón sin fir­ma­men­tos, res­ca­tan­do só­lo el in­ten­to de arran­car­le un pe­da­zo a su som­bra pa­ra crear abis­mos que se re­pi­ten pa­ra que­dar ins­cri­tos en la me­mo­ria uni­ver­sal co­mo un acon­te­ci­mien­to ve­ne­ra­ble por lo úni­co que vi­sua­li­za el pe­se­bre del na­ci­mien­to pa­ra ser acom­pa­ña­do por las vi­sio­nes del fu­tu­ro en que ca­da pie­dra, es un poe­ta que can­ta en si­len­cio, e in­di­fe­ren­te al de­rrum­be, ex­ha­la su per­fu­me co­mo las ro­sas y su ro­cío es atrapado en un océano de co­no­ci­mien­tos que ins­tru­yen a mi­rar ha­cia atrás, pa­ra ver que tus pa­sos han de­ja­do un en­jam­bre ávi­do de hue­llas, que sal­tan so­bre ti pa­ra su­bir por las es­ca­le­ras del tiem­po, y ver­te en la pla­za pú­bli­ca, con un pa­que­te de mi­gas en las ma­nos pa­ra pá­ja­ros ima­gi­na­rios a los que les ha­bla con pa­la­bras ca­lla­das pa­ra que la len­gua cai­ga en tu fre­ne co­mo una jo­ya, con el de­ber de la res­pon­sa­bi­li­dad. Ca­da bro­te me ma­ni­fies­ta en­sue­ños dan­zan­do en­tre el can­to y la emoción de los ge­nios de los ba­rrios hu­mil­des que rein­ven­tan la so­li­ta­ria ma­gia de la ni­ñez den­tro de la ter­nu­ra de la Na­vi­dad y el amor por el Año Nue­vo co­mo ma­te­ria pri­ma de la vi­da. Mi bon­sái ilu­mi­na la no­che de los hom­bres dor­mi­dos pa­ra que al des­per­tar apre­cien que son ellos mis­mos el fin y los me­dios. Te di­go, que de­seo que los me­ses del año nue­vo sean co­mo las ho­jas de tu li­bro y sus 24 ho­ras del día, la tin­ta que im­pri­ma co­mo opor­tu­ni­da­des, el má­gi­co cuen­to de tu exis­ten­cia y na­rres con ale­gría la de­vo­ción que tu co­ra­zón anida, la ra­zón co­mo pie­za de cos­tu­ra ar­qui­tec­tó­ni­ca que desafía la so­le­dad del tren en que via­jas y la fe co­mo so­lu­ción per­fec­ta de mi­la­gro y lo­gro.

LAE Víc­tor Ma­nuel Bueno

Ara­gón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.