Al­qui­mia era una cien­cia sa­cra­men­tal

La al­qui­mia co­mo bau­tis­mo de fue­go, una co­mu­nión es­pi­ri­tual y una trans­fi­gu­ra­ción teo­fá­ni­ca

El Heraldo de Chihuahua - - Aldea Global -

La na­rra­ti­va mo­der­na nos cuen­ta que la al­qui­mia, pe­se a to­das sus es­pe­cu­la­cio­nes me­ta­fí­si­cas y sus des­afo­ra­das pre­ten­sio­nes de trans­for­mar los ele­men­tos (de ha­cer oro del plo­mo y de­más), fue una pro­to­quí­mi­ca y es­to es lo que de­be res­ca­tar­se. Con la al­qui­mia ocu­rrió, nos di­cen pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios, al­go si­mi­lar a lo su­ce­di­do con la as­tro­lo­gía, que en to­da su lo­cu­ra y su­pers­ti­ción, aca­bó con en­gen­drar di­rec­ta e in­di­rec­ta­men­te a la as­tro­no­mía; y po­de­mos des­car­tar to­do lo má­gi­co-es­pi­ri­tual y que­dar­nos con lo quí­mi­co o fí­si­co. Así en­ton­ces lo que ha­cía New­ton de no­che en su la­bo­ra­to­rio al­quí­mi­co -o sus es­pe­cu­la­cio­nes apo­ca­líp­ti­cas- es só­lo una cu­rio­sa anéc­do­ta de la historia a la cual no de­be­mos pres­tar mu­cha aten­ción.

Pe­ro que­rer apro­piar­se de la al­qui­mia, su­gi­rien­do que tie­ne un va­lor his­tó­ri­co pe­ro só­lo co­mo an­te­ce­den­te, es des­ar­mar­la y ro­bar­le su pro­pia quin­tae­sen­cia. Pues la al­qui­mia no es un dis­pa­ra­ta­do pro­yec­to que fue lue­go re­con­du­ci­do ha­cia los lí­mi­tes de la ra­zón ins­tu­men­tal cien­tí­fi­ca, que fue sal­va­do

de sí mis­ma. La al­qui­mia es par­te de una vi­sión ra­di­cal­men­te dis­tin­ta al de la cien­cia mo­der­na, si bien com­par­te con ella su in­ves­ti­ga­ción de la ma­te­ria. La al­qui­mia es­tá le­jos de cier­tas lec­tu­ras pla­tó­ni­cas y neo­pla­tó­ni­cas que con­ci­ben al as­ce­tis­mo o la prác­ti­ca fi­lo­só­fi­ca co­mo un ol­vi­do del cuer­po y co­mo una di­rec­ción pu­ra­men­te es­pi­ri­tual y ce­les­tial. Pues, y en es­te sen­ti­do si­mi­lar al tan­tra y a la teur­gia, re­co­no­ce que pa­ra la li­be­ra­ción o re­den­ción del al­ma y del mun­do es ne­ce­sa­rio ope­rar en la ma­te­ria, ya sea en la na­tu­ra­le­za co­mo con­jun­to o en el cuer­po del ser hu­mano. La al­qui­mia es una cien­cia es­pi­ri­tual -una cien­cia de es­pi­ri­tua­li­zar el mun­do, de crear, co­mo ex­hor­tó el após­tol Pa­blo, un so­ma pneu­ma­ti­kon-, y por lo tan­to una con­tra­dic­ción en re­la­ción a la cien­cia mo­der­na, que no es cien­cia sino por­que es só­lo ma­te­rial. En es­te sen­ti­do es ob­vio que la al­qui­mia oc­ci­den­tal de­be con­si­de­ra­se ma­yor­men­te co­mo una he­te­ro­do­xia cris­tia­na (e is­lá­mi­ca en su tran­si­ción de la an­ti­güe­dad a la Eu­ro­pa re­na­cen­tis­ta).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.