Pro­po­nen le­gis­lar so­bre aco­so ca­lle­je­ro

Es una for­ma de aco­so se­xual y no es­tá con­si­de­ra­da en la le­gis­la­ción lo­cal, se­ña­la ju­ris­ta

El Heraldo de Tabasco - - Portada - FER­NAN­DO HER­NÁN­DEZ

En la Le­gis­la­ción lo­cal de Ta­bas­co no se en­cuen­tra con­si­de­ra­do el aco­so ca­lle­je­ro, que es una for­ma de aco­so se­xual que con­sis­te en co­men­ta­rios in­de­sea­dos, sil­bi­dos y otras ac­cio­nes si­mi­la­res en es­pa­cios pú­bli­cos.

El pre­si­den­te del Co­le­gio de Abo­ga­dos Ta­bas­que­ños, Ser­gio An­to­nio Re­yes Ra­mos, se­ña­ló que en al­gu­nos Ban­dos de Po­li­cía y Buen Go­bierno de ayun­ta­mien­tos de Ta­bas­co se en­cuen­tran con­si­de­ra­dos, pe­ro só­lo con una fa­ta Ad­mi­nis­tra­ti­va.

Por sus ca­rac­te­rís­ti­cas, el aco­so pue­de con­si­de­rar­se un ac­to vio­len­to pues se viola la in­ti­mi­dad de la víc­ti­ma, te­nien­do que acep­tar “ex­pre­sio­nes” so­bre ella, ya sea fí­si­ca, co­mo en el ca­so de “ma­no­seos” y “aga­rro­nes”.

Ca­be se­ña­lar que su­fren de pa­la­bras o ges­tos, acer­ca­mien­tos in­ti­mi­dan­tes, fo­to­gra­fías sin con­sen­ti­mien­to, pre­sión de ge­ni­ta­les so­bre el cuer­po, ex­hi­bi­cio­nis­mo pa­ra lla­mar la aten­ción de la per­so­na aco­sa­da.

El aco­so ca­lle­je­ro con­fie­re al es­pa­cio pú­bli­co una di­men­sión se­xual en el que pro­mue­ve el do­mi­nio de los aco­sa­do­res so­bre las víc­ti­mas.

El aco­so pue­de con­si­de­rar­se un ac­to vio­len­to pues se viola la in­ti­mi­dad de la víc­ti­ma, te­nien­do que acep­tar "ex­pre­sio­nes" so­bre ella, ya sea fí­si­ca, co­mo en el ca­so de “ma­no­seos” y “aga­rro­nes”.

En la Le­gis­la­ción lo­cal de Ta­bas­co no se en­cuen­tra con­si­de­ra­do el aco­so ca­lle­je­ro, que es una for­ma de aco­so se­xual que con­sis­te en co­men­ta­rios in­de­sea­dos, sil­bi­dos y otras ac­cio­nes si­mi­la­res en es­por sus ca­rac­te­rís­ti­cas, el aco­so pue­de con­si­de­rar­se un ac­to vio­len­to pues se viola la in­ti­mi­dad de la víc­ti­ma, te­nien­do que acep­tar "ex­pre­sio­nes" so­bre ella, ya sea fí­si­ca, co­mo en el ca­so de “ma­no­seos” y “aga­rro­nes”.

Ca­be se­ña­lar que su­fren de pa­la­bras o ges­tos, acer­ca­mien­tos in­ti­mi­dan­tes, fo­to­gra­fías sin con- sen­ti­mien­to, pre­sión de ge­ni­ta­les so­bre el cuer­po, ex­hi­bi­cio­nis­mo pa­ra lla­mar la aten­ción de la per­so­na aco­sa­da.

El aco­so ca­lle­je­ro con­fie­re al es­pa­cio pú­bli­co una di­men­sión se­xual en el que pro­mue­ve el do­mi­nio de los aco­sa­do­res so­bre las víc­ti­mas.

Es­te ti­po de aco­so tie­ne su ori­gen en mo­ti­vos de gé­ne­ro y es­tá com­pues­to por to­da una se­rie de ac­cio­nes que en mu­chas oca­sio­nes son so­cial­men­te acep­ta­das y que si­túan a las víc­ti­mas en la po­si­ción de ob­je­to pú­bli­co.

Re­yes Ra­mos co­men­tó que sin du­da se de­be­ría tra­ba­jar so­bre ese te­ma en el Con­gre­so de Ta­bas­co por­que el sec­tor más vul­ne­ra­ble son las mu­je­res.

Sin em­bar­go, en Puebla des­de el pa­sa­do mes de agos­to, el aco­so ca­lle­je­ro es una fal­ta ad­mi­nis­tra­ti­va que se san­cio­na con has­ta 36 ho­ras de arresto, o bien, mul­tas eco­nó­mi­cas de has­ta dos mil 450 pe­sos.

Los re­gi­do­res de la Co­mi­sión de Go­ber­na­ción del Ayun­ta­mien­to de Puebla apro­ba­ron, por una­ni­mi­dad, cam­bios al ca­pí­tu­lo 9 del Có­di­go Re­gla­men­ta­rio Mu­ni­ci­pal (Co­re­mun) pa­ra in­te­grar "aco­so se­xual en es­pa­cios pú­bli­cos".

Ser­gio An­to­nio Re­yes Ra­mos, pre­si­den­te del Co­le­gio de Abo­ga­dos Ta­bas­que­ños.

El abo­ga­do ur­gió tra­ba­jar so­bre ese te­ma en el Con­gre­so de Ta­bas­co por­que el sec­tor más vul­ne­ra­ble son las mu­je­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.