Ener­gía a me­dias

La vir­tual

El Heraldo de Tabasco - - ANALISIS - Ja­vier­ma­rinh­dez@hot­mail.com

ti­tu­lar de la Se­cre­ta­ria de Ener­gía del Go­bierno Fe­de­ral Ro­cío Nah­le acla­ró ayer en Villahermosa mu­chas du­das al re­co­no­cer que el tras­la­do de tra­ba­ja­do­res de esa de­pen­den­cia a la en­ti­dad so­lo se­rá a ni­vel di­rec­ti­vo y per­so­nal téc­ni­co en tan­to que el res­to de los bu­ró­cra­tas: de con­fian­za y ad­mi­nis­tra­ti­vos per­ma­ne­ce­rán en la se­de cen­tral en la Ciu­dad de Mé­xi­co.

El anun­cio tie­ne la ma­yor re­le­van­cia por el em­pla­za­mien­to a pa­ro y huel­ga que –ti­bia­men­tees­bo­zó la re­pre­sen­ta­ción sin­di­cal en ca­so de que se con­cre­ta­se la mu­dan­za com­ple­ta de la fuer­za la­bo­ral a te­rri­to­rio ta­bas­que­ño.

Al fi­nal pre­va­le­ció lo que pa­re­ce ser lo más con­ve­nien­te pa­ra las par­tes in­vo­lu­cra­das tan­to pa­ra el go­bierno co­mo pa­ra la bu­ro­cra­cia.

El tras­la­do ha­bría te­ni­do un cos­to mi­llo­na­rio en un mo­men­to crí­ti­co y com­pro­me­ti­do de las fi­nan­zas pú­bli­cas.

¿Y qué tan­to afec­ta a Ta­bas­co? La afec­ta­ción se­rá real­men­te me­nor y aun­que no pue­de ne­gar­se que ge­ne­ra­ría cier­ta de­rra­ma eco­nó­mi­ca, lo li­mi­ta­do de los in­gre­sos de los tra­ba­ja­do­res sin­di­ca­li­za­dos y ad­mi­nis­tra­ti­vos -en con­di­cio­nes de aus­te­ri­dad­so­la­men­te al­can­za­rían pa­ra sub­sis­tir “en equi­po” pa­ra cu­brir el arren­da­mien­to de ca­sas, de­par­ta­men­tos y com­par­tir el gas­to en ge­ne­ral mien­tras que el res­to de los suel­dos irían a pa­rar a sus lu­ga­res de ori­gen pa­ra el sos­te­ni­mien­to de sus fa­mi­lias.

Una vez so­lu­cio­na­do el fon­do de esa even­tua­li­dad, Nah­le Gar­cía su­per­vi­só de nue­va cuen­ta los tra­ba­jos rea­li­za­dos en los te­rre­nos don­de se cons­trui­rá la Re­fi­ne­ría de Dos Bo­cas pa­ra el que se ade­lan­ta­ron los tiem­pos que ori­gi­nal­men­te se con­tem­pla­ban.

Lo im­por­tan­te al fin es que el pro­ce­so con­ti­núe.

CON­TORNO

¿Se­gu­ri­dad? “ni en el país más se­gu­ro del mun­do…”

Men­sa­jes y lo que re­gis­tra la his­to­ria. Des­com­po­si­ción:

Ha­ce 15 años en las ca­lles de Mca­llen, Te­xas, Es­ta­dos Uni­dos, un dis­pa­ro pre­ci­so al cue­llo rea­li­za­do con una pis­to­la 9

mi­lí­me­tros de­jó ago­ni­zan­te a quien fue­ra con­si­de­ra­do, “el me­jor po­li­cía” de to­do Mé­xi­co, en la dé­ca­da de los ochen­ta del si­glo pa­sa­do, su nom­bre: Guillermo Gon­zá­lez Cal­de­ro­ni.

Cé­le­bre por la de­ten­ción de im­por­tan­tes ca­pos con los que pos­te­rior­men­te se le re­la­cio­nó por ne­xos cri­mi­na­les acre­di­ta­bles, la más so­na­da de to­das, la de su com­pa­dre, Juan Gar­cía Abre­go, quien de in­me­dia­to fue ex­tra­di­ta­do a Es­ta­dos Uni­dos, epi­so­dio del que exis­te una in­tere­san­te cró­ni­ca pe­rio­dís­ti­ca de aque­lla épo­ca so­bre la sin­gu­lar for­ma en que eje­cu­tó esa aprehen­sión y que al fi­nal pro­vo­ca­ron que se vol­vie­ra tes­ti­go pro­te­gi­do en el país ve­cino por­que él mis­mo acu­só que se ha­bía pues­to pre­cio por su ca­be­za.

Se­gún in­for­mes ofi­cia­les tam­bién fue co­no­ci­da par­te de la in­men­sa for­tu­na acu­mu­la­da –co­mo un sim­ple po­li­cía- que no po­día acre­di­tar, aun­que pro­ve­nía de una fa­mi­lia con cier­to ni­vel eco­nó­mi­co.

Las sos­pe­chas fue­ron de tal mag­ni­tud que in­clu­so ya en Es­ta­dos Uni­dos, Gon­zá­lez Cal­de­ro­ni en de­cla­ra­cio­nes pos­te­rio­res no ne­ga­ría la amis­tad con al­gu­nos ca­pos aun­que “sin acep­tar” al­gún ti­po de co­la­bo­ra­ción cri­mi­nal.

En fe­bre­ro del año 2003 jus­to mi­nu­tos des­pués del ase­si­na­to del ex po­li­cía “tes­ti­go pro­te­gi­do” la cró­ni­ca del pre­sen­ta­dor de te­le­vi­sión na­cio­nal al in­for­mar del he­cho no­ti­cio­so lo lle­vó a pro­nun­ciar una fra­se inol­vi­da­ble y ate­rra­do­ra:

“…ase­si­na­do en una ca­lle de Es­ta­dos Uni­dos, has­ta don­de las ba­las lo al­can­za­ron in­clu­so en el país más se­gu­ro del mun­do”.

Lo que ocu­rre en el país des­de ha­ce dé­ca­das y has­ta aho­ra no es un asun­to fá­cil, ni que se po­drá re­sol­ver con la re­tó­ri­ca de siem­pre y en el que no de­be te­ner ca­bi­da la im­pro­vi­sa­ción.

No se ne­ce­si­ta ser un ex­per­to pa­ra en­ten­der el difícil mo­men­to de in­se­gu­ri­dad que vi­ve el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.