Núñez y su cir­cuns­tan­cia

Lle­gó el úl­ti­mo in­for­me del go­ber­na­dor Ar­tu­ro Núñez Ji­mé­nez. Só­lo el tiem­po di­rá si cum­plió o no. Al ini­cio del se­xe­nio, de­cla­ró: “Go­ber­nar Ta­bas­co nun­ca fue pa­ra mí sim­ple am­bi­ción per­so­nal, ac­ci­den­te en mi tra­yec­to­ria, tro­pie­zo oca­sio­nal o una ocu­rren­ci

El Heraldo de Tabasco - - ANALISIS -

En la mis­ma in­ter­ven­ción sos­tu­vo: “He in­te­gra­do un equi­po de co­la­bo­ra­do­res en el cual se en­tre­ve­ran hom­bres y mu­je­res de dis­tin­tas ge­ne­ra­cio­nes, for­ma­cio­nes pro­fe­sio­na­les, ex­pe­rien­cias y ca­pa­ci­da­des per­so­na­les y téc­ni­cas, así co­mo mi­li­tan­cia par­ti­dis­ta y los hay aún sin ella. La pri­me­ra con­si­de­ra­ción pa­ra in­cluir­los tie­ne que ver con el cum­pli­mien­to de dos re­qui­si­tos esen­cia­les pa­ra el desem­pe­ño de sus res­pec­ti­vos car­gos: ido­nei­dad pa­ra dar re­sul­ta­dos a la so­cie­dad ta­bas­que­ña y ho­no­ra­bi­li­dad; en el mo­men­to en el que al­guno de ellos de­je de sa­tis­fa­cer­los, de­ja­rá de for­mar par­te del equi­po. Sé que hon­ra­rán la en­co­mien­da que les ha­go por­que por su tra­yec­to­ria y su vi­sión es­tán aquí. Y tam­bién sé que mi úni­co y su­pe­rior com­pro­mi­so en es­tas de­ci­sio­nes y en to­das las que to­me es só­lo con Ta­bas­co y con los ta­bas­que­ños”.

En su Pri­mer In­for­me de­ta­lló: “El Go­bierno… se re­ci­bió en si­tua­ción fi­nan­cie­ra muy com­pli­ca­da. La hacienda pú­bli­ca se en­con­tró con pro­ble­mas de li­qui­dez, pa­si­vos a pro­vee­do­res y otros acree­do­res por más de 2 mil 300 mi­llo­nes de pe­sos y otros adeu­dos a acree­do­res ins­ti­tu­cio­na­les de cor­to pla­zo no re­por­ta­dos en la en­tre­ga­re­cep­ción, ni res­pal­da­dos con pre­su­pues­to en 2013. En to­tal se con­ta­bi­li­za­ron pa­si­vos por 12 mil 157 mi­llo­nes 500 mil pe­sos, mu­chos con or­ga­nis­mos y pro­gra­mas fe­de­ra­les, lo que ha sig­ni­fi­ca­do que en re­pe­ti­das oca­sio­nes el Go­bierno Fe­de­ral ha­ya rea­li­za­do des­cuen­tos di­rec­tos a nues­tras par­ti­ci­pa­cio­nes”.

“Adi­cio­nal­men­te re­ci­bi­mos una deu­da ban­ca­ria de lar­go pla­zo con­tra­ta­da por la ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior por 6 mil 287 mi­llo­nes 400 mil pe­sos. En los pró­xi­mos días en­via­ré al Con­gre­so del Es­ta­do una so­li­ci­tud de au­to­ri­za­ción pa­ra re­es­truc­tu­rar vía Ba­no­bras, en me­jo­res con­di­cio­nes, uno de los em­prés­ti­tos más gra­vo­sos”.

“Al re­vi­sar la pro­gra­ma­ción y la pre­su­pues­ta­ción pa­ra el 2013 se de­tec­ta­ron pro­ble­mas en las asig­na­cio­nes del gas­to de prác­ti­ca­men­te to­das las de­pen­den­cias y en­ti­da­des. Va­rias de las se­cre­ta­rías úni­ca­men­te traían pre­vis­tas su nó­mi­na y su gas­to ope­ra­ti­vo y no te­nían asig­na­cio­nes pa­ra sus ta­reas sus­tan­ti­vas”.

Ya en el se­gun­do in­for­me re­to­mó lo que an­tes ha­bía di­se­ña­do y ex­pues­to: pro­pu­se la es­truc­tu­ra­ción de mi ges­tión gu­ber­na­men­tal en tres eta­pas, a con­cre­tar­se ca­da una de ellas du­ran­te dos años: 1) la de en­fren­ta­mien­to de la cri­sis he­re­da­da; 2) la de la con­so­li­da­ción de avan­ces; y 3) la de im­pul­so al de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co sos­te­ni­do pa­ra su­pe­rar po­bre­za y de­sigual­dad so­cial.

Fue en­fá­ti­co al ha­blar de los fun­cio­na­rios que los acom­pa­ña­rían: “…Me do­le­rá per­der un co­la­bo­ra­dor o ami­go, pe­ro más el he­cho de per­der la con­fian­za y es­pe­ran­za de los ta­bas­que­ños…yo po­dré acep­tar que mis co­la­bo­ra­do­res, al igual que yo, por ser se­res hu­ma­nos, se equi­vo­quen, pe­ro en el ma­ne­jo de los re­cur­sos no hay equi­vo­ca­ción”.

“… quie­nes traen esas in­ten­cio­nes me­jor que ni se acer­quen, por­que si co­me­ten ilí­ci­tos, van a ter­mi­nar –de­pen­dien­do de la gra­ve­dad– con fal­tas ad­mi­nis­tra­ti­vas, in­ha­bi­li­ta­ción pa­ra no tra­ba­jar en el go­bierno por mu­chos años, mul­ta­dos e in­clu­so en la cár­cel…”.

En una gi­ra de agra­de­ci­mien­to, en sep­tiem­bre del 2012 afir­mó: “…quie­nes pien­san que los re­cur­sos pú­bli­cos son pa­ra des­tino pri­va­do, con to­do el do­lor de su al­ma ten­drán que ir­se y ha­brán per­di­do la opor­tu­ni­dad de ser­vir a Ta­bas­co, aque­llos que su­pon­gan que des­de las fi­las del equi­po que in­te­gra­rán, que aho­ra se­rá su opor­tu­ni­dad pa­ra ro­bar­le a los ta­bas­que­ños. Prác­ti­ca­men­te des­de aho­ra se con­fun­den, pues pa­ra eso no se lu­chó por más de 24 años, no es el turno de sa­quear a Ta­bas­co, sino la opor­tu­ni­dad de ser­vir­le”.

“..Pa­ra los sa­quea­do­res de Ta­bas­co no ha­brá am­nis­tía ni am­ne­sia. Tam­bién di­jo que no es su pos­tu­ra la re­van­cha ni co­bro de fac­tu­ras, pe­ro pa­ra los que le han he­cho da­ño al es­ta­do no ha­brá in­dul­to...”.

¿Dé­ja Vu? De­pen­de del cris­tal con que se mi­re y del agra­vio o del fa­vor re­ci­bi­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.