Lo que se sa­be

¿Có­mo en­ten­der el co­lap­so 2018? La gen­te, irri­ta­da, ya sea por­que le de­ben di­ne­ro o por­que se ve afec­ta­da por las pro­tes­tas, gri­ta que hu­bo ro­bo, sa­queo. No­so­tros no po­de­mos afir­mar eso, al no con­tar -por aho­ra- con ele­men­tos que sus­ten­ten nues­tro di­cho.

El Heraldo de Tabasco - - ANALISIS - Juan Ochoa Vidal Twit­ter: @Jo­choa­vidal

Des­de fi­na­les del si­glo pa­sa­do, las ad­mi­nis­tra­cio­nes es­ta­ta­les han ve­ni­do ce­rran­do con dé­fi­cit, de­bi­do al abu­so y mal ma­ne­jo de los re­cur­sos pú­bli­cos, pe­ro to­da­vía ma­ne­ja­ble. Es­to que es­ta­mos vi­vien­do hoy es tris­te­men­te his­tó­ri­co.

Cuan­do Andrés Gra­nier Me­lo ini­cia su pe­rio­do, el go­bierno fe­de­ral le re­cor­ta 8 mil mi­llo­nes de pe­sos y en­fren­ta una con­tin­gen­cia cli­ma­to­ló­gi­ca en enero y en­se­gui­da la gran inun­da­ción. Aun así, el che­li­to -de ino­cen­te no tie­ne un ca­be­llo­re­ga­la di­ne­ro, co­ches, es­tu­fas, et­cé­te­ra, y per­mi­te que su ju­nior se in­vo­lu­cre en el con­tra­tis­mo y otras lin­du­ras.

Vie­ne la su­ce­sión gu­ber­na­men­tal. Se le va de las ma­nos el pro­ce­so in­terno del PRI. Su her­mano del al­ma, Hum­ber­to Ma­yans Ca­na­bal, opta por el re­plie­gue y ase­gu­ra la se­na­du­ría.

Des­de ma­yo de 2012, Gra­nier de­ja so­lo al can­di­da­to priista a la gu­ber­na­tu­ra y le alla­na el ca­mino a Ar­tu­ro Nú­ñez Ji­mé­nez, yén­do­se con el vir­tual triun­fa­dor de las elec­cio­nes en su afán de ase­gu­rar­se im­pu­ni­dad.

Hay una fo­to­gra­fía que se ha vuel­to un tan­to fa­mo­sa, de Nú­ñez con Gra­nier, el 22 de di­ciem­bre de ese año, mos­trán­do­se co­mo com­pa­dres y gran­des ami­gos, cuan­do ha­cía me­ses que ha­bía es­ta­lla­do la cri­sis en sa­lud, edu­ca­ción y otros ru­bros. El día 31, en su to­ma de pro­tes­ta, el nue­vo go­ber­na­dor les gri­ta su sen­ten­cia de cár­cel al quí­mi­co y a sus co­la­bo­ra­do­res.

En los pri­me­ros días de enero, Nú­ñez con­fir­ma lo que de an­te­mano co­no­cía: el desas­tre ge­ne­ral. Ac­to se­gui­do, anun­cia me­di­das de aus­te­ri­dad, las que en su ma­yor par­te ha­brían de que­dar­se en el pa­pel y tam­bién en la nó­mi­na pa­ra los ser­vi­do­res pú­bli­cos de ba­jos in­gre­sos. Se con­tra­tan ca­mio­ne­tas blin­da­das, has­ta pa­ra fa­mi­lia­res de fun­cio­na­rios de me­dio pe­lo.

En su pri­mer in­for­me, “ga­ran­ti­za” que “nun­ca más se des­fal­ca­rá al pue­blo de Ta­bas­co” y se­ña­la que exis­ten 20 de­nun­cias en con­tra de fun­cio­na­rios de la ad­mi­nis­tra­ción gra­nie­ris­ta.

De uno u otro mo­do, Víc­tor La­mo­yi, co­mo se­cre­ta­rio de Fi­nan­zas, ac­túa con cier­ta pe­ri­cia y so­bre­lle­va las co­sas; pe­ro eso no es su­fi­cien­te. Ter­mi­na su ges­tión a fi­na­les de 2014, cuan­do ya ha ini­cia­do el co­lap­so de Pe­mex y el de­rrum­be de las par­ti­ci­pa­cio­nes fe­de­ra­les pa­ra Ta­bas­co.

Amet Ramos Tro­co­nis con­so­li­da su po­der den­tro del go­bierno, al con­ver­tir­se en se­cre­ta­rio de Pla­nea­ción y Fi­nan­zas. Mar­tín Mi­ran­da, en la Se­cre­ta­ría de Ad­mi­nis­tra­ción, al igual que los de­más fun­cio­na­rios que­dan, des­de el pri­me­ro de enero de 2015, su­pe­di­ta­dos a lo que or­de­ne el se­ñor.

Amet tu­vo 2015, 2016, 2017 y 2018 pa­ra an­ti­ci­par­se a más re­cor­tes de par­ti­ci­pa­cio­nes e im­ple­men­tar me­di­das de aus­te­ri­dad reales, efec­ti­vas, que ga­ran­ti­za­ran la co­ber­tu­ra, al me­nos, del gasto co­rrien­te.

Se sa­be que el Pre­si­den­te Andrés Ló­pez Obra­dor en­car­gó a Javier May un análisis del por­qué lle­ga­mos a la cri­sis ac­tual y se en­con­tró no so­lo un fra­ca­so en el ma­ne­jo de los re­cur­sos pú­bli­cos, sino des­vío de par­ti­das.

El se­cre­ta­rio de Sa­lud, Rom­mel Cer­na, pa­ra su des­gra­cia con­fe­só que se des­via­ron 400 mi­llo­nes de pe­sos des­ti­na­dos a la aten­ción hos­pi­ta­la­ria, por­que no ha­bía di­ne­ro pa­ra pa­gar la nó­mi­na. Eso es de­li­to.

Tam­bién a ISSET, des­de que lo di­ri­gía Agapito Do­mín­guez, le qui­ta­ron re­cur­sos. En­tre otras de­pen­den­cias, es­te año le tum­ba­ron des­de enero su pre­su­pues­to anual a Co­mu­ni­ca­ción So­cial. ¿Pa­ra qué uso? Se ig­no­ra. ¿Có­mo an­da­re­mos con el fis­co?

To­do ello tie­ne nom­bre: mal go­bierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.