Los ca­pri­chos más ca­ros de la historia

El Heraldo de Tabasco - - POLÍTICA - Camilo Ka­wa­ge

1.- Si tan

so­lo des­te­lla­ra una le­ve briz­na de hu­mil­dad en es­te to­rren­te de des­pro­pó­si­tos que nos es­tran­gu­la, ya po­día el go­bierno ha­ber re­co­no­ci­do su des­co­mu­nal in­sen­sa­tez y de­ja­do fluir la ga­so­li­na que nos per­te­ne­ce, y que nos es­ca­ti­ma co­mo si, tam­bién, esa fue­ra de su im­pe­rial y úni­ca pro­pie­dad, pa­ra chan­ta­jear y de­ni­grar a la po­bla­ción to­da –no so­lo a la ma­sa sub­yu­ga­da de su po­rra-, y ha­cer­nos rehe­nes de su so­ber­bia in­sa­cia­ble, a un cos­to que tam­po­co es ca­paz de cal­cu­lar.

No só­lo en di­ne­ro que se pier­de y se de­ja de ga­nar: en la in­dig­ni­dad que nos in­fli­ge de sen­tir­nos pre­sos de su in­fi­ni­ta ce­gue­ra, co­mo un país de mi­se­ra­bles, con­de­na­do a las rí­gi­das ca­de­nas de su ser­vi­dum­bre.

2.- Más aún, en la epi­de­mia de enanez que pro­pa­ga en­tre sus cria­dos –que a eso tie­ne re­du­ci­do a su ga­bi­ne­te-, nos avien­ta con­tra el pa­re­dón de un li­ber­ti­ci­dio a que nos sen­ten­cia. Se so­la­za en im­po­ner­nos un es­ta­do de gue­rra, que Mé­xi­co no ha co­no­ci­do en ochen­ta años cuan­do la Na­ción fue vul­ne­ra­da en su so­be­ra­nía por las po­ten­cias del Eje, y en­ton­ces se vio obli­ga­da a ra­cio­nar el su­mi­nis­tro de ga­so­li­na –va­mos, has­ta de me­di­ci­nas y ali­men­tos, jus­to co­mo hoy nos abro­cha de ma­ne­ra ab­sur­da e in­ne­ce­sa­ria a su ca­pri­cho-, y pron­to nos ve­re­mos en si­tua­ción de re­fu­giar­nos en las es­ta­cio­nes del Me­tro co­mo de­bie­ron ha­cer en el si­tio de Lon­dres en 1940 o, más a su gus­to, en el de Le­nin­gra­do po­co des­pués.

3.- Al or­de­nar el si­tio de Mé­xi­co con el cie­rre de las ar­te­rias que sur­ten la ga­so­li­na en el país, ha de re­tra­tar­se al ini­cio de su lar­ga ca­rre­ra de gue­rri­lle­ro tre­pa­cum­bres, ha­ce vein­ti­cin­co años que­man­do po­zos en Ta­bas­co –co­mo si no tu­vié­ra­mos me­mo­ria-, pa­ra lla­mar la aten­ción, dar ori­gen al ro­bo de com­bus­ti­ble, y ha­cer­se jus­ti­cia por su si­nies­tra mano. Y aho­ra que es Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca los sa­bo­ta­jes y boi­cós que acu­sa los aco­me­te él mis­mo e incendia el país en­te­ro.

4.- En el des­ga­rra­do e in­con­te­ni­ble fu­ror por mar­car­nos con su fie­rro a los me­xi­ca­nos co­mo si fué­ra­mos re­ses de su per­so­nal es­ta­blo, pen­sa­rá tal vez que no im­por­ta, que so­lo los neo­fas­cis­tas de la de­re­cha usan ga­so­li­na; que se tra­ta de un des­agra­vio a los más po­bres pe­ro, co­mo en el ca­so del ae­ro­puer­to, es jus­to a los que más per­ju­di­ca pues se­rán los pri­me­ros en que­dar des­em­plea­dos al pa­ra­li­zar

la ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va con sus ful­mi­nan­tes uka­ses. Los ca­ma­ja­nes de la reac­ción que te­ne­mos co­che; que com­pra­mos co­mi­da y lle­va­mos a los ni­ños a la es­cue­la; los fi­fís que de­be­mos ir al tra­ba­jo, o lle­var a los vie­jos con el doc­tor, esos no te­ne­mos de­re­cho a lla­mar­nos me­xi­ca­nos, so­mos sim­ples trai­do­res a la pa­tria, y a es­pe­rar que a su so­be­ra­na ma­jes­tad le dé la ga­na abrir la lla­ve.

5.- La abis­mal pe­tu­lan­cia que exu­be­ra la se­cre­ta­ria de Ener­gía al ex­hi­bir la aguda sen­si­bi­li­dad con que aca­ta las ór­de­nes de su amo, re­zum­ba en su ab­yec­to des­par­pa­jo al de­cir que se abri­rán los duc­tos cuan­do sea ne­ce­sa­rio. Es de­cir, cuan­do se aca­be la co­mi­da en los mer­ca­dos, o cuan­do ha­ya un muer­to en la ga­so­li­ne­ra que se­rá ne­ce­sa­rio abrir­los. Y pen­sar que só­lo 40 días le han bas­ta­do al su­pre­mo pa­ra des­ba­ra­tar a Mé­xi­co. ¡A qué cos­to los ca­pri­chos!

Los ca­ma­ja­nes

de la reac­ción que te­ne­mos co­che; que com­pra­mos co­mi­da y lle­va­mos a los ni­ños a la es­cue­la; los fi­fís que de­be­mos ir al tra­ba­jo, o lle­var a los vie­jos con el doc­tor, esos no te­ne­mos de­re­cho a lla­mar­nos me­xi­ca­nos, so­mos sim­ples trai­do­res a la pa­tria. La abis­mal pe­tu­lan­cia que exu­be­ra la se­cre­ta­ria de Ener­gía al ex­hi­bir la aguda sen­si­bi­li­dad con que aca­ta las ór­de­nes de su amo, re­zum­ba en su ab­yec­to des­par­pa­jo al de­cir que se abri­rán los duc­tos cuan­do sea ne­ce­sa­rio.

Es de­cir, cuan­do se aca­be la co­mi­da en los mer­ca­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.