OBSERVE EL SIS­TE­MA ES­TE­LAR DEL SR. SPOCK

El Heraldo de Tabasco - - CIUDAD - GER­MÁN MAR­TÍ­NEZ GOR­DI­LLO/ SO­CIE­DAD AS­TRO­NÓ­MI­CA DE PUE­BLA GER­MÁN MAR­TÍ­NEZ HI­DAL­GO

En oto­ño de 2018 se des­cu­brió un pla­ne­ta al­re­de­dor de la es­tre­lla Keid (HD26965) de la cons­te­la­ción de Erí­dano, ca­ta­lo­ga­da co­mo 40 eri­da­ni A u Omi­cron 2 eri­da­ni. En la fic­ción de Star Trek es­ta es­tre­lla al­ber­ga al pla­ne­ta Vul­cano, ho­gar de la ra­za de los vul­cano y, por en­de, del per­so­na­je más fa­mo­so de la se­rie de te­le­vi­sión, el Sr. Spock. No lo pu­bli­ca­mos en su mo­men­to por­que Erí­dano no era vi­si­ble. De­ci­di­mos es­pe­rar a que bri­lla­ra en el cie­lo y, así, brin­dar­le un ma­pa es­te­lar fá­cil de se­guir pa­ra que es­ta no­che us­ted observe el sis­te­ma es­te­lar del Sr. Spock.

EL PLA­NE­TA

El pro­yec­to Dhar­ma Pla­net Sur­vey de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Ten­nes­see, Es­ta­dos Uni­dos, me­dian­te un telescopio de 50 pul­ga­das des­cu­brió en 2018 un pla­ne­ta al­re­de­dor de la es­tre­lla Keid en Erí­dano.

En 1991, me­ses an­tes de mo­rir Ge­ne Rod­den­berry, el crea­dor de Star Trek, pu­bli­có en la re­vis­ta de as­tro­no­mía Sky & Te­les­co­pe que el pla­ne­ta Vul­cano de su se­rie fic­ti­cia or­bi­ta a la es­tre­lla 40 eri­da­ni. Fal­ta­ba un año pa­ra des­cu­brir el pri­mer exo­pla­ne­ta, aque­llos que gi­ran al­re­de­dor de otras es­tre­llas di­fe­ren­tes al Sol. Hoy se co­no­cen más de cua­tro mil exo­pla­ne­tas.

La es­tre­lla Keid o 40 eri­da­ni es un sis­te­ma tri­ple: son tres es­tre­llas en lu­gar de una. Se en­cuen­tran a 16 años luz de dis­tan­cia de no­so­tros, es de­cir, via­jan­do a la ve­lo­ci­dad de la luz (300 mil km/s), tar­da­ría­mos 16 años en lle­gar. Keid es si­mi­lar al Sol, me­nos ca­lien­te y me­nos ma­si­va, pe­ro con un pe­rio­do mag­né­ti­co si­mi­lar. El nue­vo pla­ne­ta es ro­co­so, de 1.75 ve­ces el ta­ma­ño de la Tie­rra, se ubi­ca en la zo­na ha­bi­ta­ble, a la dis­tan­cia idó­nea en don­de el agua, de exis­tir, es­ta­ría lí­qui­da; de es­tar más le­jos, el agua es­ta­ría con­ge­la­da o, más cer­ca, se eva­po­ra­ría. El exo­pla­ne­ta tar­da 42 días en dar una vuel­ta a su es­tre­lla, su año.

El pla­ne­ta es ca­ta­lo­ga­do co­mo 40 eri­da­ni b; es muy pro­ba­ble que no sea lla­ma­do Vul­cano, ya que es­te nom­bre exis­te pa­ra un pla­ne­ta de nues­tro Sis­te­ma So­lar que nun­ca exis­tió. Sí, así tan ra­ro co­mo sue­na.

VUL­CANO

La ra­zón de por qué no pue­de usar­se el nom­bre Vul­cano de­ri­va del des­cu­bri­mien­to del pla­ne­ta Urano.

En 1781 el as­tró­no­mo Wi­lliam Hers­chel des­cu­brió un nue­vo pla­ne­ta que, a la pos­tre, fue lla­ma­do Urano. Por pri­me­ra vez en si­glos, el Sis­te­ma So­lar tu­vo un nue­vo miem­bro, al me­nos a nues­tro en­ten­der. Urano fue el pri­mer pla­ne­ta des­cu­bier­to con telescopio, los de­más (Mer­cu­rio, Ve­nus, Mar­te, Jú­pi­ter y Sa­turno) se ob­ser­van

a sim­ple vis­ta y eran co­no­ci­dos des­de la an­ti­güe­dad.

Po­co des­pués se ob­ser­vó que la po­si­ción de Urano no co­rres­pon­día a la cal­cu­la­da por la me­cá­ni­ca ce­les­te, la ma­te­má­ti­ca de­ri­va­da del cálcu­lo de Isaac New­ton y Wil­helm Leib­niz y que fue ma­gis­tral­men­te ex­pues­ta por Pie­rre Si­mon La­pla­ce en su Trai­té du Mé­ca­ni­que Cé­les­te. Es­ta ma­te­má­ti­ca es muy efi­cien­te pa­ra cal­cu­lar la ór­bi­ta y po­si­ción de los pla­ne­tas, de la Lu­na, de as­te­roi­des y co­me­tas.

Có­mo la ma­te­má­ti­ca fun­cio­na­ba, ex­cep­to pa­ra Mer­cu­rio y Urano, se de­du­cía que no era pro­ble­ma de las téc­ni­cas de cálcu­lo sino que al­go des­co­no­ci­do su­ce­día más allá de Urano, al­go que per­tur­ba­ba su dan­za al­re­de­dor del Sol.

Se pro­pu­so la exis­ten­cia de un pla­ne­ta le­jano y des­co­no­ci­do, el cual da­ba ja­lo­nes gra­vi­ta­cio­na­les a Urano que le im­pe­dían cum­plir su ci­ta ma­te­má­ti­ca de ma­ne­ra pun­tual.

En 1846 los as­tró­no­mos John Couch Adams y Ur­bain Jean Jo­seph Le Ve­rrier, tra­ba­jan­do sin co­no­ci­mien­to del otro, cal­cu­la­ron la po­si­ción del pla­ne­ta per­tur­ba­dor. Con po­cos mi­nu­tos en el telescopio del ob­ser­va­to­rio de Ber­lín y con los da­tos de Le Ve­rrier, se ob­ser­vó al nue­vo pla­ne­ta, lla­ma­do hoy Nep­tuno. Es tris­te que los da­tos de Adams no fue­ron se­gui­dos con ri­gu­ro­si­dad en el ob­ser­va­to­rio de Green­wich y no en­con­tra­ron al pla­ne­ta. Sus da­tos eran tam­bién co­rrec­tos, por lo que hoy se con­si­de­ra a am­bos as­tró­no­mos ver­da­de­ros des­cu­bri­do­res de Nep­tuno.

El nue­vo pla­ne­ta tie­ne el ho­nor de ha­ber si­do des­cu­bier­to en la pun­ta de una plu­ma. Lo que nos ha­bla del po­der de la ma­te­má­ti­ca y el ra­zo­na­mien­to cien­tí­fi­co.

Ani­ma­do por el des­cu­bri­mien­to de Nep­tuno, Le Ve­rrier qui­so re­sol­ver el pro­ble­ma de Mer­cu­rio. Su­gi­rió que en­tre el Sol y Mer­cu­rio exis­tía un pla­ne­ta que im­pe­día a Mer­cu­rio es­tar en don­de los cálcu­los in­di­ca­ban. Es­te pla­ne­ta fue lla­ma­do Vul­cano.

Le Ve­rrier cre­yó ha­ber des­cu­bier­to a Vul­cano en 1859-60 pe­ro na­die más lo ob­ser­vó. Pasó más de me­dio si­glo pa­ra que lle­ga­ra un gran ge­nio, Al­bert Eins­tein, quien dio ex­pli­ca­ción al pro­ble­ma de Mer­cu­rio con su Teo­ría de la Re­la­ti­vi­dad (1915). La nue­va ma­te­má­ti­ca re­la­ti­vis­ta de­mos­tró que la per­tur­ba­ción de Mer­cu­rio era oca­sio­na­da por su cer­ca­nía con el Sol, su enor­me in­fluen­cia gra­vi­ta­cio­nal de­for­ma la ór­bi­ta de Mer­cu­rio a su al­re­de­dor.

El pla­ne­ta Vul­cano nun­ca exis­tió, pe­ro su bús­que­da dio nom­bre a una fa­mi­lia de hi­po­té­ti­cos as­te­roi­des ubi­ca­dos en­tre el Sol y Mer­cu­rio: los vul­ca­noi­des, los cua­les aún son bus­ca­dos.

Por tal ra­zón, el inexis­ten­te pla­ne­ta Vul­cano for­ma par­te del anec­do­ta­rio as­tro­nó­mi­co y usar su nom­bre pa­ra otro pla­ne­ta ge­ne­ra­ría con­fu­sión. Sien­do así, l’union As­tro­no­mi­que In­ter­na­tio­nal ne­gó la su­ge­ren­cia del ac­tor Wi­lliam Shat­ner, el ca­pi­tán Ja­mes T. Kirk en Star Trek, de nom­brar Vul­cano y Ro­mu­lano a dos lu­nas de Plu­tón des­cu­bier­tas en 2013.

EL PLA­NE­TA

Es­ta no­che us­ted po­drá ob­ser­var a la es­tre­lla Keid, pe­ro no a su pla­ne­ta. Aun así, po­drá de­lei­tar­se sa­bien­do que ahí, a lo le­jos, na­ció el ima­gi­na­rio Sr. Spock.

Pa­ra ob­ser­var­lo des­de la ciu­dad ne­ce­si­ta­rá al me­nos bi­no­cu­la­res; des­de las afue­ras, con me­nos con­ta­mi­na­ción lu­mí­ni­ca, la es­tre­lla se ob­ser­va a sim­ple vis­ta.

La es­tre­lla bus­ca­da per­te­ne­ce a la cons­te­la­ción Erí­dano. En la mi­to­lo­gía grie­ga, Erí­dano es uno de los ríos que cru­zan el reino de Ha­des (Plu­tón), “El Reino de Los Muer­tos”. Los egip­cios veían en ella al río Ni­lo, mien­tras que los ba­bi­lo­nios, al río Eu­fra­tes.

Erí­dano ini­cia con la bri­llan­te es­tre­lla Acher­nar, al sur, y ter­mi­na con la bri­llan­te es­tre­lla Cur­sa, cer­ca de la es­tre­lla Ri­gel de Orión.

En­cuen­tre a las tres es­tre­llas del Cin­tu­rón de Orión, Los Tres Re­yes Ma­gos, co­mo son lla­ma­das en Mé­xi­co. Cer­ca y al sur es­ta­rán las es­tre­llas Ri­gel y Saiph.

Tra­ce una lí­nea rec­ta con Saiph y Ri­gel y ex­tién­da­la arri­ba (al oes­te): le lle­va­rá a dos es­tre­llas: omi­cron eri­da­ni 1 y 2, es­tán a la mis­ma al­tu­ra que Al­de­ba­rán del To­ro, sin so­bre­pa­sar al cú­mu­lo es­te­lar de las Plé­ya­des. Omi­cron eri­da­ni (O eri) son dos es­tre­llas, la de aba­jo es Keid, la que bus­ca­mos.

Al­re­de­dor de aque­lla le­ja­na es­tre­lla exis­te un pla­ne­ta que en la fic­ción al­ber­ga una ra­za de hu­ma­noi­des al­ta­men­te ra­cio­na­les que re­suel­ven to­do con la ló­gi­ca. El le­jano pla­ne­ta es in­vi­si­ble an­te nuestros ojos, pe­ro bri­llan­te en nues­tra pro­fun­da ima­gi­na­ción.

ger­[email protected]­tro­pue­bla.org

El nue­vo exo­pla­ne­ta 40 eri A b es del ti­po ro­co­so y de ma­yor ta­ma­ño que la Tie­rra. A es­te ti­po de exo­pla­ne­tas se les lla­ma su­per­tie­rras. Por tan­to, es 40 eri A b la su­per­tie­rra más cer­ca­na a no­so­tros, a 165 años luz de dis­tan­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.