De­nun­cian co­lo­nos tian­guis en el par­que La Ban­de­ra

Ha­bi­tan­tes de la zo­na se­ña­lan que los co­mer­cian­tes se han adue­ña­do del es­pa­cio, ade­más que al no re­ti­rar sus lo­nas son el es­con­di­te de al­gu­nos de­lin­cuen­tes por las no­ches

El Heraldo de Tabasco - - CIUDAD - RA­QUEL MAY OLÁN

El par­que La Ban­de­ra, co­no­ci­do tra­di­cio­nal­men­te co­mo La Mano y lo­ca­li­za­do en Ga­vio­tas Nor­te, ha de­ja­do de ser un lu­gar de re­crea­ción y es­par­ci­mien­to pa­ra con­ver­tir­se en un tian­guis per­ma­nen­te de ro­pa, cal­za­do y ju­gue­tes usa­dos, ade­más, de un co­rre­dor gas­tro­nó­mi­co de an­to­ji­tos.

Lo an­te­rior, ha ge­ne­ra­do la in­con­for­mi­dad de los ha­bi­tan­tes de di­cha de­mar­ca­ción, quie­nes de­nun­cia­ron que las fa­mi­lias han de­ja­do de acu­dir al si­tio a pa­sar mo­men­tos de con­vi­ven­cia, pues los ven­de­do­res se han adue­ña­do de to­da la in­fra­es­truc­tu­ra del men­cio­na­do par­que, an­te la com­pla­cen­cia de las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les, que les brin­dan las anuen­cias.

Jo­sé So­be­rano Acos­ta Hernández, ha­bi­tan­te de la de­mar­ca­ción des­de ha­ce 20 años, in­di­có que ha­ce ape­nas un año los co­mer­cian­tes eran cons­cien­tes y al mar­char­se re­ti­ra­ban sus lo­nas jun­to a las es­truc­tu­ras im­pro­vi­sa­das, sin em­bar­go, des­de ha­ce unos dos me­ses las de­jan co­lo­ca­das; pro­pi­cián­do­se así ni­dos de de­lin­cuen­cia, pues los aman­tes de lo ajeno las uti­li­zan pa­ra ca­mu­fla­jear­se des­pués de co­me­ter sus fe­cho­rías en las ar­te­rias ale­da­ñas.

“Eso no pue­de es­tar así, es in­to­le­ra­ble, las fa­mi­lias ya no vie­nen aquí por­que ya no hay es­pa­cio, es­tán ocu­pa­da las ban­cas, los kios­cos, las es­ca­le­ras, los arria­tes, prác­ti­ca­men­te to­do, y así no se pue­de. Por las

“Las fa­mi­lias ya no vie­nen aquí por­que ya no hay es­pa­cio”

no­ches de­jan las lo­nas y ahí los de­lin­cuen­tes ha­cen de las su­yas, has­ta mie­do da pa­sar por aquí”, ase­ve­ró.

Tras un re­co­rri­do rea­li­za­do por es­te me­dio de co­mu­ni­ca­ción, se pu­do cons­ta­tar la pre­sen­cia de más de 50 co­mer­cian­tes am­bu­lan­tes de ro­pa y cal­za­do usa­do, así co­mo en al­gu­nos ca­sos ju­gue­tes de me­dio uso y por lo me­nos una de­ce­na de pues­tos de co­mi­da.

In­clu­so, al­gu­nos co­mer­cian­tes se ins­ta­lan no so­lo en la es­truc­tu­ra del par­que, sino tam­bién en las ban­que­tas ale­da­ñas, con­vir­tién­do­se en un es­tor­bo pa­ra los pea­to­nes.

“Y no se con­for­man con to­mar el par­que, sino aho­ra tam­bién se po­nen en las ban­que­tas de en­fren­te, y los ciu­da­da­nos ya se tie­nen que ba­jar a la ca­lle pa­ra po­der pa­sar, eso no es así”, pun­tua­li­zó.

An­te ello, aun­que de­li­neó que los ven­de­do­res tie­nen las anuen­cias des­de pa­sa­das ad­mi­nis­tra­cio­nes mu­ni­ci­pa­les, pi­dió a las ac­tua­les au­to­ri­da­des de Cen­tro que re­vi­sen la si­tua­ción, to­man­do en cuen­ta que el prin­ci­pal ob­je­ti­vo de es­te es­pa­cio es el de re­crea­ción y es­par­ci­mien­to, no el co­mer­cial.

En su de­fen­sa, aun­que se ne­ga­ron a una en­tre­vis­ta, los co­mer­cian­tes am­bu­lan­tes afir­ma­ron que cuen­tan con sus res­pec­ti­vos per­mi­sos pa­ra la ac­ti­vi­dad co­mer­cial en el si­tio, los cua­les pa­gan de ma­ne­ra men­sual en las ins­ta­la­cio­nes del Palacio Mu­ni­ci­pal.

Los co­mer­cian­tes in­for­ma­les es­tán du­ran­te to­do el día en el tam­bién co­no­ci­do par­que La Mano, im­pi­dien­do el uso del lu­gar a los ha­bi­tan­tes de la zo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.