Aca­bó con la re­con­ci­lia­ción de Ta­bas­co

De Ar­tu­ro Nú­ñez Ji­mé­nez, quien co­mo go­ber­na­dor no con­ti­nuó su as­cen­den­te ca­rre­ra po­lí­ti­ca, hoy pue­de afirmarse que su de­seo de ven­gan­za en con­tra de sus “enemi­gos” le nu­bló el en­ten­di­mien­to. Su ca­so de­be ser ana­li­za­do por es­pe­cia­lis­tas en Psi­co­lo­gía y Soc

El Heraldo de Tabasco - - ANALISIS - Ro­dul­fo Re­yes

En 2012 que al­can­zó el Eje­cu­ti­vo lo­cal, ve­nía pre­ce­di­do del pres­ti­gio de “gran con­ci­lia­dor” en su paso, dos ve­ces, por la Sub­se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción, en don­de tu­vo mo­men­tos de gloria por re­sol­ver pro­ble­mas que en su mo­men­to sa­cu­die­ron a Mé­xi­co.

Por eso pa­re­cía que ad­mi­nis­trar Ta­bas­co, si bien no se­ría “un día de cam­po”, sí al me­nos no se le com­pli­ca­ría por los pen­do­nes que le col­ga­ban de la so­la­pa del tra­je.

Pe­ro, ¡oh, sor­pre­sa!, Nú­ñez lle­gó a Pla­za de Ar­mas ha­cien­do exac­ta­men­te lo con­tra­rio de “con­ci­liar”, que vie­ne a ser la ma­te­ria pri­ma de los po­lí­ti­cos exi­to­sos.

En 2000 que no lo­gró la can­di­da­tu­ra del PRI al go­bierno de Ta­bas­co, Nú­ñez se re­vol­có en el lo­do con sus com­pa­ñe­ros. En­ton­ces es­te re­por­te­ro le es­cu­chó a un alle­ga­do su­yo de­cir que el su­so­di­cho era “el gran con­ci­lia­dor del país que no pu­do con su pro­pia re­con­ci­lia­ción”.

La arras­tra­da que le pu­so Roberto Ma­dra­zo Pin­ta­do ha­ce 19 años, con el apo­yo de la pren­sa lo­cal, lo mar­có al pun­to de que des­de el 31 de di­ciem­bre de 2012 que rin­dió pro­tes­ta, ju­ró en­car­ce­lar a su an­te­ce­sor, el priís­ta An­drés Gra­nier Melo, quien no so­lo es su com­pa­dre, sino que du­ran­te la cam­pa­ña no se me­tió con él e in­clu­so hay la sos­pe­cha de que lo apo­yó y por eso el pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to lo me­tió a pri­sión.

Nú­ñez se re­fi­rió a Gra­nier co­mo “ra­te­ro”, pe­ro seis años des­pués es­tá a pun­to de de­jar la cár­cel y no le han com­pro­ba­do que ha­ya sus­traí­do un pe­so pú­bli­co, y por eso es pro­ce­sa­do por de­li­tos fis­ca­les y “des­vío de re­cur­sos”, que es, por ejem­plo, el uso del pre­su­pues­to eti­que­ta­do a ca­rre­te­ras en te­mas de sa­lud, prác­ti­ca muy co­mún en la ad­mi­nis­tra­ción del pe­rre­dis­ta.

Nú­ñez per­dió tiem­po y re­cur­sos en la bru­tal ca­ce­ría con­tra el PRI. Pe­ro nun­ca pu­do cum­plir su com­pro­mi­so de lo­grar que sus ex co­rre­li­gio­na­rios de­vol­vie­ran lo que se ha­bían “ro­ba­do”.

En el ca­so del “sa­queo” (“bru­tal”, le lla­ma­ba la pren­sa en­ton­ces alle­ga­da

Nú­ñez per­dió tiem­po y re­cur­sos en la bru­tal ca­ce­ría con­tra el PRI. Pe­ro nun­ca pu­do cum­plir su com­pro­mi­so de lo­grar que sus ex co­rre­li­gio­na­rios de­vol­vie­ran lo que se ha­bían “ro­ba­do”.

al ré­gi­men) participó has­ta el go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos, a pe­ti­ción de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del es­ta­do, mas las au­to­ri­da­des del ve­cino país le tu­vie­ron que des­con­ge­lar las cuen­tas ban­ca­rias de la es­po­sa del ex te­so­re­ro Jo­sé Sáiz Pi­ne­da, pues Ta­bas­co nun­ca tu­vo un ca­so.

Nú­ñez lle­gó ob­se­sio­na­do y en vez de afa­nar­se pa­ra sa­car de la cri­sis a la en­ti­dad, co­men­zó su ba­ti­da per­so­nal con­tra sus ad­ver­sa­rios.

Un ca­so que así lo de­mues­tra es que me­tió a la cár­cel a con­se­je­ros elec­to­ra­les por el so­bre­pre­cio del edi­fi­cio del Ins­ti­tu­to Elec­to­ral y de Par­ti­ci­pa­ción Ciu­da­da­na de Ta­bas­co, ya que la com­pra-ven­ta se hi­zo en la No­ta­ría 27, cu­yo ti­tu­lar es el aho­ra go­ber­na­dor Adán Au­gus­to Ló­pez Hernández.

Al final la jus­ti­cia fe­de­ral de­jó en li­ber­tad a los in­vo­lu­cra­dos y el ex­pe­dien­te ur­di­do por Nú­ñez tu­vo que ser ar­chi­va­do.

En seis años, ade­más de la co­rrup­ción de sus prin­ci­pa­les co­la­bo­ra­do­res y aun de su es­po­sa, Mart­ha Li­lia Ló­pez Agui­le­ra, el ex go­ber­na­dor se de­di­có a per­se­guir a los priís­tas y a la pren­sa.

Hoy, el Re­vo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal va por la re­van­cha, aun­que to­do pa­re­ce in­di­car que Nú­ñez su­po pro­te­ger su destierro y aun po­drá dis­fru­tar con su cón­yu­ge, aun­que se an­to­ja im­po­si­ble que al­gu­na vez pue­da re­gre­sar a su tie­rra, don­de lo es­pe­ra el lin­cha­mien­to.

PA­RA SU IN­FOR­MA­CIÓN…

EN 15 DIAS de ad­mi­nis­tra­ción, el go­ber­na­dor Adán Au­gus­to Ló­pez Hernández ha fa­vo­re­ci­do el diá­lo­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.