Las re­des so­cia­les

Di­cen que, si no es­tás en las re­des so­cia­les, no exis­tes. La nue­va ar­qui­tec­tu­ra de la co­mu­ni­ca­ción en las re­des so­cia­les, ha trans­for­ma­do drás­ti­ca­men­te la for­ma en la que nos co­mu­ni­ca­mos y re­de­fi­ni­do el pa­ra­dig­ma de la co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca.

El Heraldo de Tabasco - - ANALISIS - Juan Gui­ller­mo Arias Morales

Pa­ra bien o pa­ra mal, las re­des so­cia­les es­tán cam­bian­do la for­ma en la que nos co­mu­ni­ca­mos. Es­tas nue­vas he­rra­mien­tas de la co­mu­ni­ca­ción no so­lo ha­cen la vi­da más fá­cil, sino que la ac­ti­vi­dad dia­ria no se con­ci­be ya sin su pre­sen­cia cons­tan­te.

Sin em­bar­go, el dis­cur­so de odio inun­da las re­des di­gi­ta­les y en­va­len­to­nan a la gen­te pa­ra que cru­ce los lí­mi­tes. Por lo que se han con­ver­ti­do en una suer­te de cloa­cas vir­tua­les que aten­ta con­tra los derechos fun­da­men­ta­les y, so­bre to­do, con­tra la dig­ni­dad hu­ma­na.

La vi­da real no es­tá en las re­des di­gi­ta­les, hay que te­ner­lo cla­ro. Des­pués de la te­le­vi­sión en Mé­xi­co, las re­des so­cia­les son la se­gun­da fuen­te de no­ti­cias, ya que 3 de ca­da 10 lec­to­res ac­ce­den a con­te­ni­dos no­ti­cio­sos a tra­vés de las re­des so­cia­les.

Es in­ne­ga­ble la pre­sen­cia de las re­des so­cia­les di­gi­ta­les en la vi­da co­ti­dia­na y exis­te la pro­pen­sión de re­des de bots y trolls, que ayu­dan a pro­pa­gar el odio y di­fun­dir no­ti­cias fal­sas, em­pa­ñan­do la po­lí­ti­ca y cons­ti­tu­yén­do­se en una afren­ta pa­ra la vi­da de­mo­crá­ti­ca, de­jan­do un es­pa­cio ca­da vez más es­tre­cho pa­ra que los ciu­da­da­nos li­bres ex­pre­sen in­quie­tu­des e ideas.

Es pre­ci­so se­ña­lar que el odio no es una in­ven­ción de las re­des di­gi­ta­les, pe­ro exis­te la ten­den­cia en la po­lí­ti­ca de ins­tru­men­tar es­tra­te­gias di­gi­ta­les per­ver­sas, que en na­da con­tri­bu­yen a la sa­lud de la vi­da de­mo­crá­ti­ca.

Exis­te la pro­pen­sión en Mé­xi­co de ex­pre­sar­se a tra­vés del odio y de la ofen­sa co­mo ac­to re­fle­jo na­tu­ral, po­ten­cia­da por el au­ge de las re­des so­cia­les.

Las re­des so­cia­les pro­pi­cian, a tra­vés de cier­ta sen­sa­ción de im­pu­ni­dad que pro­por­cio­na el pseu­do ano­ni­ma­to, el in­sul­to y la des­car­ga de odio con­tra el otro. Fa­ce­book y Twit­ter se han con­ver­ti­do en un her­vi­de­ro de pu­bli­ca­cio­nes y vi­deos de odio que tie­nen co­mo ob­je­ti­vo pro­vo­car dis­cor­dia.

Por otra par­te, exis­te la mal­sa­na cos­tum­bre de vi­vir cons­tan­te­men­te atra­pa­do en los an­ta­go­nis­mos. No nos im­por­ta ga­nar sino que el otro pier­da. Sen­ti­mos más go­ce en el su­fri­mien­to y la hu­mi­lla­ción del otro que en nues­tros pro­pios triun­fos.

Criterio que es apli­ca­ble a la po­lí­ti­ca de nues­tro país. Exis­ten mu­chos pro­ble­mas de odio, se so­bre­di­men­sio­nan pro­ble­mas me­no­res y mi­ni­mi­zan pro­ble­mas a los que les de­be­ría­mos pres­tar mu­cha aten­ción.

So­bre la vi­sión lo­cal de ese odio, el me­xi­cano pri­me­ro odia, lue­go exis­te y por úl­ti­mo pien­sa. El odio, el fa­na­tis­mo, la ig­no­ran­cia y las re­des so­cia­les, una mez­cla ex­plo­si­va de in­cal­cu­la­ble da­ño so­cial.

Es com­pli­ca­do re­gu­lar el uso de re­des so­cia­les y le­gis­lar pa­ra que es­tas no sean un ins­tru­men­to al ser­vi­cio de re­sen­ti­dos so­cia­les y si­ca­rios morales. El prin­ci­pal obs­tácu­lo con el que se han en­con­tra­do es­tas ini­cia­ti­vas es que al re­gu­lar las re­des so­cia­les se es­ta­ría afec­tan­do la li­ber­tad de ex­pre­sión. En­ton­ces, so­mos los usua­rios quie­nes le da­mos sen­ti­do al uso de las re­des di­gi­ta­les, así que usé­mos­las pa­ra pro­mo­ver cau­sas jus­tas y po­si­ti­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.