Acier­tos y desa­cier­tos

De­sig­na­cio­nes co­mo la de En­ri­que Prie­go Oro­pe­za, Jaime Hum­ber­to Las­tra Bas­tar, Mar­cos Ro­sen­do Me­di­na Fi­li­gra­na, Ma­rio Ra­fael Llergo La­tour­ne­rie, Gui­ller­mo Narváez Oso­rio y Jo­sé An­to­nio de la Ve­ga As­mi­tia es­tán fue­ra de dis­cu­sión.

El Heraldo de Tabasco - - ANALISIS - Jo­se Luis Gutiérrez Gutiérrez e-mail: jlg­gu­tie­[email protected]­mail.com

Son inob­je­ta­bles.

En cam­bio, la de Egla Cor­ne­lio Landero en Mo­vi­li­dad (an­tes Co­mu­ni­ca­cio­nes y Trans­por­tes), Al­ber­to Aguirre Car­ba­jal en Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca, Luis Romeo Gu­rría Gu­rría en Or­de­na­mien­to Te­rri­to­rial y Obras Pú­bli­cas, Os­car Tri­ni­dad Pa­lo­me­ra Cano en Ad­mi­nis­tra­ción e In­no­va­ción Gu­ber­na­men­tal de­jan mu­chí­si­mo que desear.

Las que más han ge­ne­ra­do rui­do son las de Cor­ne­lio Landero y Al­ber­to Aguirre Car­ba­jal, ca­pi­tal­men­te, la del ex se­cre­ta­rio “nú­ñis­ta”, que co­mo ti­tu­lar de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca no en­tre­gó los re­sul­ta­dos re­que­ri­dos.

No pu­do con el pa­que­te, fa­lló. Su nom­bra­mien­to to­do un enig­ma. Na­die le en­cuen­tra la cua­dra­tu­ra a esa en­co­mien­da, que pa­ra el grue­so de la po­bla­ción no te­nía que dar­se.

La otra de­sig­na­ción que ha le­van­ta­do ám­pu­la es la de la abo­ga­da Egla Cor­ne­lio Landero. No so­lo por­que es una de las se­cre­ta­rías más pro­ble­má­ti­ca y com­ple­ja, sino por­que ahí la si­tua­ción es­tá que ar­de.

Hay que re­cor­dar que, con el dipu­tado del PRD, Agus­tín Sil­va Vidal, el trans­por­te pú­bli­co se con­vir­tió en un caos.

Al me­nos, cla­ro es­tá, que la ha­yan me­ti­do pa­ra ar­mar bien las de­man­das le­ga­les que se es­tá pre­pa­ran­do en con­tra de su an­te­ce­sor.

El de Romeo Gu­rría Gu­rría en SOTOP tam­po­co gus­tó, pues na­die se ex­pli­ca qué ha­ce en esa de­pen­den­cia que ha ve­ni­do de más a me­nos, y que es­tá de­di­ca­da a ha­cer obras.

Ha­bien­do tan­tos pro­fe­sio­na­les de la cons­truc­ción.

Y si es­tos nom­bra­mien­tos han pro­vo­ca­do in­con­for­mi­dad, el de Jaime An­to­nio Fa­rías Mo­ra en la se­cre­ta­ría de la Fun­ción Pú­bli­ca es­tá tan­ti­to peor.

Sin ex­pe­rien­cia al­gu­na.

Co­mo tam­bién es el ca­so de la coor­di­na­do­ra Es­ta­tal del Sis­te­ma pa­ra el De­sa­rro­llo In­te­gral de la Fa­mi­lia (Dif-ta­bas­co), Ce­lia Mar­ga­ri­ta Bosh Mu­ñoz. Gen­te muy cer­ca­na a Mart­ha Li­lia Ló­pez Agui­le­ra.

Y a quien res­pon­sa­bi­li­zan y cul­pan del sa­queo al era­rio.

Oja­lá y no ocu­rra con es­tos fun­cio­na­rios lo que pa­só en el se­xe­nio de Ar­tu­ro Nú­ñez Ji­mé­nez en don­de los im­pro­vi­sa­dos ju­ga­ron un pa­pel re­le­van­te en el desas­tre que de­jó.

Si Adán Au­gus­to Ló­pez Hernández no quie­re ter­mi­nar co­mo el ex go­ber­na­dor que no ha­ga lo que aquel hi­zo.

Qué re­cuer­de: que co­men­zó mal y ter­mi­nó mal.

Y uno de sus esen­cia­les erro­res fue nom­brar en su ga­bi­ne­te a gen­te que prac­ti­có el ga­to­par­dis­mo.

A per­so­na­jes po­lí­ti­cos que cam­bia­ron to­do pa­ra que na­da cam­bia­ra, pues.

“SQUOD SCRIPSI, SCRIPSI” (LO ES­CRI­TO, ES­CRI­TO ES­TÁ)

La de­lin­cuen­cia a to­do lo que da, desata­da.

Ro­bos, se­cues­tros, eje­cu­cio­nes, asal­ta­dos y heridos se han con­ver­ti­do en el pan de ca­da día.

Y so­bre to­do los fi­nes de se­ma­na, y más si es quin­ce­na.

La po­li­cía con­ti­núa sin po­der ha­cer na­da.

Se ne­ce­si­tan más ron­di­nes por las no­ches, y prin­ci­pal­men­te, en las co­lo­nias po­pu­lo­sas. En las que pa­sa­da las 19:00 ho­ras, ya no se pue­de ir ni a com­prar el pan o a la tien­da por blan­qui­llos, an­te el evi­den­te te­mor de que lo asal­ten.

Si le va bien, ya que co­rre el ries­go de ser pi­ca­do por pu­ro gus­to.

El te­ma de la in­se­gu­ri­dad pú­bli­ca, no tie­ne pa­ra cuan­do aca­bar­se, al con­tra­rio, es­tá si­gue in­cre­men­tán­do­se por to­dos la­dos y a to­das ho­ras.

La si­tua­ción es ya real­men­te preo­cu­pan­te, alar­man­te, de­ses­pe­ran­te. De ner­vios.

Ya no se pue­de an­dar con la guar­dia ba­ja en nin­gún la­do, pe­ro en nin­gu­na par­te. Ya na­da es se­gu­ro.

Ni en la puer­ta de su ca­sa es­tá uno ya tran­qui­lo.

A ver si no nos sa­len con el cuen­to, de que es “pu­ra per­cep­ción”, tal y co­mo lo ha­cía el “in­nom­bra­ble” ex man­da­ta­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.