Lla­ma Igle­sia a re­no­var sus vi­das

El Heraldo de Tabasco - - CIUDAD - JE­SÚS MA­NUEL DO­MÍN­GUEZ

A re­no­var sus vi­das an­tes de que con­clu­ya el tiem­po de ad­vien­to, in­vi­ta el Evangelio de es­te do­min­go a la feligresía ca­tó­li­ca.

Mon­se­ñor, Gerardo de Je­sús Rojas Ló­pez, re­fi­rió que la hu­ma­ni­dad siem­pre ne­ce­si­ta­rá de re­no­var­se; re­no­var sus es­truc­tu­ras pa­ra po­dar avan­zar con paso fir­me ha­cia la san­ti­dad.

“Ne­ce­si­ta­mos te­ner un co­ra­zón nue­vo, re­no­var nues­tros ma­tri­mo­nios, nues­tras fa­mi­lias y nues­tra igle­sia”, enun­ció.

A lo que aña­dió: “Que ese Es­pí­ri­tu San­to que des­cien­de so­bre Je­sús des­cien­da so­bre no­so­tros pa­ra te­ner una vi­da nue­va, te­ner una re­no­va­ción y que Dios ha­bi­te en nues­tros co­ra­zo­nes co­mo nues­tro pa­dre ce­les­tial”.

El Bau­tis­mo de Je­sús mar­ca ese mo­men­to tras­cen­den­tal, de cam­bio, que de­ter­mi­na el fu­tu­ro de Je­sús. An­tes de su bau­tis­mo, es se­gu­ro que Je­sús se de­di­có muy se­ria­men­te a pen­sar en su vi­da, en su mi­sión.

Cuan­do lo vio cla­ro, en­ton­ces se de­ci­dió. Se pre­sen­tó a Juan y se hi­zo bau­ti­zar. Y del mis­mo cie­lo le lle­gó la con­fir­ma­ción de su mi­sión: “Tú eres mi Hi­jo, el ama­do”. A par­tir de en­ton­ces su vi­da dio un vuel­co to­tal.

No­so­tros fui­mos bau­ti­za­dos de re­cién na­ci­dos. No fue fru­to de nues­tra de­ci­sión sino de la de nues­tros pa­dres. Pe­ro nun­ca es tar­de pa­ra pen­sar si real­men­te que­re­mos asu­mir aquel bau­tis­mo co­mo nues­tro.

Fo­to: Ivan San­chez

Du­ran­te la ho­mi­lía Mon­se­ñor, Gerardo de Je­sús Rojas Ló­pez, re­fi­rió que la hu­ma­ni­dad siem­pre ne­ce­si­ta­rá de re­no­var­se pa­ra avan­zar con paso fir­me ha­cia la san­ti­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.